domingo, 20 de abril de 2014

 

Nacionales

29 / 01 / 2008
- 05:47:49
Situación de rehenes culminó con rendición de captores en autopista de Oriente
/ MGC/JDG

La situación de rehenes que se originó este lunes en la mañana en una agencia bancaria de Altagracia de Orituco, en el estado Guárico, culminó la tarde de este martes, luego que se rindieran los cuatro delincuentes tras haber sido rodeados en la autopista de Oriente, a nivel de la población de Guatire, estado Miranda.

 

En primer término, fueron rescatados tres de los cinco rehenes que partieron del banco junto a los sujetos en una ambulancia. Una comisión del CICPC, el gobernador de Guárico y fiscales del Ministerio Público se encontraba en el lugar.

 

El gobernador de Guárico Eduardo Manuitt, fue narrando lo que sucedía al momento de la entrega. Contó cómo los hombres se rindieron, tiraron las armas a la vía y se entregaron, quedando en libertad los dos rehenes restantes. "Llegamos aquí trancamos la vía y lanzaron las armas al suelo para bajar", señaló.

 

Los cuatros sujetos que mantenían secuestrada a más de una treintena de personas en una entidad bancaria en Altagracia de Orituco abandonaron el lugar con cinco rehenes que por voluntad propia decidieron acompañarlos en una ambulancia. El resto de los cautivos abandonó el banco en medio de un gran revuelo de personas y confusión.

 

La operación fue exitosa "porque no hubo muertos y llegaron los familiares (de los delincuentes) a tiempo para negociar con ellos", declaró el gobernador del estado de Guarico (centro), Eduardo Manuitt, frente a la sede del Banco Provincial, filial del español BBVA. "Lo más importante es la vida de los rehenes y es lo que hemos logrado", agregó el mandatario regional. 

 

El gobernador reveló que poco antes de acordar esa salida, los secuestradores habían amenazado con comenzar a ejecutar a las personas retenidas.

 

"Dieron 20 minutos para empezar a ejecutar a los rehenes. La situación se puso complicada y acordamos que los cinco rehenes salieran" junto con los secuestradores, añadió. El gobernador explicó que como garantía de los cinco rehenes, quedaron en manos de las autoridades la madre, la tía y la suegra del cabecilla de los secuestradores.

 

"Tenemos a los familiares de los delincuentes en nuestras manos, es nuestra garantía. No los vamos a perseguir por cuidar a los rehenes. Esperamos que cumplan el acuerdo", declaró Manuitt al explicar que "los mismos rehenes acordaron con ellos dónde los van a liberar". La ambulancia "es conducida por uno de los rehenes que conoce la vía", añadió el gobernador.

 

El resto de las personas que se encontraban cautivas abandonaron una a una el banco y fueron trasladadas a centros asistenciales de la población, en medio del revuelo de funcionarios de seguridad, periodistasy curiosos.

 

La negociación

 

Minutos antes, el gobernador informaba que se había llegado a un acuerdo con los secuestradores y los rehenes. Un grupo de cinco de los cautivos, por decisión propia, decidió salir del banco con los delincuentes en una ambulancia. Manuitt garantizó que no habría seguimiento de ningún tipo por parte de los cuerpos de seguridad, sin embargó se les siguió por aire y tierra.

 

"Se ha llegado a un acuerdo, les vamos a despejar la vía, les vamos a dejar que se vayan", dijo el gobernador, e indicó que el acuerdo fue realizado junto con el ministro del Interior, Ramón Rodríguez Chacín, quien se trasladó hasta Altagracia de Orituco en la mañana de este martes.

 

Rodríguez Chacín dijo a la prensa que el momento crítico fue cuando uno de los asaltantes realizó un disparo, enfurecido al ver a su madre junto al ministro a pocos metros del banco.

La jornada del martes

Momentos de tensión e incertidumbre se vivieron en Altagracia de Orituco, donde desde hacía más de 24 horas permeneceían rehenes más de 30 personas, luego que cuatro sujetos fueran sorprendidos cuando se disponían a asaltar una entidad bancaria.

