viernes, 18 de abril de 2014

 

Nacionales

05 / 03 / 2013
- 08:20:16
MUD: Esta no es la hora de la diferencia, es la hora de la paz

MUD: Esta no es la hora de la diferencia, es la... por Globovision
SCZ / Globovisión
Henrique Capriles Radonski, en nombre de la Mesa de la Unidad Democrática, leyó un comunicado para expresar las condolencias del grupo opositor a los familiares y seguidores del presidente Hugo Chávez.

"El presidente Hugo Chávez, fuimos adversarios, nunca enemigos. Este es un mensaje desde el respeto y la solidaridad. Es un mensaje a todos los venezolanos, sin discriminaciones, sin excepciones", dijo Capriles.

Aseguró que desde la Unidad garantizan la paz y su apoyo para que así sea.

"Esperamos que el Gobierno actúe con estricto apego a su deber constitucional, afirmó el dirigente político.

Señaló que "esta no es la hora de la diferencia, es la hora de la paz, es la hora de la unión, del compromiso y de demostrar nuestro profundo amor por Venezuela".

"Venezuela nos reclama a todos que estemos a la altura de las siguientes circunstancias, en la unidad asumimos ese compromiso", indicó Capriles.

 A continuación el comunicado de la MUD: Este es un mensaje desde el respeto y desde la responsabilidad.

Es un mensaje desde el respeto a todos los venezolanos. A todos, Sin excepciones, sin divisiones, sin discriminaciones. A civiles y militares, de todas las clases sociales, de todos los rincones de nuestra geografía, de todas las edades y de todos las creencias.

Respeto a los sentimientos y a las emociones, que son expresiones de la condición humana. Unos y otras se manifestarán, como es natural, pero este país de historia larga seguirá adelante, y este pueblo noble, generoso, abierto sabrá encontrar la ruta de la esperanza a la que tiene derecho.

Es un mensaje desde la responsabilidad ante Venezuela entera, más allá de diferencias de cualquier tipo. De responsabilidad con todas las familias, con todos los hogares. De responsabilidad con los que sufren y con los que han sufrido, con los que esperan, con los que sueñan, con los inconformes.

Comprendemos los sentimientos de dolor de la familia del Presidente fallecido, de sus compañeros y de muchos venezolanos en todas las regiones. A ellos, nuestra condolencia. También de su equipo de gobierno. Hemos tenido desacuerdos que son conocidos, pero una cosa es el ser humano y otra sus posiciones o acciones. Y este no es el momento de subrayar lo que nos separa. En las horas de angustia las familias, y los pueblos son como familias grandes, se unen en la oración o en la meditación. Esta no es la hora de la diferencia, es la hora de la unión. Es la hora de la paz.

Venezuela no puede darse el lujo de excluir a nadie. Aquí se impone un dialogo nacional sincero, entre todos los sectores de la vida venezolana.

Hoy hay miles, quizás millones de venezolanos que se preguntan qué pasará, que sienten angustia, incluso que sienten miedo. Quienes hemos asumido la responsabilidad de servirles, tenemos la obligación de hacer sentir a ese padre y a esa madre de familia, a ese joven, a ese niño, a ese anciano, que este es el país de todos. Que no teman, que no se angustien. Que entre todos vamos a garantizar siempre la paz que esta patria querida merece.

En todo momento hemos sostenido que confiamos en Venezuela y en los venezolanos, que esta nación será capaz de superar cualquier dificultad que se le presente, si todos actuamos guiados por la verdad y por la Constitución.

Venezuela nos reclama a todos que estemos a la altura de las exigentes circunstancias.

Desde la Unidad, asumimos ese compromiso de buena voluntad que es de brazos abiertos, de mano extendida.

Del gobierno, al que incumbe la responsabilidad principal de garantizar la convivencia en libertad y en paz, esperamos como todos los venezolanos que actúe con estricto apego a su deber constitucional.

De la Fuerza Armada Nacional, que permanezca como le corresponde a la orden de todos porque a todos pertenece, como está en la Constitución y en su orgullosa historia.

Los venezolanos, todos los venezolanos, tenemos derecho a vivir y progresar en paz.

Nuestro deber es servir, honrada y lealmente, a esa esperanza que vive en todos nosotros.