Cameron defiende acuerdo con Google ante ataques de oposición

El primer ministro británico, David Cameron, defendió este miércoles en el Parlamento el acuerdo entre la empresa estadounidense Google y las autoridades fiscales, ante las arremetidas de la oposición.

Google pagará 130 millones de libras (172 millones de euros, 185 de dólares) por concepto de impuestos atrasados desde 2005 en el Reino Unido, lo que, según el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, equivaldría a una tasa impositiva del 3%.

El ministro de Finanzas, George Osborne, tildó el viernes de "victoria" el acuerdo, pero en los días siguientes se supo que países como Francia e Italia están negociando cantidades varias veces superiores cuando los beneficios de Google en esos país fueron muy inferiores.

"¿Cuál es exactamente la posición del gobierno sobre esta tasa impositiva del 3%?", preguntó Corbyn, que citó un mensaje de un ciudadano -práctica habitual del líder laborista- que le preguntó qué podía hacer para tener el mismo trato.

"Ningún gobierno ha hecho más para atacar la evasión fiscal", respondió Cameron, en la sesión parlamentaria semanal de preguntas al primer ministro, reprochando a los laboristas que parte de esos impuestos tenían que haberse pagado cuando ellos estaban en el gobierno, entre 2005 y 2010.

La empresa estadounidense pagará "más impuestos en el futuro de los que nunca pagó bajo gobiernos laboristas, cuando la tasa impositiva para Google era de 0%".

El acuerdo se produjo después de una investigación de seis años del fisco británico, en respuesta a la polémica sobre los magros impuestos pagados por las multinacionales que operan en el Reino Unido y tienen su sede en otro país, en este caso en Irlanda.

En el futuro, los impuestos que Google pagará en el Reino Unido estarán de acuerdo con los ingresos que recibe de los anunciantes locales.