miércoles, 23 de abril de 2014

 

Analistas

01 / 08 / 2012
- 07:27:44
La verdadera encuesta
La verdadera encuesta
Nitu Pérez Osuna / Globovisión
El opositor Rubén González ganó la presidencia del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera (el segundo sindicato más importante de las empresas básicas venezolanas, luego de Sutiss) con casi 20 puntos de diferencia sobre el candidato oficialista.

Aunque este domingo 29 de Julio en la noche (momento en la escribo esta columna) no se conocía la cifra exacta del escrutinio, la tendencia arrojaba una diferencia irreversible a favor del candidato opositor. Andrés Velásquez, candidato a la gobernación del Estado Bolívar, saludaba la jornada vía Twitter de la siguiente manera: “Ferromineros vencieron el miedo, el abuso de poder y la corrupción. Rubén González gana sindicato de Ferrominera”.

Chávez ha perdido las calles y el favor popular. Ruben González ha demostrado con su victoria que el candidato-presidente también perdió a los trabajadores sindicales. Esta es la verdadera encuesta, la realidad que se palpa a todo lo largo y ancho del territorio nacional. El venezolano no aguanta más tanta incapacidad, desidia, negligencia, inseguridad y corrupción de un gobierno que se olvidó de la gente.

La construcción como campaña, sus consecuencias nefastas

Decidir dónde y cómo construir según la conveniencia política genera consecuencias terribles de inmediato. Así, las colas se hacen enseguida insoportables cuando se construye bloqueando uno o dos canales de circulación....como viene pasando. Eso podría tolerarse porque compatriotas al final se van a beneficiar de eso. La vida circundante a esas construcciones está siendo sacudida por todos los colaterales de esas construcciones.....pero eso también sería llevadero por cuanto al final de cuentas, son venezolanos los beneficiarios finales de ese sacrificio. Lo que ciertamente no es tolerable, es que se construya mal y caro. Me explico: mal por cuanto se construye a los golpes, poniendo tablilla cuando ni siquiera se ha terminado el friso, se coloca de primero lo que debe ir de último, etc; y caro, por cuanto se hace sin mayor planificación lo cual redunda en doble gasto, la mayor de las veces. Además, esa falta de planificación típica de este gobierno adquiere vertientes desconocidas para los venezolanos. Hoy en día, algunos viernes no llega el pago de las empresas para con los trabajadores de sus construcciones urgentes. Las empresas, la mayoría de las cuales no tienen pulmón para aguantar por si solas un incumplimiento de ese tipo, no pagan a los trabajadores esos viernes.

Consecuencia inaudita: es posible ver cómo a final de semana se agolpan particulares para comprar materiales de construcción que venden los trabajadores para compensar esa falta de pago. Así se consiguen desde premezclados, cabillas, cemento y tablilla, bloques y otros insumos para la edificación a precios que el actual mercado no ofrece y mucho menos cuando escasean tremendamente esos materiales. Lo lamentable es que además, algunos comerciantes hacen su agosto con eso....mientras todos los venezolanos terminamos financiando esta irresponsabilidad con cargo a nuestro bolsillos.