Desde 2016 VP maneja la Comisión de Contraloría de la AN como una alcabala de la corrupción

Un nuevo escándalo sacude la tolda fundada por Leopoldo López, en medio de la separación de cargos de varios de sus diputados tras ser acusados de usar la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional como una alcabala para distintos delitos y desfalcos a la nación, justo desde el órgano que se supone debe luchar contra la corrupción en Venezuela.

Aunque el presidente del parlamento, Juan Guaidó, emitió una declaración en la que intenta desvincular al partido naranja de los hechos, lo cierto es que su tolda controla desde hace al menos un trienio esa comisión tan particular del órgano legislativo.

El 13 de enero de 2016, Freddy Guevara es designado presidente de la Comisión Permanente de Contraloría con el objetivo de “vigilar la inversión y el uso de fondos en todos los sectores y niveles de la Administración Pública”.

Freddy Guevara 

Se supone que la institución, en manos de la oposición, es la principal reponsable de velar por la transparencia a la que están obligados los entes financieros y públicos con base en los establecido por la Constitución de la República.

Aunque todas las miradas apuntan hoy a Freddy Superlano tras conocerse la punta del iceberg de un interminable entramado de corrupción basado en la “venta” de cartas de buena conducta a personajes investigados, no es el único diputado de VP salpicado por los hechos nada transparentes.


Electo diputado por el circuito 2 de Miranda, el 6 de diciembre de 2015, Freddy Guevara ostentó el cargo de Coordinador Nacional Encargado del partido Voluntad Popular. 

Tras su designación al frente de la comisión parlamentaria clave prometió la creación de leyes para recuperar los capitales sustraídos; pero en la actualidad se le señala a sus compañeros de partido de participar en tramas que apuntan a conspirar para delinquir ayudando a presuntos corruptos y bajo la apropiación indebida de dineros públicos.

Freddy Superlano en Motel Penélope 

Las medidas de presunto combate a la corrupción no han sido consistentes. Se conocieron recién este domingo por medio de una improvisada rueda de prensa del jefe parlamentario Guaidó, quien incluso admite que su reacción obedece a la difusión internacional de un trabajo periodístico, y no a investigaciones propias.

El modus operandi denunciado, según el cual se ordenó la detención de investigaciones contra ciudadanos, y posteriormente se emitieron certificaciones como una suerte de “buena conducta” automática, incluyen precisamente a Juan Guaidó, quien estuvo al frente del ente parlamentario entre el 13 de enero de 2017 y el 5 de enero de 2018.

Uno de los tantos casos emblemáticos, de acuerdo con las cartas publicadas por la prensa y viralizadas en redes sociales, incluye entre muchos al empresario Mauro Libi, a quien el mismo Freddy Guevara en su calidad de presidente del órgano parlamentario, le habría firmado la carta en la que se resuelve el cierre de la investigación en su contra.

Mauro Libi 

A Guaidó lo sucede en el cargo su compañero de partido, el diputado Freddy Superlano. Famosos por su noche de tragos y prostitutas en Cúcuta, luego de lo que aparecería intoxicado con esocopolamina (conocida como burundanga) en el motel Penélope durante un bochornoso incidente en el que perdióla vida su primo, el asistente parlamentario Carlos Salinas.

Paradójicamente, el parlamentario cuya firma aparece en no pocos documentos comprometedores sobre el esquema de corrupción de la Comisión de Contraloría figuraba como principal candidato de la tolda para suceder al designado representante de Guaidó ante Colombia, Humberto Calderón Berti.


No obstante, la presión mediática tras hacerse público su nombre para la designación suspendió el nombramiento. Y horas después derivó en una forzada “separación del cargo” de presidente de la Asamblea Nacional “mientras se investiga”.

Aunque desde Voluntad Popular anunciaron que habrá sanciones, lo cierto es que desde junio, Superlano huyó a Estados Unidos, y desde allá habría “forjado” los documentos en complicidad con otros diputados de la comisión para cerrar casos en investigación.

Le bastaron tres años a Voluntad Popular para lograr el perfeccionado esquema de corrupción usando el interior de la Asamblea Nacional como un generador de recursos negros, con base en un cuando menos novedoso mecanismo para extorsionar a políticos, comerciantes y empresarios dentro y fuera de Venezuela a cambio de jugosos cobros.

Si bien no son los únicos, Freddy Guevara, Juan Guaidó y Freddy Superlano han estado al frente de la Comisión de Contraloría del parlamento venezolano en los últimos tres años, tiempo durante el cual se forjaron documentos en una insólita trama de corrupción que habría congelado la investigación de no pocos presuntos casos de corrupción.


La gran paradoja del caso es que es desde ese partido y con los mismos acusados desde donde se asegura tener como principal bandera la lucha contra la corrupción. Irónicamente, fue la Dirección Nacional de Voluntad Popular la misma que este 1 de diciembre indicó que: “La corrupción es repugnante”.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link https://t.me/globovision_oficial y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en Instagram, Facebook Twitter