miércoles, 16 de abril de 2014

 

Nacionales

31 / 12 / 2007
- 04:14:15
Presidente Chávez dio a conocer comunicado de las FARC donde indican que los operativos militares han impedido la entrega de rehenes
/ JMS/JDG

El presidente de la República, Hugo Chávez, dio a conocer una carta que recibió de las FARC donde se indica que los intensos operativos militares han impedido la entrega anunciada de los rehenes. El jefe de Estado anunció que se podría cambiar la modalidad de la operación de rescate a una opción clandestina.

 

Sin embargo, a través de una llamada telefónica con el canal del Estado, aseguró que no quiere llegar a esa posibilidad porque resulta más riesgosa.

 

El primer mandatario reiteró que tiene razones para desconfiar de las palabras del gobierno colombiano, pero que la movilización del presidente Uribe a Villavicencio podría abrir otro escenario “que salve la situación”.

 

Indicó que no es bueno pensar en un plazo, pero no cree que se pueda detener la operación.

 

El presidente Chávez piensa que los delegados que están reunidos con el jefe de Estado de Colombia podrían plantear que se produzca un cese al fuego para facilitar la operación de rescate.

 

Con respecto a la hipótesis lanzada por Uribe de que presuntamente el niño "Emmanuel" no estaría en manos de las Farc, sino que habría sido entregado en junio de 2005 al Instituto Colombiano de Bienestar Social, Chávez respondió que tiene los equipos a su disposición para contactar a Clara González para que se le haga una prueba de ADN y compararla con la que se le hizo al niño que se presume que es “Emmanuel”, su nieto.

 

El Presidente espera que sea cierta la hipótesis de Uribe para, de esta forma, garantizar que el niño está en resguardo, aunque consideró que el discurso de Uribe estuvo lejos de la prudencia que se debe tener en las operaciones de rescate: “Uribe fue a dinamitar esta tercera fase de la operación”.

 

Dijo que le consta que el gobierno colombiano miente y que no se debe confiar en todo lo que dice el presidente Uribe. Acusó al gobierno neogranadino de ser el principal interesado en que la liberación de los rehenes no se dé.