viernes, 18 de abril de 2014

 

Analistas

25 / 09 / 2012
- 11:52:36
Ministro confiesa que antes vivía mejor
Ministro confiesa que antes vivía mejor
Nitu Pérez Osuna / Globovisión
El problema eléctrico lo conocemos tanto, que ya no es necesario explicar sus causas y las consecuencias que vivimos por él.  Todos lo sufrimos en menor o mayor cuantía.  En lo que todos estamos clarísimos, es que ni "el niño", "la niña", las iguanas y otros roedores tienen que ver con nuestro calvario.  El único culpable es el gobierno de Hugo Chávez, quien aspira seguir torturándonos por unos años más y quien tiene el tupé de declarar en Trujillo, región de las más azotadas por los recurrentes cortes de luz, "que más temprano que tarde, se resolverá el problema".

Es decir, 14 años no le han sido suficiente al candidato-presidente para terminar de destruir lo que los gobiernos civiles y democráticos pudieron construir para llevar luz a la mayoría de los rincones del país.  No se tuvo entonces un barril de petróleo a 100 dólares.  Ahora sí...y llegó la oscuridad.

Hector Navarro, hasta hace poco se desempeñó como ministro de educación, ahora lo es de energía eléctrica y leo con sorpresa este domingo 23 de Septiembre, sus declaraciones aparecidas en El Nacional con este tenor: "Lo que ha habido son fallas en las máquinas, todas las máquinas fallan, como fallan los carros de uno".

Bueno, cuando a uno le falla el carro, pues lo soporta una sola persona o familia y se hace de todo para arreglarlo y mantenerlo en buenas condiciones.  Cuando fallan las máquinas del Gurí, Planta Centro, Uribante-Caparo o cualquier otra, son cientos de miles de venezolanos que sufrimos la falta de servicio y desde hace más de dos años estamos a la espera de una solución al grave problema eléctrico del país.

Lo peor es que hasta han pretendido hacernos creer que somos culpables de los cortes anunciados o no de la luz.  ¿Quién en su sano juicio puede suponer que ahora, que nos alumbramos a punta de velas, consumimos más energía que antes?  Hasta han llegado al colmo de multarnos por el supuesto mayor consumo en nuestras viviendas y comercios.  ¡Somos unos verdaderos héroes por calarnos esta barbaridad!

Continuando con la confesión del ministro Navarro, aquí viene la mejor parte: "Hace como 15 años yo compré un carro un sábado y lo saqué de la agencia y se apagó, y ahí me dejó, dejé el carro en la calle.  Las máquinas fallan y qué hacemos, simplemente tenemos que acostumbrarnos.  Yo, mientras llevé el carro a la agencia el lunes, tuve que andar en el transporte público, tuve que usar El Metro.  Bueno, eso es lo que pasa con el sistema eléctrico".

Navarro confiesa varias cosas interesantes, la primera es que el carro que compró antes que llegara la revolución, lo pudo adquirir un sábado, del modelo y color de su preferencia seguramente, llevándoselo ese mismo día. Nada de estar -como ahora- en una lista por meses para que le entreguen a una  "el que hay ¿lo toma o lo deja?.

La segunda revelación, es que luego de accidentado, lo pudo dejar en la calle todo un fin de semana ¿qué tal?  Si una, hoy día deja 10 minutos el vehículo en la calle y lo encuentra al regreso, debemos darle gracias a Dios Todopoderoso por hallarlo y agradecida con los delincuentes por habernos sustraído únicamente el radio y otros periquitos.

La tercera parte de este testimonio del ministro es que anduvo todo ese fin de semana en el transporte público, específicamente en El Metro, otrora orgullo de los caraqueños, por su excelente funcionamiento y servicio de calidad.

En aquellos tiempos, las cosas funcionaban mejor.  El Metro era un lugar seguro y de cordialidad, el aire acondicionado y las escaleras eléctricas operaban eficientemente y no se vivía con el sobresalto de que en cualquier momento del recorrido, pudiésemos quedar atrapados en el vagón por fallas eléctricas como ocurre en la actualidad.

Señor ministro, no es un vehículo particular el que presenta averías, es el sistema eléctrico del país que sirve a 30 millones de habitantes el que no funciona y bien sabe usted,  que "la electricidad es progreso".  En estos 14 años  hemos retrocedido 100...y a eso...no nos acostumbramos ni nos acostumbraremos jamás.  La  aspiración de todos es superarnos y progresar para alcanzar una mejor calidad de vida.

No tengo dudas, ministro Navarro, que ese lunes de hace 15 años la agencia le entregó de nuevo su carro reparado.  Este próximo lunes 8 de Octubre, los venezolanos estrenaremos un presidente que se dedicará arreglar un país averiado.