domingo, 20 de abril de 2014

 

Internacionales

02 / 01 / 2013
- 02:21:11
Los problemas de salud eclipsan el final del reinado de Hillary Clinton
Los problemas de salud eclipsan el final del reinado de Hillary Clinton
SCZ / Globovisión/AFP
Cuatro años atrás, Hillary Clinton fue recibida en el Departamento de Estado en medio de fuertes aplausos de cientos de funcionarios cuando, en su primer día como jefa de la diplomacia estadounidense, prometió "una nueva era para Estados Unidos".

Después de más de un millón y medio de kilómetros viajados, 112 países visitados y unos 400 días a bordo de un avión, Clinton está a punto de abandonar su cargo como secretaria de Estado, ubicada entre los principales líderes mundiales por haber restaurado la imagen de Estados Unidos en el mundo.

Sin embargo, una de las políticas con más visibilidad del mundo, que ha pasado décadas en el centro de la atención pública, no ha sido vista durante varias semanas por una serie de problemas de salud.

Justo en el momento en que se esperaba que Clinton, de 65 años, retornara a su trabajo, el lunes de esta semana, los doctores revelaron que tiene un coágulo de sangre en una vena cerca de su oreja derecha entre el cráneo y el cerebro.

El coágulo es resultado de una conmoción cerebral que sufrió a principios de diciembre, cuando se desmayó debido a una deshidratación causada por un virus estomacal.

Sus doctores dijeron que se recuperaría completamente tras el tratamiento con anticoagulantes, pero su prolongada ausencia ha despertado una ola de rumores que eclipsan sus últimas semanas en el cargo, antes de cederle el testigo al senador y excandidato presidencial John Kerry.

La exprimera dama y esposa de Bill Clinton deja a su paso una reputación de trabajadora incansable, extremadamente detallista, que solo ocasionalmente decide relajarse, momento en que las discusiones pueden distenderse.

Pero después de años de lidiar con los principales desafíos mundiales, la abogada dice que ahora quiere disfrutar los pequeños placeres de la vida como leer, escribir y mirar su programa favorito de televisión.

Nacida en Illinois (centro) el 26 de octubre de 1947, el ascenso de Clinton de licenciada en derecho por la Universidad de Yale - donde conoció a Bill en 1974 - a las más altas esferas políticas del país ha abierto el camino para las mujeres en todos lados.

En 2008, casi hizo historia al quedarse a las puertas -perdió ante Obama- de convertirse en la primera candidata del partido demócrata para la presidencial.

A pesar de haberlo negado reiteradamente, muchos están convencidos que se volverá a presentar a las elecciones, aunque es posible que su estado de su salud sea motivo de debate, teniendo en cuenta que cumpliría los 70 en su primer año en el cargo.

"Los demócratas quieren que se presente. Y no quiero decir muchos demócratas. Quiero decir un montón de demócratas, como el 90% a lo largo del país", dijo el estratega de ese partido James Carville a fines de 2012.

Después de la amarga batalla que libraron durante las primarias, a la mayoría tomó por sorpresa que Obama la designara secretaria de Estado.

Pero Clinton ha comprobado ser extremadamente leal, incluso recibiendo algunos golpes por Obama, por ejemplo al asumir la responsabilidad por la muerte de cuatro diplomáticos en setiembre de 2012 durante el ataque al consulado estadounidense en Bengasi, Libia, una tragedia que ella calificó como el "peor momento" de su mandato.

Clinton todavía debe testificar públicamente por el tema, ya que un informe del Departamento de Estado encontró que la seguridad de la misión diplomática era "muy insuficiente".

Los críticos también dicen que Clinton no logró ninguna gran victoria durante su mandato, en comparación, por ejemplo, con la apertura a la China comunista de su predecesor Henry Kissinger, durante el gobierno de Richard Nixon.

El analista Aaron David Miller culpó a Obama por mantener un férreo control sobre los asuntos de política exterior. Obama "tuvo a una secretaria de Estado extremadamente talentosa y capaz a la que no le dio poder en ningún problema importante relacionado a la paz o la guerra", dijo en un foro reciente.

"Encontró su propia agenda. Yo lo llamo humanismo planetario. Y fue una importante. Fue equidad de género, asuntos vinculados a las mujeres, medios sociales, tecnología, medioambiente", agregó el exconsejero de seis secretarios de Estado.

Muchos subrayan el rol de Clinton en la restauración de la imagen de Estados Unidos en el extranjero, muy dañada durante los años intervencionistas del expresidente George W. Bush.

Clinton trabajó duro, por ejemplo, para lograr un acercamiento a Pakistán- un aliado clave pero de cuidado en la guerra contra los talibanes en Afganistán - y logró la aprobación de sanciones más duras contra Irán por parte de Occidente.

Durante un viaje a China a principios de 2012, consiguió negociar con éxito una salida segura a Estados Unidos para el disidente Chen Guangcheng.

Muchos republicanos la detestan, obsesionados con la estridente imagen que dejó en la década de 1990 y su intento por reformar el sistema de salud cuando gobernaba su marido.

Una y otra vez, Clinton ha demostrado ser una especialista en reinventarse, incluso superando el engaño de su marido con Monica Lewinsky en 1998.

Ahora insiste en que es tiempo de descansar y, si la obliga su hija Chelsea, de recibir a un nieto largamente esperado.