miércoles, 16 de abril de 2014

 

Internacionales

10 / 08 / 2012
- 09:17:13
Pediatra es acusado de practicar asfixia simulada a su hija de 11 años
Pediatra es acusado de practicar asfixia simulada a su hija de 11 años
/ FL
El conocido pediatra estadounidense, Melvin Morse ha sido detenido como sospechoso de someter a su hija de 11 años a la asfixia simulada con agua, una práctica conocida como "waterboarding", según recogen hoy medios locales.

Morse, de 58 años, fue detenido el jueves junto con su esposa, Pauline, de 40 años, después de que su hija denunciara que su padre le había practicado asfixia simulada en más de una ocasión poniéndole bajo un grifo abierto como método de disciplina.

El pediatra es conocido por sus libros sobre experiencias de niños que han estado al borde de la muerte y ha participado como experto en programas de televisión de gran popularidad en Estados Unidos como "Larry King Live" y "The Oprah Winfrey Show".

El ahogamiento simulado o "waterboarding" es una técnica que aplicaron los interrogadores estadounidenses en el pasado con los sospechosos de terrorismo y sus críticos la consideran una tortura

Uno de los abogados de Morse, Joe Hurley, declaró que "lo que quiera que haya sido descrito no es 'waterboarding'", según el Washington Post, aunque reconoció que no tenía toda la información sobre el caso.

En julio pasado Morse fue acusado de un delito menor de asalto y de poner en peligro el bienestar de un menor, tras sacar a la fuerza a su hija del coche por el tobillo y arrastrarla por un camino de tierra hasta su casa, donde la golpeó.

La niña recibió asistencia en el Centro de Defensa del Niño de Delaware en donde contó posteriormente los casos de asfixia simulada que se produjeron en cuatro ocasiones entre 2009 y 2011, de los que supuestamente su madre fue testigo sin evitarlo, según contó el cabo de la policía estatal Gary Fournier al canal de televisión ABC.

Los Morse se enfrentan a dos cargos por poner en peligro el bienestar de un niño, un cargo de conspiración en segundo grado, y cuatro cargos de delito grave de primer grado por poner en peligro a la niña por los supuestos episodios de "waterboarding".