jueves, 24 de abril de 2014

 

Internacionales

19 / 03 / 2013
- 09:48:03
Restauran el sistema de refrigeración en la central de Fukushima
Restauran el sistema de refrigeración en la central de Fukushima
AB / Globovisión/AFP
Los sistemas de refrigeración de las piscinas de combustible gastado en la central nuclear de Fukushima quedaron hoy completamente restaurados tras permanecer detenidos desde el lunes debido a un apagón, informó la empresa operadora de la planta.

Los técnicos de Tokyo Electric Power (Tepco) lograron que los sistemas para enfriar las piscinas de los reactores 1, 3 y 4 y también la piscina común, que alberga barras de combustible usado de diferentes unidades de fisión, volvieran a funcionar con normalidad poco después de las 0.00 hora local (15.00 GMT del martes).

La avería, que tuvo lugar el lunes a las 18:57 hora local, no detuvo el sistema para enfriar los reactores dañados por el terremoto y tsunami de 2011, pero puso de relieve la fragilidad de la situación en la planta más de dos años después de que se iniciará la crisis.

El portavoz de Tepco, Masayuki Ono, explicó en rueda de prensa que el fallo probablemente se produjo en un cuadro eléctrico, aunque la empresa aún debe analizar a fondo la causa del incidente, dado que hasta ahora los técnicos se han centrado exclusivamente en reparar los sistemas detenidos.

El corte de electricidad afectó a un total de nueve instalaciones, incluido un sistema para eliminar las sustancias radiactivas del agua utilizada para enfriar los reactores.

Ono admitió que fue la primera vez que un gran número de instalaciones y dispositivos importantes sufren un corte de luz al mismo tiempo desde que la planta fue puesta en "parada fría" en diciembre de 2011.

Durante el tiempo en que los sistemas de refrigeración estuvieron detenidos desde el lunes, la temperatura de las piscinas de combustible gastado se mantuvo en todo momento en niveles seguros y no se detectó un aumento de la radiación en el entorno de la central.

Las piscinas, que almacenan centenares de barras de combustible nuclear a altísimas temperaturas, deben mantenerse refrigeradas con sistemas de circulación de agua para evitar que el líquido en su interior se evapore y que las barras puedan emitir radiación a la atmósfera.

El terremoto y el tsunami que golpearon el noreste de Japón el 11 de marzo de 2011 provocaron en la central de Fukushima el peor accidente atómico desde el de Chernóbil, lo que ha obligado a evacuar a miles de personas que residían en torno a la planta y ha afectado gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca local.