lunes, 21 de abril de 2014

 

Analistas

13 / 10 / 2012
- 07:37:41
Tratando de ahorrar, aunque no se pueda escapar de la inflación
Tratando de ahorrar, aunque no se pueda escapar de la inflación
Jessica Morales / Globovisión
Seguramente  más de una vez le ha pasado en una tienda o en el automercado, que el dinero que ha sacado para pagar resulta insuficiente, aunque hayan transcurrido apenas unos días desde la última vez que adquirió ese mismo producto o servicio.

El incremento constante de precios es una realidad que enfrentamos todos los venezolanos. Algunos lo toman ya como algo normal, muchos otros no se acostumbran, a pesar de que tenemos 25 años con una inflación de al menos dos dígitos.

Este es uno de los principales problemas que enfrenta la economía venezolana y el presupuesto de buena parte de las familias del país.

Este año la inflación se ha desacelerado. Durante los nueve primeros meses de 2012  los precios aumentaron 11,5%, mientras que en el mismo período del año pasado el incremento fue 20,5%. En septiembre la inflación anualizada fue 18% y en el mismo período  anterior se había ubicado en 26,5%. Sin embargo, seguimos teniendo la inflación más alta de América Latina.

Una de las agrupaciones en las que se ha evidenciado esta desaceleración  es en alimentos y bebidas no alcohólicas. Entre septiembre de 2011 y septiembre de 2012 el incremento de precios de este grupo fue 18,5%. El año anterior fue 31,2%

A lo largo de todo el año la industria de los alimentos ha venido solicitando incrementos de precios para productos regulados como harina de maíz precocida, aceite, arroz y pastas, argumentando que el precio actual está rezagado con respecto a  la estructura de costos.  Sin embargo, estos incrementos no  han sido autorizados y esto ha incidido en que la inflación de alimentos y bebidas no alcohólicas este año haya sido menor que la del año pasado.

Algunos analistas han atribuido la demora en los ajustes de precios a las elecciones presidenciales del pasado 7 octubre. Los comicios ya se efectuaron  y se mantiene la interrogante sobre si habrá aumentos del precio de algunos productos básicos este año.

La cierto es que la inflación de alimentos es una de las que  tiene  mayor  impacto sobre el presupuesto de los hogares. Más de 40% del ingreso familiar se destina a la compra de éstos. Así lo han arrojado, las mediciones que realiza la empresa Datanalisis.

Un estudio reciente de la empresa Datos determinó que en caso de tener una reducción de ingresos,  para el 53,8 % de los consultados los gastos en alimentos y bebidas no alcohólicas no se modifican.

Sin embargo, el incremento constante de precios obliga al consumidor venezolano a ser más activo para preservar su capacidad de compra. Disciplina y atención son fundamentales para tratar de ahorrar, aunque sea un poco.

Así entonces,  procure llevar siempre al supermercado o al mercado  una lista con que realmente necesita y trate de no salirse de ésta.

Podría  planificar el menú de cada semana y esto le permitirá comprar justo lo que requerirá.

Evite ir a hacer sus compras de alimentos si tiene hambre. Es muy probable que esto lo lleve a meter en el carrito lo que le provoca y no exactamente lo que necesita.

Si su tiempo se lo permite revise precios en varios establecimientos,  podrá ahorrar algo en los productos que no están regulados. Para esta revisión también son muy útiles los folletos que vienen encartados en los periódicos y los que se encuentran a la entrada de algunos automercados.

Y una recomendación básica es  comprar siempre las frutas y hortalizas de la temporada. Estarán en mejores condiciones y son más económicas.