A las 12:45 de la tarde fue liberada una mujer que era rehén. La mujer fue identificada como Zoraida Castillo, una de las empleadas del banco y fue trasladada en una unidad móvil de emergencias.

Carlos Yanes, jefe del comando policial de la ciudad de Altagracia de Orituco dijo que los asaltantes "están armados con granadas y fusiles" y un centenar de efectivos de varias corporaciones judiciales mantuvieron un cerco a la sucursal bancaria en la población agrícola, de unos 80.000 habitantes.

Los delincuentes afirmaban que mantienen como rehenes a medio centenar de personas. "Hay entre 48 y 50 personas" retenidas, declaró uno de los delincuentes vía telefónica con Radio Caracol de Colombia. 

"Ya no queremos ningún botín, lo único que nos interesa es salvar nuestras vidas", afirmó el asaltante y precisó que entre los retenidos había un bebé de 15 días de nacido. "Si soltamos a los niños, nos matan", dijo, y agregó que si la policía intenta tomar por asalto la sede bancaria podrían hacer explotar una granada.

Cinco menores, una mujer embarazada y un bebé de seis meses están entre los rehenes, dijo Yanes. Otra mujer embarazada y dos ancianos fueron liberados el lunes, después de que comenzó el atraco.

"Todos los alimentos y bebidas solicitadas (por los asaltantes) se les han proporcionado", dijo el jefe policial.
El gobernador del estado Guárico, Eduardo Manuit, llegó a la ciudad para encabezar las negociaciones por vía telefónica.

En una ventana lateral de la sede bancaria, los secuestrados colocaron carteles advirtiendo del peligro que corren. El secretario de seguridad del estado Guárico, Manuel Granadillo, dijo a la prensa que los delincuentes "no quieren negociación, se le han presentado varias alternativas y da la impresión que los atracadores son inexpertos".

Las primeras horas

Luego de 10 horas de secuestro, se confirmó la liberación de seis personas.  En un primer momento liberaron a dos personas: una mujer mayor y una joven con crisis nerviosa. Luego salió una de las empleadas del banco.

En horas de la noche, uno de los rehenes, de nombre Aníbal Reina, salió con otra persona que se encontraba desmayada y volvió a entrar al banco con comida.

El secretario general de gobierno de Guárico, Orlando Zambrano, explicó que los familiares de los secuestrados establecían contacto con los rehenes a través de llamadas por celular y el envío de mensajes de texto.

Familiares de los rehenes hicieron llamados desesperados a través de los medios de comunicación al presidente venezolano Hugo Chávez para que autorice el envío de la ambulancia y poner fin al asalto.

Los rehenes eran "seis empleados del banco y 28 clientes del banco", dijo León Enrique Cottin, presidente del Banco Provincial-BBVA. El asalto fue filmado por cámaras de video. "El banco ha registrado cuatro horas de video con las cámaras nuestras, esos videos se les proporcionaron a las autoridades", dijo Cottin a Globovisión.

Ante la posibilidad que los asaltantes y rehenes estuvieran viendo el reporte, el director envió "un mensaje de tranquilidad, que tengan conciencia de que es muy distinto una sitación de secuestro que de homicidio, las autoridades van a respetar la vida de los secuestradores", dijo.

Cómo se inició la situación

Los atracadores sometieron al vigilante antes del mediodía con la intención de robar a los usuarios del banco. Al mismo tiempo, una patrulla del estado Guárico se estacionó en las afueras de la entidad bancaria, por lo que se generó la situación de secuestro.

El grupo BAE sobrevoló la entidad. Los secuestradores amenazaron al vigilante Manuel Rojas, quien pudo huir y esquivar los disparos. Se presume que los secuestradores son novatos. Es la primera vez que esta situación se registra en Altagracia de Orituco.

Informaciones relacionadas

Una española y sus dos hijas entre rehenes de asaltantes de banco venezolano