Brasil se sume en un caos de cifras del coronavirus tras el apagón del Gobierno

Referencial

El balance del Ministerio de Salud, con menos información que antes, no coincide con el recuento que un consorcio de la prensa ha comenzado a realizar.

Aunque muchos son los países que han corregido una o varias veces sus balances sobre el impacto del coronavirus, Brasil parece situarse en otro nivel. Ahora, las maniobras del Gobierno de Jair Bolsonaro para eliminar datos del balance diario sobre el coronavirus y minimizar así la magnitud de la pandemia en el segundo país del mundo con más contagios y el tercero con más muertos han desembocado en un caos de cifras, según reseñó el portal NotiAr citando al diario El País.

El Ministerio de Salud informó este lunes de 679 nuevos muertos en las 24 horas anteriores, un dato que no incluía la información de cuatro de los 27 Estados porque estos no enviaron la información a tiempo, mientras un consorcio de medios de comunicación que ha iniciado su propio recuento elevó a 849 los fallecidos en todo el país. Frente al desfase de cifras, un juez del Supremo ha ordenado al Gobierno que retome la difusión de los datos detallados.

(Lea también: Papa clama contra trabajo infantil que aumentó durante pandemia)

La epidemia en Brasil ha matado, al menos, a 37.000 personas e infectado a más de 700.000, según coinciden los balances. Es el más afectado de los países de América latina, ahora epicentro de la covid-19. Los brasileños escuchan, desde el primer contagio, discursos contradictorios de sus autoridades sobre si conviene quedarse en casa, llevar mascarilla o evitar aglomeraciones. Ahora la situación se agrava mientras los contagios crecen y las cuarentenas se flexibilizan para aminorar el impacto en la economía. Desde hace días existen balances diferentes sobre las cifras más básicas de la enfermedad, que contabilizan los Estados y el Gobierno difunde. Cualquier guerra de cifras dificulta la gestión sanitaria y seguir la evolución de la epidemia.

El Gobierno Bolsonaro está preocupado por la polémica que ha desatado el apagón informativo de datos del coronavirus impuesto después de que Brasil encadenara varios días con más de mil muertos. El récord son los 1.473 fallecidos del 4 de junio. Fue el propio presidente el que, alarmado por ver cada noche semejantes cifras como primera noticia en el informativo nocturno, ordenó a su tercer ministro de Salud, un general en activo, que retrasara la difusión y maquillara los números, según reveló el diario Valor Económico. Y así nació la nueva contabilidad brasileña del coronavirus. La web oficial del ministerio estuvo varias horas fuera del aire y desde el domingo solo ofrece muertes y contagios de las 24 horas anteriores. Los datos acumulados, las muertes sospechosas (más de 4.000), la evolución diaria y la distribución territorial han desaparecido.

Wanderson de Oliveira, uno de los altos cargos que salió del Ministerio de Salud en plena pandemia por las presiones de Bolsonaro, ha asegurado que es la primera vez que Brasil vive un apagón así desde que en 1975 se creó el sistema de vigilancia epidemiológica después de que la dictadura intentara ocultar un brote de meningitis.

El actual ministro de Salud, Eduardo Pazuello, ha explicado este martes en un Consejo de Ministros televisado que su equipo trabaja para actualizar la web y ofrecer al público y a los gestores una información más amplia y completa. No ha dado plazos.

El ministro y sus compañeros de Gobierno han sido reunidos por Bolsonaro en persona, en Brasilia, para que detallaran qué medidas han adoptado para combatir la epidemia. Al terminar el presidente ha agradecido a dos canales la emisión en directo tras decir que pretendía “restablecer la verdad de los hechos”. La última reunión del Consejo de Ministros que los brasileños pudieron seguir fue un show de insultos y amenazas divulgado por orden judicial dentro de una investigación contra Bolsonaro.

El apagón informativo parcial sobre el coronavirus fue inmediatamente criticado desde el poder Legislativo, el Judicial y la prensa. En el contexto actual, es considerado otro gesto autoritario de un presidente obsesionado porque las responsabilidades por los efectos de la pandemia, sea en vidas o en la economía, recaigan en otros. El Gobierno ha aprovechado para anunciar que la ayuda de emergencia frente a la pandemia que ha pagado a decenas de millones personas desde el inicio de la pandemia se prorroga dos meses más.

(Lea también: Brasil, laboratorio mundial de la ultraderecha)

Incluso la Organización Mundial de la Salud se pronunció el lunes sobre la controversia: “Brasil necesita entender dónde está el virus y cómo controlar los riesgos. La OMS espera que la comunicación sea consistente y transparente”, dijo uno de sus directivos.

En un abrir y cerrar de ojos, los seis mayores medios de comunicación del país se aliaron para recabar la información de los Estados y difundirla conjuntamente como ya están haciendo.

Uno de los cambios en la nueva metodología de recuento será basar los balances en la fecha de las muertes y no en el momento de notificarlas al sistema, como hicieron desde el primer fallecimiento, a mediados de marzo. Lo mismo con los casos confirmados. Como Brasil no realiza por el momento pruebas masivas a sus 210 millones de habitantes, el temor es que este nuevo modelo solo transforme la demora en contabilizar los resultados en una forma de diluir la gravedad de la pandemia.

Síguenos en TelegramInstagramFacebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones.