miércoles, 23 de abril de 2014

 

Agenda Cultural

14 / 12 / 2009
- 03:30:38
Un Solo Pueblo busca rescatar el legado musical
/ AAG
Luego de su triunfal reaparición, después de siete años alejados del medio musical, Un Solo Pueblo, regresó para alegrar las fiestas decembrinas con el disco “La Navidad de Un Solo Pueblo”. El disco ya esta puesto en las tiendas donde se vende con rapidez, suena en diferentes emisoras y además la banda ha aparecido en casi todos los canales de televisión.

Ahora, el grupo se concentra en la reconstrucción de su casa – sede, destruida parcialmente hace varios años debido a un incendio. Para ello el 19 de diciembre ofrecerán un gran concierto, acompañados de artistas de la talla de Vidal Colmenares, Ismael Querales y su Bandola, el Arpa Llanera de Eduardo Betancourt,  Música Tuyera (El Gabán Tacateño y Gabriel Rodríguez), Los Golperos de Don Pío Alvarado (Edo Lara), Mónico Márquez y su Grupo Estribillo (Oriente) y Jóvita Nieto, bailadora de Joropo llanero, ganadora del festival El Silbón entre otros.

La sede de Un Solo Pueblo es el centro de operaciones donde el grupo realiza sus diferentes investigaciones alusivas a la música tradicional, y donde guardan todo su legado musical. Se encuentra ubicada en la Av. Santiago de Chile, Los Caobos, Quinta Guimar (casa de color verde). Como referencia, se llega tomando la Av. Libertador dirección este – oeste, agarrando el cruce a la derecha ubicado antes de la salida de Mariperez. La casa queda frente al Restaurante Pensión Ana. Reservaciones por el 0212-8877351.

El renacer de Un Solo Pueblo

"Tenemos 30 años de tradición, defendiendo la música venezolana, nos hemos mantenido sin ceder a los nuevos tiempos", declaró Jesús Querales. "Este nuevo disco de navidad representa el renacer de Un solo pueblo", agregó.

"La navidad en Venezuela es hermosa, es cuando se une el pueblo, es el momento más importante en la sociedad", afirmó la cantante Froila Gil.

“Queremos alegrar las navidades y ayudar a rescatar nuestras tradiciones”, expresó Jesús Querales, quien agregó que  “con el disco buscamos que la navidad venezolana este presente, ya que en los últimos años, nuestras tradiciones han sido desplazadas por géneros musicales foráneos”.

Froila Gil detalla que “el disco suena a navidad, es muy alegre, recuerda como eran nuestras fiestas, las que se celebraban en las calles, que se han ido perdiendo. Con este disco, cualquiera puede armar tremenda fiesta, es ideal para escucharlo cuando uno esta poniendo el pesebre o cuando se preparan las hallacas, es para disfrutarlo en familia”.

Al rescate de las tradiciones

Rafael Salazar, figura relevante del folclor venezolano y quien ha escrito varios de los éxitos del grupo, afirma que “es una lastima como las tradiciones decembrinas se han ido perdiendo, ya ni las gaitas suenan, es insólito que las emisoras coloquen reguetón en vez de la música tradicional navideña”.

"Es una lucha muy difícil, parecemos extranjeros luchando por su música dentro de su propio país, confrontando la actualidad a nivel de la cultura", enfatizó Salazar. “Si Un Solo Pueblo fuera un grupo brasileño, en Brasil tendría estatuas y avenidas con su nombre, pero en Venezuela preferimos alabar a los extranjeros que a nuestros propios artistas”, opinó el compositor.

Jesús Querales explicó que “el objetivo es ayudar a rescatar aquellas navidades de antaño, que eran tan alegres y que se han ido perdiendo. Tenemos temas de diferentes regiones del país. De Caracas tenemos arios aguinaldos que nacieron en Chapellín, también temas que nacieron en Margarita, Aragua y Zulia”.

Para el maestro de la bandola, Ismael Querales “es lamentable la preferencia que le han dado a otros géneros musicales y ver como los jóvenes desconocen las tradiciones decembrinas. Este disco es nuestra contribución, nuestro grano de arena, era algo que teníamos que hacer”.

Las nuevas generaciones de Un Solo Pueblo

Actualmente, además de Froila Gil, Ismael y Jesús Querales (fundadores) Un Solo Pueblo esta integrado por sus hijos, quienes le han dado un nuevo aire a la agrupación. Sus padres aseguran que se sienten tranquilos viendo como sus herederos han querido continuar con su trabajo. “Estamos tranquilos porque sabemos que cuando nos retiremos nuestro trabajo continuará”, afirmó Gil.

Jesús Quereles hijo, estudia ingeniería electrónica en la Universidad Simón Bolívar, es uno de los cantantes del grupo, además, se encargó de todo el trabajo de ingeniería del disco. “Los muchachos nos están ayudando con las nuevas tecnologías, Jesús Esteban hizo la parte de ingeniería del álbum y eso es algo que nunca había pasado”, enfatizó su padre. 

