jueves, 24 de abril de 2014

 

Ciencia y tecnología

11 / 05 / 2013
- 07:37:37
Un robot explora el inframundo de Teotihuacán en busca de gran descubrimiento
Un robot explora el inframundo de Teotihuacán en busca de gran descubrimiento
JMS / Globovisión/EFE
Pesa 25 kilos, sus piernas son orugas metálicas y sus ojos una cámara y un escáner, que ayudan a los arqueólogos a explorar lugares de difícil acceso en un túnel que los teotihuacanos construyeron bajo el Templo de la Serpiente Emplumada, en el que se espera hacer un descubrimiento importante.

"La tecnología es una ayuda al trabajo que realizamos los arqueólogos, lo usamos (el robot) como una herramienta más. Ha proporcionado información muy importante y nos sirve para planear mejor cómo llevar a cabo la investigación", dijo a Efe el arqueólogo Sergio Gómez, director de este proyecto en la zona arqueológica de Teotihuacán, a unos 50 kilómetros de la capital mexicana.

Esta es la segunda vez que se utiliza un robot en esta exploración arqueológica y la tercera en la historia, aseguró, pues se usó también en Egipto para explorar una oquedad de la gran pirámide.

En las incursiones que ha hecho el robot, que lleva encima otro más pequeño llamado "insecto" para llegar a sitios más pequeños, se ha descubierto la existencia de tres cámaras al final del túnel a las que los arqueólogos todavía no han podido llegar.

Según explicó uno de los ingenieros creadores de esta máquina, Hugo Armando Guerra, "Tlaloc II" (llamado así en honor del dios de la lluvia y la fertilidad) consigue gracias a su cámara y su escáner hacer un dibujo casi exacto de las condiciones y la forma del túnel.

Así, el robot ayuda a evitar riesgos a los humanos, ya que entra en zonas inexploradas en las que no se sabe si puede haber piedras peligrosas, por ejemplo, o derrumbes.

"Ese tipo de riesgos son los que evitamos al meter el robot", dijo Guerra, también creador del robot anterior.

El proyecto de excavación de este túnel que acaba bajo el Templo de la Serpiente Emplumada se inició en 2010 y en él participan además arqueólogos, físicos, biólogos, geólogos, grafólogos, químicos e ingenieros, entre otros.

Ya se sabe que mide un total de 103 metros de longitud, de los que han sido vaciados 75 metros a mano, cubo por cubo, un total de 800 toneladas de piedra, ya que los teotihuacanos lo clausuraron entre el año 250 y 300 llenándolo de tierra y rompiendo las paredes.

"Nuestro trabajo ha sido ir retirando paulatinamente todos los materiales que introdujeron para bloquear este lugar y que nadie más entrara", explicó Gómez, quien contó además que se han recuperado miles de objetos que se depositaron como ofrenda en el momento de la clausura.

La hipótesis de los arqueólogos es que "el túnel es una representación simbólica del inframundo" y que al final, donde confluyen estas tres cámaras, pueden encontrarse los restos de los gobernantes de esta ciudad que se construyó en el primer siglo después de Cristo y se abandonó hacia el año 650.

Ni en esta excavación ni en todas las que se han llevado a cabo en esta zona arqueológica han sido encontrados restos de ningún gobernante, sólo esqueletos de individuos sacrificados para alimentar a los dioses con su sangre, pero no de los que dirigieran la que fue una de las mayores ciudades de Mesoamérica durante la época prehispánica, con más de 200.000 habitantes.

Por esta razón, y por los objetos que se están encontrando, es posible que en esas cavidades que hasta ahora sólo han sido vistas por el robot se encuentren los restos de los gobernantes o, si no, algún otro descubrimiento importante.

"Tenemos todos los materiales encontrados asociados a un contexto muy importante de la elite gobernante, sin duda, por ejemplo el ámbar, nada más nos faltan los individuos", dijo la doctora Julie Gazzola, miembro de la dirección de estudios arqueológicos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien aseguró que esperan llegar al final del túnel antes de fin de año.

La antropóloga explicó que los teotihuacanos realizaban los ritos más importantes bajo tierra, en el inframundo, ya que cuenta la leyenda que allí es adonde se fue la serpiente emplumada a recuperar los huesos humanos, nacieron los hombres y se inició el tiempo.

El arqueólogo Gómez añadió que se cree que en estos túneles del inframundo se llevaban a cabo los rituales de transmisión de poderes entre los gobernantes y que por ello se cree que cuando uno moría sus restos se bajaban a este lugar.

Aunque no se sabe a ciencia cierta por qué los teotihuacanos abandonaron la ciudad, se cree que hubo conflictos entre las clases sociales, que hubo una rebelión interna porque el sistema ya no funcionaba y la gente se fue.

Sí se sabe que este túnel fue tapado dos veces y que tras la primera vez los habitantes lo volvieron a abrir, probablemente, para "depositar algo muy importante", aseguró Gómez, algo que finalmente fue tapado y que ahora las manos de estos exploradores del inframundo pretenden sacar a la luz.