Bolívar y el judaismo

Google

De simón Bolívar se resaltan permanentemente muchas de sus cualidades, correspondencias e historias, pero no es muy frecuente recordar algunos aspectos de su vida familiar y personal, que lo marcaron y seguramente lo guiaron a su éxito en la independencia, me refiero a su relación con el mundo Judío y su afecto por ese pueblo, a quien declaraba su profundo agradecimiento, amor y admiración.

El Doctor Abraham Levy Benchimol, Prominente Venezolano, del mundo de la Ciencia y gran maestro siempre lo resalta en sus ponencias, y de allí que tomo algunas de sus ideas para compartirlas, como referencia del arraigo de los Judíos en Venezuela.

Dudo, por las las tantas traiciones que fue victima el libertador que en su vida tuviera un amigo tan cercano como Mordejai Ricardo, quien en poco tiempo marco su vida, y se convirtió en un símbolo de lealtad y hermandad para el.

Los Judíos de Curacao, estaban a favor de los patriotas venezolanos en la época independentista por diferentes circunstancias, principalmente se oponían a las políticas monopólicas de la corona española, y luego, aquel capitulo nunca olvidado de la expulsión de España y Portugal en 1490; Mordejai Ricardo era un prominente Jurista e intelectual, hombre con influencia y arraigo en Curacao, quien recibió a Bolivar y su familia.

Bolivar a la perdida de la batalla de Puerto Cabello, en 1812, Bolívar es obligado a salir del país y llega a Curacao, allí su contacto inicial fue con gente Judía quienes lo acogieron y ayudaron. Es en la Casa de Ricardo donde se hospeda y utiliza su extensa biblioteca, para seguir ilustrándose y planifican Juntos la campaña admirable que concluye con nuestra independencia definitiva, pero es incuestionable que fue allí donde recobro su animo y las fuerzas para cumplir sus sueños, y para aquello fue financiada también por los Judíos Curazoleños, muchos de los cuales se aliaron al ejercito libertador y se destacaron como grandes oficiales, llegando a obtener los mas altos rangos.

La amistad con Ricardo era de tal magnitud que más tarde (1814), también dio albergue a las hermanas de Bolívar: María Antonia y Juana Bolívar, cuando ambas huían del terror desatado por José Tomás Boves.

Bolívar jamás abandono su agradecimiento ni perdió el contacto con los Judíos de Cuarcao, por el contrario, siempre resalto los valores de ese pueblo, la solidaridad, los principios y el animo de lucha por sus reivindicaciones que lo rigen y sobre todo la lealtad incondicional.

Son muchas las correspondencias y manifestaciones de amistad por los Judíos expresadas por Bolívar y prueba de ello no fue solo el haber confiado a su familia para cuidarlos; sino inclusive en el lecho de su muerte Bolivar expresa su voluntad de terminar sus últimos días cerca de sus amigos Judíos de Curacao, deseo que lamentablemente no pudo ser cumplido..

La presencia Judia en nuestras tierras data de la llegada del Judio Colon a las Americas, pero la Influencia en la independencia es evidente, lo que convierte a los Judíos como la mayor influencia de una minoría significante y trascendental para la libertad de nuestras naciones y eso es una huella imborrable.

El aporte de los Judíos a Venezuela jamás ceso y es mas que evidente en el tiempo y en todas las áreas del desarrollo y será motivo de otras líneas pero lo que si debo recordar , por ejemplo, que nuestro Único premio Nobel le corresponde a un Judío: Baruj Benacerraf … “para muestra un botón……””