lunes, 21 de abril de 2014

 

Internacionales

27 / 01 / 2013
- 07:09:35
Vigilantes cerraron las puertas de la discoteca incendiada en Brasil provocando el pánico
Vigilantes cerraron las puertas de la discoteca incendiada en Brasil provocando el pánico
DYMG / Globovisión / EFE
Los familiares de las víctimas del incendio en la discoteca Kiss ya se han enfrentado al doloroso momento de identificar a sus seres queridos. Los cuerpos de las 245 víctimas se han trasladaron al Centro Deportivo Municipal, donde ha estado Dilma Rousseff dando el pésame a las familiares.

El incendio de una discoteca de la ciudad brasileña de Santa María dejó en la madrugada de hoy al menos 245 muertos y 106 heridos, magnitud que convierte la tragedia en la mayor de este tipo los últimos cincuenta años en Brasil, según el último boletín de las autoridades.

Según las primeras investigaciones, el incendio comenzó hacia las 02.30 hora local (04.30 GMT), cuando fue encendido en el escenario de la discoteca un equipo de fuegos pirotécnicos conocido como "Lluvia de plata", cuyas chispas alcanzaron la espuma utilizada como aislante acústico en el techo del establecimiento.

"Todo comenzó porque utilizaron artefactos pirotécnicos en un local cerrado. Eso generó un incendio y un humo muy tóxico que se expandió rápidamente", explicó el comandante del Cuerpo de Bomberos de Río Grande do Sul, coronel Guido de Melo.

Además del uso de un artefacto no permitido dentro de un establecimiento cerrado, contribuyeron a la tragedia el pánico provocado por la rápida expansión de la humareda y la supuesta decisión de los vigilantes de cerrar las puertas para evitar que el público saliese sin pagar, según los bomberos.

Hasta ahora ninguna autoridad ha confirmado el número de personas presentes en la discoteca, cuya licencia de funcionamiento estaba vencida, ni la capacidad de la misma, pero algunas versiones indican que eran cerca de mil.

Las llamas, la caída del fluido eléctrico y la humareda generaron pánico entre las personas que estaban en la discoteca y una estampida hacia las puertas, donde muchos murieron pisoteados.

"Recibimos la información de personas que estaban en el lugar de que los vigilantes de la discoteca inicialmente cerraron las puertas y no permitieron una rápida evacuación. Eso provocó aún más pánico y tumulto", según el comandante del Cuerpo de Bomberos.

La difícil evacuación y la avalancha de personas corriendo hacia la única salida causaron numerosas muertes por asfixia. La mayoría de las víctimas mortales, 120 hombres y 113 mujeres, eran estudiantes de diferentes facultades de la Universidad Federal de Santa María que celebraban una fiesta en la discoteca Kiss.

Según listas divulgadas por los medios locales, el incendio en Santa María es el más trágico en los últimos cincuenta años en Brasil, y sólo le supera el ocurrido el 17 de diciembre de 1961, hace más de medio siglo, en una función de un circo en la ciudad de Niteroi, en el que murieron al menos 503 personas.