Derechos Humanos: La única batalla viva de la segunda Guerra Mundial

Referencial

Este 10 de diciembre se celebra el Día de los Derechos Humanos desde que en 1948, concluida la segunda Guerra Mundial, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó su Declaración Universal a fin de garantizarle calidad de vida e intelecto a todas las personas, única batalla que permanece viva.

En 1950 se daban importantes pasos al adoptar la resolución 423, que invitó a todos los Estados y organizaciones interesadas a alzar las manos cada 10 de diciembre en defensa de las garantías inherentes de cada ciudadano.

En este 2016, 68 años después, el Día de los Derechos Humanos es un llamado universal para que todos sean garantes de los derechos del prójimo; para que todos sean activistas y rechacen las violaciones a la humanidad de las personas, sea refugiado, inmigrante, discapacitado, indígena, niño, afrodescendiente o perteneciente a la comunidad LGBT. 

Responsabilidad estadal

Los derechos humanos son universales, entiéndase que no hay Estado, Gobierno o Jefatura de Estado que pueda privar a su pueblo de ellos sin incurrir en una violación legal. Por lo general, están contemplados y garantizados en las leyes, a través de los tratados, el derecho internacional consuetudinario, los principios generales y otras fuentes del derecho internacional.

El derecho internacional de las garantías inherentes a cada persona establece las obligaciones que tienen los Gobiernos de tomar medidas en determinadas situaciones, o de abstenerse de actuar de determinada forma, a fin de promover y proteger las libertades fundamentales de cada individuo.