domingo, 20 de abril de 2014

 

Analistas

31 / 10 / 2012
- 05:09:49
No se entregue a los dinosaurios
No se entregue a los dinosaurios
Ricardo Antela / Globovisión
“Un hombre no está acabado cuando es derrotado. Está acabado cuando abandona.” Richard Nixon Presidente de los Estados Unidos de América (1969 – 1974)

Seguramente usted duda, no entiende por qué debemos votar el 16 de diciembre en las elecciones regionales y seguir avanzando para alcanzar definitivamente el futuro que nos “autonegamos” el pasado 7 de octubre. Por eso comparto con ustedes (y estructuro) diversos puntos de vista (ajenos) para entender por qué debemos seguir avanzando, votar el 16 de diciembre en las elecciones regionales y hacer mucho más.

Empiezo por el relato de un joven que milita en un partido político y trabaja en una Alcaldía de Caracas, quien creyó justo contarnos su experiencia en todo este proceso desde la campaña, la gestión pública de un gobierno de la alternativa y como ciudadano. “Quizás así muchos puedan ponerse en el zapato de otros, y pensar que las cosas no son tan absolutas como uno las cree.”. Desde su experiencia nos contó que “trabajar contra la corriente ha sido el pan de cada de día en todas las gestiones que no pertenecen al gobierno. Sabemos a qué atenernos, sabemos qué se nos va a impedir hacer y trabajar mejor y sobre todo sabemos que no es excusa para justificar los errores.  Sin embargo, al embarcarnos en ese tren, lo hicimos creyendo y convencidos que los aportes, termina por la demostración de que hay formas diferentes de hacer las cosas y que estaríamos logrando poco a poco al ritmo que marque la sociedad un cambio en el pensamiento del venezolano. En todos estos años que llevo en lo público he entendido que la mayoría de los decisores quieren hacerlo bien, cumplir sus metas y logros y aspiran a algo más… La necesidad de superación en todos los estratos de la sociedad es palpable, pero la visión es diferente en cada una de las mitades del país". David Aron López [1].

Así como hay diferentes visiones, hay otro hecho: “la mayoría apoya la revolución del Presidente Comandante…”. Así de simple nos los recuerda Rubens Yanes [2], quien agrega que [a pesar de tan diferentes visiones] “no creo que haya ninguna discusión seria que no nos lleve a coincidir en que la pobreza debe ser erradicada, que las mayorías deben ser incluidas en un sistema hasta ahora excluyente y que la justicia social es un bien deseable. Pero hemos tomado el camino de los dinosaurios. Quizás la población tardará en entenderlo, pero no hay que desmayar en la tarea de evidenciarlo… Si somos dinosaurios, la ineficiencia, la corrupción, la excesiva dependencia de la renta petrolera son los cataclismos que pueden desencadenar la extinción de este sistema que nos hemos impuesto a nosotros mismos.”

¿Qué le toca hacer a usted para aislar a los “dinosaurios”? Haga lo que propone Carolina Gómez Ávila [3]: “Si se considera ciudadano, comience por informarse adecuadamente. Todos tenemos derecho al reclamo, pero lo desvirtuamos si lo llenamos de incoherencias. Si no sabe de lo que habla, sea prudente ante el esfuerzo de muchos que sí están haciendo su parte. Y si tiene algún liderazgo, no lo aproveche para confundir. Sea honesto, pida a todos que se informen… Por cierto, no me sorprendió que el Presidente remozara su gabinete, ¡sino que a todos les exigió eficiencia! ¡Parece mentira: finalmente el Presidente se une a la oposición, en el reclamo a las indiscutibles causas del fracaso de su gestión! A saber: la discriminación, la incompetencia y la corrupción, acompañadas de una rocambolesca lista de promesas incumplidas… En ese paisaje estoy de pie, convencida de que votaré el 16D. Y de que seguiré adversando a este gobierno, que ahora presume de opositor de sí mismo…”.

Claro, usted me dirá que “no está fácil”, o que “no hay condiciones”. ¿Y…? “El régimen que enfrentaron Mandela y sus compañeros no jugaba nunca limpio. No daba ‘condiciones aceptables’ a sus adversarios para que le compitieran. El régimen era abusador, arrogante y sectario. Y lo que es peor, a pesar de que sus políticas provocaban miseria e injusticia entre la mayoría del pueblo sudafricano, no eran pocos los negros que le apoyaban: algunos por conveniencia económica o de trabajo, otros por miedo a perder algunas migajas a las que llamaban ‘beneficios’, otros porque no veían posible otra salida, y muchos porque se les había convencido que el régimen era inevitable, que había llegado para quedarse, y que lo que procedía era adaptarse. Mandela enfrentó esa realidad tal cual era, y no condicionó su lucha a que existiera otra más fácil. Vio sus esfuerzos frustrados y postergados muchas veces. Y en vez de desanimarse, apelaba a una de sus frases favoritas: ‘La mayor gloria no es nunca caer, sino levantarse siempre…”. Esto me lo recordó Ángel Oropeza [4]

Y no lo olvide, “la democracia es un ejercicio de alternancia de poder, no solamente de personas, sino de sectores de la sociedad… El compañero Chávez debe empezar a preparar su sucesión. Porque la Constitución permite que Chávez sea candidato por cuarta vez, pero cuando él pierda los adversarios también podrían presentarse cuantas veces quieran, y eso no creo que sea bueno… Y para la democracia, la alternancia de poder es una conquista de la humanidad, y por eso hay que mantenerla…”. Y esto no lo digo yo, lo dijo un camarada del Presidente Chávez: Luiz Inacio “Lula” da Silva [5]

Así que vamos. Sigamos adelante, en el camino de la inclusión y la cohesión social, pero con libertad. Avancemos (aún más) contra los “dinosaurios”. Sí, exijamos mejores condiciones pero enfrentemos el juego tal cual es, a pesar del árbitro (parcializado) y de sus limitaciones, no condicionemos nuestra lucha a que haya otro juego más fácil. No ganaremos gracias a las condiciones del juego… Ganaremos a pesar de esas condiciones.

Si todavía no sabe dónde están los dinosaurios, empiece por informarse sobre la Resolución N° 58 de la Ministra de Educación, esa misma de la que ha oído “algo” gracias a personas mejor informadas que usted, esa misma que le arrebató a usted, a los padres y representantes (incluso los que votaron por Chávez), el derecho a decidir qué se enseña y cómo se educan nuestros hijos en las escuelas, y que entrega el control y dirección de todos los colegios del país a unos “Comités” donde los voceros de los consejos comunales (registrados y autorizados por el gobierno) decidirán por usted sobre la educación de sus hijos. Sobre esto les contaré la(s) próxima(s) semana(s).

@RicardoAntela

[1]

¡Creer no es lo mismo que entender! http://www.eluniversal.com/opinion/121018/creer-no-es-lo-mismo-que-entender

[2]

Chávez, el último dinosaurio http://www.eluniversal.com/opinion/121017/chavez-el-ultimo-dinosaurio

[3]

El precio http://www.eluniversal.com/opinion/121017/el-precio

[4]

¡Mandela, deja eso así! http://www.eluniversal.com/opinion/121017/mandela-deja-eso-asi

[5]

Entrevista en La Nación, Buenos Aires. 18/10/2012 http://www.lanacion.com.ar/1518253-lula-da-silva-la-democracia-es-alternancia