Alejo Palacio: De mesero a voz principal del Binomio de Oro

GV

El cantante y actor colombiano Alejandro Palacio, contó En íntimo de Globovisión cómo fueron los inicios de sus carrera musical: comenzó como baladista cuando era apenas un mesero en una famosa discoteca estadounidense. 

Fueron tiempos difíciles en EEUU y a aquel local nocturno llegó de gira el Binomio de Oro de América. Supo entonces que ahí estaba su gran oportunidad y subió a tarima a interpretar una canción de Luis Miguel.

Al día siguiente era presentado como un joven talento que podría unirse a la afamada agrupación. Cantando por primera vez olvido algunas letras y el presentador lo excuso y dijo que aun no sabían si él sería el nuevo miembro del grupo. La respuesta la tuvo el público.

"El público empezó a gritar -ese es, ese es- y ese fui." 


Sin casting fue Rafael Orozco

Palacio, protagonista del éxito televisivo que narró la historia del vallenatero Rafael Orozco, reveló que fue elegido a dedo para dar vida a la popular leyenda de la música. 

"Cuando se conoció el proyecto yo estaba participando en una novela exitosa llamada ¿Dónde Carajos esta Umaña?  y no pude participar en los casting, no fui. Pero un día en el set llegaron y me dijeron quítate el vestuario y vámonos. Me escogieron para interpretar al ídolo". 

Alejo, de 31 años, dejó entonces su personaje del Cabo Fernando Payares y encarnó a la perfección al cantante que marcó pauta en la historia de Colombia y Sudamerica. 

Un mánager venezolano 

Alejandro Palacio ha conquistado múltiples reconocimientos en su carrera de la mano de un venezolano conocido como Pepín Camacho, quien, a su juicio, ha contribuido con múltiples aportes en su historia. 

"El pone su granito de arena, es particular y juntos trabajamos hacia el éxito." 

Y es precisamente Camacho quien se encuentra trabajando por llevar al cantautor a los más importantes escenarios venezolanos. 

Mil motivos para ser infiel 

El artista contó su historia de amor con la que, ahora, es su esposa y madre de sus hijos, asegurando que todo fue mágico y desde un principio supo que se trataba de la mujer de su vida. Aseguró que la estabilidad emocional es muy importante para él y el mundo artístico no lo hace titubear. 

Reconoció que los cantantes están bastante propensos a caer en infidelidades o errores que ponen en riesgo sus familias, pero sentenció que es una elección de cada quien y en su caso cuatro grandes motivos son más grande que la tentación. 

"Se podría decir que tengo mil motivos para serle infiel a mi esposa, pero la verdad tengo cuatro para no serlo, mis tres hijos y el amor que siento por ella."

"En el colegio me fue mal"

El cantautor colombiano confesó que tuvo algunos problemas en Matemática y Calculo e incluso llegó a pedirle a sus profesores que le pasaran la materia porque el quería ser cantante. 

"Ellos me ayudaron, entendieron que lo mío no eran los números, sino el arte." 

Según el propio Alejo, fue tímido en sus primeros años pero halló en la música la herramienta para expresarse con fluidez. A los 17 años fue a hacer carrera universitaria en EEUU, pero terminó tocando las puertas de las disqueras para iniciar su camino musical.

El colombiano admitió que siempre ha tenido problemas con el peso y que en un momento de su vida llegó a pesar casi 115 kilos. No obstante, el respeto por el mundo artístico es siempre un recordatorio de porque debe mantenerse en forma.