Conozca cuál es la terapia celular para recuperar la fuerza de la juventud

Emaze

La fragilidad y el deterioro inmunitario son dos características principales de la vejez. Los investigadores de la universidad de Berna y del Hospital Universitario de la misma ciudad suiza, han demostrado en ratones que estas dos deficiencias relacionadas con la edad pueden detenerse e incluso revertirse parcialmente utilizando un nuevo enfoque terapéutico. Rebobinamos: han conseguido ratones con más fuerza de lo que les correspondía por edad, y con un sistema inmune rejuvenecido.

La razón por la que las personas mayores son más propensas a las enfermedades infecciosas, es porque la eficacia de su sistema inmune disminuye continuamente con la edad. Esto se hace especialmente evidente durante los brotes de la gripe o la aparición de otras enfermedades virales como COVID-19.

Esa debilidad del sistema inmune de las personas mayores hace que vacunarles no sea tan eficaz como cuando eres joven. Por eso este grupo de edad es particularmente vulnerable a los patógenos infecciosos y, a menudo, entre ellos está la tasa de mortalidad más alta.

Además del deterioro inmunitario relacionado con la edad, hay otro rasgo de hacerse mayor que se ha tenido en cuenta en este estudio: la fragilidad. Vivimos muchos años más, somos cada vez más longevos, pero el último periodo de la vida humana está caracterizado por una mayor vulnerabilidad a las enfermedades y por una fragilidad progresiva.

EN BUSCA DEL RESPONSABLE DEL ENVEJECIMIENTO

En esta investigación llevada a cabo en Suiza han puesto atención a un proceso natural en el envejecimiento: el tejido adiposo visceral, conocido como grasa abdominal, es decir, la barriga, muy propia de las personas mayores.

Lo que han visto es que en esa grasa del vientre hay un grupo de células del sistema inmune, eosinófilos que contribuyen a que el cuerpo sufra una inflamación crónica de bajo grado, y el envejecimiento posterior. Y los más impresionante es que estas células pueden usarse para revertir ese proceso. Los hallazgos de este estudio han sido publicados en la revista científica «Nature Metabolism» y fueron resaltados por un artículo editorial de News and Views.

La grasa del vientre como fuente de inflamación crónica

El equipo de científicos ha demostrado que un tipo de células inmunes, conocidas como eosinófilos, que se encuentran predominantemente en la circulación sanguínea, también están presentes en la grasa abdominal de humanos y ratones.

Estas células proporciona protección contra la infección por parásitos y promueve la enfermedad alérgica de las vías respiratorias. Con el envejecimiento, la frecuencia de eosinófilos en la grasa abdominal disminuye, mientras que aumenta el número de macrófagos proinflamatorios. Debido a este desequilibrio de las células inmunes, la grasa abdominal se convierte en una fuente de mediadores proinflamatorios que se acumulan sistémicamente en la vejez.

La terapia con células de eosinófilos promueve el rejuvenecimiento

En un siguiente paso, los investigadores probaron la posibilidad de revertir las deficiencias relacionadas con la edad mediante la restauración del equilibrio de las células inmunes en el tejido adiposo visceral. «En diferentes enfoques experimentales, pudimos demostrar que las transferencias de eosinófilos de ratones jóvenes a receptores de edad avanzada resolvieron no solo inflamación local sino también sistémica de bajo grado», dice el Dr. Eggel.

Los animales envejecidos mostraron mejoras significativas en la aptitud física según lo evaluado por las pruebas de resistencia y fuerza de agarre

«En estos experimentos, observamos que los eosinófilos transferidos se dirigían selectivamente al tejido adiposo», agrega el Dr. Noti. Este enfoque tuvo un efecto rejuvenecedor en el organismo envejecido. Como consecuencia, los animales envejecidos mostraron mejoras significativas en la aptitud física según lo evaluado por las pruebas de resistencia y fuerza de agarre. Además, la terapia tuvo un efecto rejuvenecedor sobre el sistema inmunitario que se manifestó en mejores respuestas de vacunación de los ratones envejecidos.

Traducción de los hallazgos a las clínicas

"Nuestros resultados indican que los procesos biológicos del envejecimiento y los impedimentos funcionales asociados son más plásticos de lo que se suponía anteriormente», afirma el Dr. Noti. Es importante destacar que los cambios observados relacionados con la edad en la distribución de células inmunes adiposas en ratones también se confirmaron en humanos. «Una dirección futura de nuestra investigación será aprovechar el conocimiento adquirido para el establecimiento de enfoques terapéuticos específicos para promover y mantener un envejecimiento saludable en humanos", dice el Dr. Eggel.

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.