jueves, 24 de abril de 2014

 

Programa de la semana

08 / 02 / 2011
- 10:28:21
Sol, Playa y mucha gastronomía, es parte de lo que se disfruta en Puerto Cabello.
Sol, Playa y mucha gastronomía, es parte de lo que se disfruta en Puerto Cabello.
/ Soraya Gabaldón
Bañado de un sol resplandeciente y un cielo abrumador, Puerto Cabello se perfila como uno de los lugares donde la gastronomía típica de la región atrapa a visitantes de todas las regiones del país.

En la costa central de Venezuela se encuentra Puerto Cabello, sitio privilegiado frente al mar Caribe que cuenta con hermosas playas y una gastronomía envidiable.

Sus calles,  conservan el arraigo a su pasado presente en sus casas coloniales y rutas empedradas. Cuenta con hermosas edificaciones como su Catedral, así como el imponente Castillo de San Felipe, también conocido como el Castillo del Libertador, el cual sirvió como refugio de la ciudad en el período colonial. Llegar a Puerto Cabello no tomara más de un par de horas en Carro si se traslada desde la Capital de Venezuela Caracas. Unas ricas empanadas en la zona del Palito le darán la bienvenida: cazón, carne mechada, queso, y hasta pabellón serán parte del deleite del lugar. No deje de probar las arepitas de anís, son realmente increíbles aunque un golpe duro para los que están a dieta.

Déjese llevar por la historia en Puerto Cabello y visite sus espacios destinados para ello. Una opción es el  Ecomuseo San Esteban, que forma parte del Circuito de Museos de Carabobo y tiene como sede la Quinta Villavicencio, ubicada a la entrada del pueblo de San Esteban, Municipio Puerto Cabello del Estado Carabobo, dentro del área que ocupa el Parque Nacional San Esteban. Dicha edificación fue construida en 1894 por Luis Muñoz Tebar y perteneció al General Vincencio Pérez Soto, Gobernador de la Plaza de Puerto Cabello a finales del siglo XIX y principios del XX, de quien conserva su nombre actual"
 
Otro de los sitios interesantes para visitar es  San Esteban Pueblo,  sector al sur de Puerto Cabello. El sector se llama así desde hace mucho tiempo, lo prueban algunos datos coloniales como la referencia que hace el historiador Joseph Luis de Cisneros en 1764, donde dice que San Esteban  es un valle poblado y cultivado. También el obispo viajero Mariano Martí lo menciona en su visita al lugar en 1773. La aldea comenzó a formarse en torno a la iglesia que se construyó en 1636.

Pareciera que San Esteban se fue desarrollando a orillas del río del mismo nombre y que desemboca a unos 500 metros al oeste del Muelle de Pescadores de Playa Blanca en pleno Puerto Cabello. Fue una zona de plantaciones de cacao, con casas dispersas, algunas de las cuales de gran belleza, tal como la llamada Villavicencio , que alguna vez perteneció al general Vicencio Pérez Soto, hombre de confianza del general Juan Vicente Gómez, y Presidente de varios estados tales como Trujillo, Lara, Apure y Zulia . Fue construida en 1894, su primer dueño fue un alemán de apellido Stüdemann, jefe de la famosa Casa Boulton en la zona, luego tuvo un par de dueños más antes de que Pérez Soto la comprara en 1929. En 1992 la adquiere el Gobierno del Estado Carabobo, es restaurada y desde 2005 se abre al público como EcoMuseo San Esteban.

Otro de los lugares interesantes para visitar es Casa natal de Bartolomé Salom,  insigne prócer de la independencia.  En la entrada hay una placa de mármol que dice En esta casa, el día 24 de agosto de 1780, nació el General en Jefe Bartolomé Salom, prócer de nuestra independencia y héroe vencedor de la Batalla de El Callao. Rdo. del 403 GAC Bartolomé Salom. 24 de agosto 2001.
El General Salom participó junto a Miranda en la Toma de Valencia en 1810, estuvo en la Expedición de Los Cayos con Bolívar en 1816. Participa en las campañas de Guayana (1817), del Centro (1818) y de Boyacá (1819). Con el cargo de  Sub Jefe del Estado Mayor combate en la Batalla de Carabobo (1821). Como Jefe del Estado Mayor del Ejército en 1822 y combate ese mismo año en la Batalla de Boyacá. En 1827 se encarga de la Hacienda Pública de Carabobo. Fue candidato a la presidencia de la República en 1835 cuando pierde con José María Vargas y en 1846  derrotado por José Tadeo Monagas. Termina sus días en su casa de San Esteban, muere el 30 de octubre de 1863 y sus restos reposan en el Panteón Nacional desde 1909.
 
Entre otros aspectos interesantes de San Esteban están los petroglifos y la venta de unos licores típicos con nombres pintorescos como leche de burra (especie de ponche crema, que según se decía cura la fiebre y alivia las lechinas), perico negro (negro por el chocolate) y guarapita (caña con parchita o piña)
 
Puerto Cabello se hace majestuoso con esa mezcla de historia, bañada por  un mar y cielo sumamente envidiable, y que dan el calor que toda región debería tener, para su máximo aprendizaje y provecho.