miércoles, 23 de abril de 2014

 

Internacionales

17 / 10 / 2012
- 08:00:56
Obama devuelve los zarpazos a Romney y se reinserta en la carrera electoral
Obama devuelve los zarpazos a Romney y se reinserta en la carrera electoral
JMS / Globovisión/ AFP
Barak Obama se reinsertó a zarpazo limpio en la carrera electoral de Estados Unidos con un agresivo desempeño en el segundo debate que lo opuso a su rival republicano Mitt Romney.

El presidente Obama, que tendrá un tercer y último duelo verbal con Romney previo a la elección del 6 de noviembre, tuvo notoriamente un mejor desempeño que en el primer debate del 3 de octubre en Denver (Colorado, oeste).

"Creo que el presidente tuvo una mucho mejor noche (en la Universidad de Hofstra, Nueva York, este) que en Denver", dijo a la AFP John Pitney, profesor de Política en el Claremont McKenna College.

"Estuvo cerrado (el debate), pero le doy la ventaja a Obama", agregó.

Casi todos los analistas indicaron que Romney vapuleó hace dos semanas a un Obama lento y desenfocado, y los estadounidenses estuvieron de acuerdo: pese a que el republicano había estado contra las cuerdas, pegó un salto en las encuestas tras el debate de Denver.

Pero Obama, consciente de que debía redoblar la apuesta para tener esperanzas de ganar un segundo mandato, pegó duro en el duelo verbal de 90 minutos que tuvo lugare la Universidad Hofstra de Hempstead, 40 km al este de Nueva York, en el que 80 votantes indecisos hicieron las preguntas.

El presidente atacó el plan de recuperación económica de Romney y dio una contundente respuesta a las críticas recibidas por manejo realizado por su gobierno tras el ataque al consulado en Bengasi, Libia, que dejó cuatro muertos estadounidenses, entre ellos el embajador, el pasado 11 de septiembre.

"Fue un impulso a la moral de los demócratas; y los republicanos también encontrarán algunas cosas que celebrar, pero Obama necesitaba mucho más de ese impulso", dijo Pitney. "Veremos si esto produce algún movimiento en las encuestas".

Las encuestas relámpago tras el segundo debate en Universidad de Hofstra fueron unánimes en otorgar la ventaja al presidente. La medición de CBS News, por ejemplo, arrojó que 37% de los consultados estimó que Obama ganó el duelo, contra 30% para Romney.

Karlyn Bowman, miembro del conservador American Enterprise Institute, consideró que pese a que no hubo un claro ganador, "Obama está de nuevo en el juego".

Los temas relativos a los derechos de las mujeres aparecieron más que en el debate de Denver. El apoyo de las mujeres, que había sido un punto fuerte de Obama, había caído tras ese primer round, según varios sondeos.

Jennifer Lawless, titular del Women & Politics Institute en la American University, consideró que probablemente Obama recuperará el apoyo femenino tras el segundo debate, en el que ofreció "el mismo trato justo que a los hombres".

La polémica sobre lo ocurrido en el consulado en Bengasi dio a Obama la oportunidad de reprender a Romney por sus continuas críticas sobre el manejo hecho por la Casa Blanca.

"La sugerencia de que cualquier integrante de mi equipo, sea la secretaria de Estado, nuestro embajador en la ONU, cualquiera de mi equipo, haya jugado a la política cuando perdimos a cuatro de los nuestros, gobernador, es ofensivo", dijo un deslumbrante Obama.

"Eso no es lo que hacemos. Eso no es lo que hago como presidente", aseveró.

Pitney estimó que la respuesta de Obama sobre este punto fue apasionada y tuvo estatura presidencial.

"El problema para el presidente es que pese a que tuvo un buen momento al abordar Libia, Libia no es un buen tema para el presidente", dijo el analista, en alusión los contradictorios relatos de los hechos dados por los funcionarios en los días posteriores al ataque.

Linda Fowler, profesora asuntos gubernamentales del Dartmouth College, consideró que no hubo un claro ganador en el debate de Hofstra.

"Cada uno hizo las cosas que tenía que hacer, y esta ha sido una cerrada carrera y seguirá siendo una cerrada carrera", dijo Fowler.

"Creo que los republicanos estarán decepcionados de que Romney no lo eliminó (a Obama), y los demócratas estarán tranquilos de que el presidente está ahora con todas las pilas", agregó.

Steffen Schmidt, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad estatal de Iowa, estimó que los dos candidatos "realmente se lanzaron uno contra otro sobre petróleo, gas y energía", así como sobre la política tarifaria.

Pero aun cuando Obama le espetó a Romney la falta de una explicación específica sobre cómo pagará el recorte de 20% en los impuestos que propone, Schmidt dijo que no había un claro ganador.

"Probablemente ningún votante indeciso independiente definió su apoyo para uno u otro", dijo Schmidt. "Necesitamos otro debate para definir todo esto".

Obama y Romney chocarán en el tercer y último debate el 22 de octubre, 15 días antes de la elección.