viernes, 18 de abril de 2014

 

Turismo

10 / 04 / 2012
- 10:56:52
Lima, La Ciudad de los Reyes
Lima, La Ciudad de los Reyes
/ Adriana Manzanarez
Normal 0 21 false false false EN-US X-NONE X-NONE

/* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-ansi-language:EN-US; mso-fareast-language:EN-US;}

Desde hace más de 400 años Lima fue llamada Ciudad de los Reyes gracias al conquistador Francisco Pizarro. Es una metrópoli de más de 7 millones de habitantes, que conserva con orgullo sus conventos y casonas coloniales, símbolos de su añeja e hidalga tradición.

Fundada el 18 de enero de 1535, Lima, la capital del Perú, es una ciudad moderna en constante crecimiento, pero que ha sabido mantener al mismo tiempo, la riqueza de su Centro Histórico, declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad, por ser un remanso encantador de una época pasada, copado de incomparables monumentos artísticos.

Ubicada en las márgenes del río Rímac y acariciada por las aguas del Pacífico, la ciudad de Lima guarda también evidencias del periodo de la época prehispánica, siendo los más importante el gran santuario de Pachacamac, en el que se rendía culto al Dios del mismo nombre y la huaca Pucllana, en el distrito de Miraflores.

Infinidad de atracciones

En Lima nunca hay tiempo muerto para el viajero. Hay tantos rincones por conocer y descubrir, que se tiene la impresión de que las horas "se pasan volando”. Es por esta razón que cuando visite la Ciudad de los Reyes, trate de aprovechar al máximo su tiempo, para que pueda recorrer el Centro Histórico con sus antiguas casonas y sus imponentes conventos e iglesias; sus restos pre-colombinos, sus museos y plazas;  también sus grandes edificios y sus infinitas luces que animan la vida nocturna.

La Catedral de Lima se encuentra en la Plaza Mayor y comenzó a construirse el mismo día de la fundación de la ciudad. Originalmente, fue un templo modesto, pero en 1564 el alarife Jerónimo de Loayza, diseñó un templo de grandes dimensiones, parecido a la Catedral de Sevilla.



Las noches limeñas tienen un nombre: Barranco. Distrito tradicional, con aire antiguo y lleno de romanticismo, es el punto de encuentro de los bohemios capitalinos. En este rincón de la ciudad, la tranquilidad se esfuma cuando llega la noche. Cientos de personas invaden las discotecas, bares, restaurantes, pubs y casinos tragamonedas; entonces, las horas son infinitas y, por un momento, el mundo parece ser perfecto. Pero la noche no es exclusividad de Barranco. En casi todos los distritos limeños se puede disfrutar del fulgor de la vida nocturna. Se recomienda recorrer San Isidro y Miraflores, en donde existe una variada gama de posibilidades de diversión: casinos, discotecas, bares, pubs y peñas criollas. En Lima hay más de un motivo para espantar el sueño.

Su gastronomía

La carta limeña ofrece una gran variedad de platos, originarios de diversas partes del mundo además de selectos potajes de la comida peruana, una de las más exquisitas de Latinoamérica. Quien llega a Lima, no puede dejar de saborear la comida criolla, sobre todo, la diversidad de platos a base de pescados y mariscos, que se combinan creando sabores y aromas difícilmente imaginables. El cebiche, pescado cocido por el jugo del limón y sazonado con ají, es el potaje emblemático de la carta marina.

En Lima, usted podrá encontrar excelentes restaurantes de comida china. La cocina china, que llegó a la Ciudad de los Reyes con los primeros asiáticos que vinieron a trabajar en las haciendas cercanas a la capital en el siglo pasado, se ha fusionado en muchos casos con la sazón peruana, creando platos únicos.