Carlos Querales es el hermano de Jesús Esteban quien comenta que se siente orgullo de su hermano por el trabajo que hizo con el disco, y por la forma en como ha unido su carrera universitaria con su faceta musical. Para Carlos “es un gran honor pero una gran responsabilidad tomar el relevo de nuestros padres y tíos, pero es algo que hacemos de corazón”.

"Fueron los hijos quienes tuvieron la iniciativa para el proyecto, ellos fueron quienes nos animaron a regresar”, informó Ismael Querales. "Creemos en este proyecto y estamos enamorados de la música desde el vientre, es un honor y placer pertenecer en algo tan importante y maravilloso," confieza Carolina Querales, hija de Ismael.

Repertorio de diferentes regiones de Venezuela

“La Navidad de Un Solo Pueblo” cuenta con cinco aguinaldos caraqueños, nacidos en el barrio Chapellín, provenientes del conjunto Los Coloramas, con autoría de Tomás González, bajo los títulos ‘Cuando suenan las campanas’, ‘Vamos cantando’, ‘Abran la puerta’, y ‘Ángeles y serafines’.

Otro aguinaldo citadino titulado ‘Dicha plena’, de Josefina Jordán, integra este historial sonoro de Caracas y sus tradiciones que impusieran, desde los años 40, los conjuntos Bello Pastoril, de La Pastora; Jesús María y José y el conjunto América de Sarría.

De la tradición llanera, el coplero Vidal Colmenares sede uno de sus temas a Un Solo Pueblo e invita a conocer la ofrenda aguinaldera propia de Guanarito, estado Portuguesa, titulada ‘Aguinaldo llanero’. De Barlovento y su rítmica afro-venezolana, estas la parranda ‘El arrendajo’ que corrobora la fuerza ancestral propia de esa región. La costa aragüeña esta representada por el aguinaldo ‘Si fueras al cielo’, que demuestra su riqueza sonora plena de ritmos y saberes.

La isla de Margarita está representada por el conjunto Sol y Sereno de indudable autenticidad  y belleza y se manifiesta a través de ‘El  aguinaldo de las flores’ y ‘El burro’ ambos del compositor y director de Sol y Sereno, Pedro Silva con participación en las letras de Rafael Salazar. También desde Margarita, el compositor caraqueño -residenciado en la isla- Iván Rodríguez, compuso un aguinaldo especialmente para que lo interpretara Un Solo Pueblo titulado ‘Rey de Reyes’.

En un álbum navideño no podía faltar la gaita de tambora, del sur del Lago de Maracaibo, interpretada por la tambora, el tamborito y a la que se han añadido el cuatro, el bajo y el clarinete soprano de Alberto Cheché Requena, como símbolos de modernidad sonora, que se expresa en ‘A viva voz’, del compositor zuliano Jesús Morillo.

Una conocida parranda caraqueña, que narra el momento festivo del fin de año, ‘Noche vieja’, letra y música de Rafael Salazar, quien también participó en la letra de ‘Se gozan las Navidades’, parranda aragüeña con letra y música de Jesús Querales, completan este acopio musical venezolano en ese camino perenne de indagaciones y destinos.

Como tema adicional del disco, Un Solo Pueblo presenta ‘La parranda del Sopón’ -letra y música de Juan A. Nogueras- un corte tradicional navideño de Puerto Rico, convertido en parranda venezolana, con tambores de la costa del estado Aragua y trombones del integrante del grupo bailatino, Johan Muñoz, y arreglo del pianista Jesús Moreno, “Menudo”.

Un solo pueblo presente en la historia navideña


Vale recordar que Un Solo Pueblo, desde su creación en 1976, ha mantenido una línea de investigación popular dedicada, entre otros temas, a la música navideña venezolana. En el primer disco institucional del grupo, año 1977, auspiciado por el Conicit, se incluyeron formas musicales navideñas de todas las regiones  del país.

Luego, en 1978, bajo el sello comercial Promus, la Navidad se hizo presente en temas discográficos que gozaron de popularidad en el pueblo venezolano: Viva Venezuela (Mitiliano Díaz), La burra (Recopilación de Un Solo Pueblo), El cocuy que alumbra (Recopilación de Un Solo Pueblo), María Paleta (Recopilación de Un Solo Pueblo), La matica (Recopilación de Un Solo), Mi mamá no quiere (Mario Parra; Juan Parra), Córrela (Recopilación de Un Solo Pueblo), Woman del Callao (Julio Delgado), entre muchos otros.

En el año 1986, Un Solo Pueblo, bajo la denominación Canturía Popular Venezolana, publica un disco patrocinado por la Alcaldía de Caracas, que se convierte en una referencia para el estudio y el disfrute de las manifestaciones propias de este ciclo festivo titulado ‘La Navidad’, de gran arraigo popular en Venezuela.