miércoles, 23 de abril de 2014

 

Analistas

28 / 09 / 2012
- 11:09:43
Todos atentos
Todos atentos
Danilo Arbilla /
No es exagerado afirmar que el próximo domingo 7 de octubre prácticamente todo el mundo estará atento a lo que pase en Venezuela. Que estará pendiente del resultado de las elecciones presidenciales que se realizarán en ese país y a las que el presidente Hugo Chávez Frías se presenta para ser reelecto con la pretensión de continuar en el poder que ejerce desde 1999 y del que fue privado por un breve lapso de horas por los militares, los mismo que luego lo repusieron en el palacio gubernamental de Miraflores, en abril del 2001.

Todo es incertidumbre. Chávez dice que gana por muerte, que arrasa. Que las encuestas le dan una diferencia de hasta 10 puntos por encima de Henrique Capriles, aunque hay encuestas que favorecen al candidato de la oposición. Los actos públicos, en cambio, muestran un mayor poder de convocatoria de Capriles. Los de este son multitudinarios y los de Chávez bastantes mas pobres pese a que tiene a sus disposición, para acarrear gente, todo el poder del estado, léase transporte y dinero.

Hay analistas que piensan que Chávez va a ganar porque a sus votos genuinos suma gente que no lo quiere pero que lo va a votar por miedo a lo que pueda pasar si pierde. Es que Chávez ha tratado de meter miedo ante esa alternativa. Están por otro lado los que sostienen que Chávez ya tiene el tema bien atado: que hará trampa. Veamos, según leemos en El Universal: Cuando Chávez llegó en 1999, el Estado Venezolano tenía un solo canal de televisión VTV, la agencia de noticias Venpres y Radio Nacional. Trece años después, bajo su mandato directo, sin que medien terceras instancias, operan seis canales de televisión -VTV, Vive TV, Ávila TV, TVES, Telesur y el canal de la Asamblea Nacional-; una red de emisoras que tiene como ejes a la Radio Nacional, con tres señales, y YVKE Mundial también con otras tres. Así las rudas y poco éticas emisoras Tiuna y Arsenal Caracas, la primera, inexplicablemente en una democracia, "la voz de las Fuerzas Armadas de Venezuela". En el interior del país, el incontrolado, secreto, dispendioso y corrupto gasto del gobierno mantiene en operación más de 30 emisoras de televisión comunitarias y cerca de 400 emisoras radiales comunitarias. Igualmente Pdvsa tiene 10 emisoras paralelas a la red oficial que hacen propaganda roja las 24 horas. En materia impresa los diarios Vea, el Correo del Orinoco y Ciudad CCS. Por el lado del cierre de medios este gobierno saco del aire a RCTV (pues competía con Chávez en los sectores D y E), 32 emisoras de radio y 2 canales de televisión regionales, mientras que aquellos que se mantienen operando y no obedecen las presiones gubernamentales viven al acoso del Seniat, no reciben propaganda oficial, sufren atentados a sus instalaciones, sus periodistas no tienen acceso a las fuentes gubernamentales y son objeto de decisiones del TSJ y de los tribunales que son interpretaciones de instrucciones precisas de la Presidencia de la República, obligándoles en muchos casos a situaciones de autocensura o a despedir a periodistas y locutores. Puntuales emisoras comunitarias manejadas por socialistas activos tienen instrucciones de interferir la señal de emisoras privadas sin que Conatel haga nada al respecto. A todo esto hay que agregarle que es PDVSA la que está detrás de todo el financiamiento secreto que permite todo este andamiaje neofascista. ¿Se le informará de esta Venezuela a los visitantes y observadores extranjeros que vienen a las elecciones del 7-O? Si esto es así y son muchos los testimonios que lo confirman, pueden o no calificarse de trampas o formas de fraude pero sin duda su existencia impide hablar de elecciones limpias y parejas y en igualdad de condiciones.

Pero los que hablan de trampa se refieren al conteo de votos. A lo que decía aquel ministro de Somoza: Ustedes voten lo que quieran que yo después cuento los votos.

No va a ser fácil. La oposición esta preparada para llevar a cabo los controles y no va a aceptar ningún tipo de trampa. Lo han anunciado: saldrán a la calle, no se dejarán robar.

Si gana Chávez, no pasa nada. En definitiva los venezolanos son dueños de su destino. Pero, ¿si pierde? ¿Aceptaría Chávez una derrota? El miedo a rendir cuentas lleva a la gente a hacer locuras. Hay muchos ejemplos y bastantes recientes y algunos muy actuales y todavía sin resolución. Y parecería que Chávez tiene muchas cuentas que no están muy claras.

Sin duda que habrá que estar muy atentos sobre lo que va a pasar en Venezuela la noche del domingo 7 de octubre.