domingo, 20 de abril de 2014

 

Economía

03 / 12 / 2012
- 09:52:10
Más de 1500 trabajadores de la CVG protestaron para exigir pagos pendientes

Más de 1500 trabajadores de la CVG protestan... por Globovision
JMS/Lorena Cañas / Globovisión
Trabajadores cooperativistas  de CVG Venalum y tercerizados de CVG Alcasa cerraron todos los accesos a la sede de la Corporación Venezolana de Guayana, en horas de la mañana de este lunes para exigir pagos pendientes.

Los 1.200 cooperativistas de Venalum exigen el pago de un bono compensatorio de BsF 40 mil para continuar con sus labores. "Nosotros exigimos que se nos cancele el bono compensatorio que por ley nos corresponde, no nos han cumplido y es por eso que hoy decidimos cerrar la vía", dijo Eliseo Bolívar, trabajador cooperativista de Venalum.

Además, los 238 tercerizados de Alcasa decidieron sumarse a la protesta para presionar y pedir su inclusión en la nómina fija de la estatal productora de aluminio primario. "Hacen caso omiso a nuestros reclamos. Esta es una historia sin fin, vamos a ver quien es quien. Seguiremos en la calle hasta que el cuerpo aguante", señaló Víctor Sánchez, tercerizado de Alcasa.

Por su parte, 300 trabajadores de Seguridad Patrimonial de CVG Ferrominera Orinoco protestaron en el portón de la empresa básica del hierro para denunciar que están siendo amedrenados por la alta gerencia, incriminándolos en hechos de corrupción investigados por la Dirección de Inteligencia Militar (DIM). "Se han venido fomentando amedrentamiento, atropellos y amenazas en contra de estos companeros por parte de un tal Reinaldo González, les ha dicho a los trabajadores que amarrarán una bolsa en sus cabezas y otras amenazas, Si ustedes van a hacer alguna investigación, deben hacerla bajo la ley. No bajo estos abusos, si siguen con los atropellos también cerraremos la mina".

Este lunes, también manifestaron los transportistas de Sidor y trabajadores de Briqven. Aseguraron que radicalizarán las acciones de calle hasta lograr una respuesta del gobierno nacional a sus reclamos.

Fotos: Lorena Cañas/Globovisión