jueves, 17 de abril de 2014

 

Analistas

22 / 01 / 2014
- 09:12:52
Teléfonos en Venezuela: La competencia por la disponibilidad
 Teléfonos en Venezuela: La competencia por la disponibilidad
Hugo Londoño/@huguito / Globovisión
Ya no son los mismos años en Venezuela, la premisa de que “todo está establecido pero puede ser mejor” que dicta en cierta forma la tecnología, no ha funcionado para nuestra propia fórmula país. A pesar de que hemos pasado por muchas situaciones de impacto económico y social, el venezolano mantiene su patrón de consumo.

El 2013 fue un año muy duro para la industria de las telecomunicaciones, aumenta la demanda de productos y servicios de parte de las empresas del sector y de los usuarios, pero la asignación de dólares frena las posibilidades de al menos el correcto funcionamiento, sin ir mucho más arriba, con tan solo estar igual.

¿Qué hay en la vitrina? Pues las empresas que prestan servicios de telefonía móvil han desaparecido las habituales altas temporadas de promociones del año, los lanzamientos de nuevos equipos en conjunto a grandes marcas, las ofertas para distintos públicos, incluso afuera también quedaron los beneficios por antigüedad, todo eso ha cambiado a: Hay o no hay.

El año pasado marcas como Samsung apenas lanzaron modelos, pautas que no sincronizaron con la disponibilidad de su producto estrella. Esto llevo a la compañía a los canales de distribución y tiendas para solucionar algunas importaciones y oferta del producto. El noviembre-diciembre marcó la ausencia por primera vez del iPhone de la marca Apple.

Grandes marcas ni siquiera asomaron sus narices: Motorola, HTC, Sony Mobile, cada una en su minúscula expresión y fuera del país. Algunos atajaron el ritmo como LG e hicieron ruido para un lote de equipos, destacando en la venta y en la satisfacción de usuario. Y Nokia con un guiño de aparición al final de año. No faltó Blackberry, pero el interés ha bajado, no dejará de vender lo que llegue.

Las marcas Huawei y ZTE resolvieron con poco anuncio y también disponibilidad de producto, sus empresas mixtas con el Estado tiene un portafolio de promesas que seguramente veremos este año circular, pero merma en cantidad suficiente para ser una posible solución. El dólar ahoga la demanda pero no la desvanece, la fortalece en su intensión.

Los usuarios van por lo que quieren, los teléfonos móviles no solo son el más fiel símbolo de “estatus” al que ellos recurren, pero parece opacar todo lo demás que refiere a una comunicación más integral que conjuga servicios y tecnología en una señal móvil.