Cruz Diez homenajeó las tardes barquisimetanas

Monumento al Sol Naciente, Barquisimeto
Monumento al Sol Naciente, Barquisimeto - Archivo

Después del famoso piso del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Maiquetía, la segunda obra que más enorgullece a Carlos Cruz Diez es el Museo al Sol Naciente construido en Barquisimeto como homenaje a sus crepúsculos y sus arreboles. Así lo ha confesado en algunas entrevistas que le han hecho con motivo de celebrar su 93 aniversario.

Próximo a cumplir treinta años, este majestuoso regalo de Cruz Diez y nuevo ícono de la ciudad al noreste, se ubica en la intersección de las avenidas Los Leones y Herman Garmendia con Libertador, frente al Centro Comercial Las Trinitarias, dando la bienvenida a quienes entran a Barquisimeto por esta vía.

Esta policromía fue creada por el artista plástico venezolano y da los matices del sol de acuerdo a la hora en la que se observe.

Algunos necios consideraban mejor hacer casas con el dinero gastado en “una obra innecesaria para la ciudad” y criticaron al gobernador Enuman Suárez por la inversión que significó esta obra, símbolo arquitectónico de la ciudad desde 1989, cuando lo regaló el maestro, artista reconocido en el mundo entero por su obra y sus investigaciones sobre el color.

De 80 metros de diámetro, el Monumento al Sol Naciente está compuesto por 32 paneles dispuestos en forma transversal, gigantesco reloj cinético homenaje a los colores de los atardeceres de la capital musical de Venezuela. Para el desarrollo de la obra, Cruz Diez contó con el apoyo del reconocido arquitecto barquisimetano Henry Faroh. Se conoce que obras de jardinería, caminerías y espacios para la recreación no se concluyeron.

Orgullo de la cultura universal, uno de los máximos representantes a nivel mundial del op art o arte óptico, el artista caraqueño ha aportado al arte una nueva forma de conocimiento sobre el color, ampliando su universo perceptivo.

Cruz Diez nació en Caracas en agosto de 1923 y junto con Jesús Soto es uno de los artistas cinéticos venezolanos más importantes del mundo. Diseñador gráfico y artista plástico, inicia estudios en 1940 en la Escuela de Artes Plásticas de Caracas y desde su época estudiantil colabora en el diario La Esfera realizando viñetas humorísticas y en la revista Tricolor como ilustrador.

Al culminar estudios como profesor para artes manuales y aplicadas en 1945, ya trabajaba como director de arte para la Creole Petroleum Corporation.

"Las obras que realizo en el ambiente urbano y en el hábitat, están concebidas como un discurso plástico generado en el tiempo y en el espacio, creando situaciones y acontecimientos cromáticos que cambian la dialéctica entre el espectador y la obra”. La reflexión plástica de Cruz Diez ha modificado las nociones sobre el color en el arte. La mayor parte de sus investigaciones tienen origen en lo que él denomina soportes para acontecimientos cromáticos. Su obra pone en evidencia que el color, al interactuar con el observador, se convierte en un acontecimiento autónomo capaz de evolucionar en el tiempo y el espacio real, como se aprecia en esta obra de Barquisimeto.