lunes, 21 de abril de 2014

 

Analistas

05 / 06 / 2012
- 11:34:10
La plastilina que se moldea
La plastilina que se moldea
/ Nitu Pérez Osuna
Este lunes 4 de junio despertamos así:

1.-Comerciantes y vecinos de Catia habían pernoctado en carpas frente a sus comercios tras el anuncio de la Sindicatura del Municipio Libertador y Fundacaracas, de que estos pequeños propietarios serían expropiados y por ende sus comercios cesarían la actividad que lleva el sustento a sus hogares. El lugar de estos robos, llamados ahora expropiaciones, son la calle Panamericana y el mercado Los Magallanes, donde están aún activos varios establecimientos de cerámicas, herrería, mueblería, frutería, perfumería y panadería. Unas 150 familias se encuentran afectadas por esta situación. Estos comercios están establecidos en dicha zona popular desde hace unos 50 años.


2.-Así mismo, pudimos leer que 36 “corazones venezolanos” fueron asesinados, solo en Caracas, durante el fin de semana, por lo que en las puertas de la morgue de Bello Monte, familiares y amigos de las víctimas se preguntaban dónde quedaron los 19 planes de seguridad que en 14 años ha implementado la revolución chavista.

3.-Por otra parte, ese mismo lunes en la mañana nos enteramos los venezolanos sobre el deterioro de “La Gran Misión Vivienda Venezuela”, cuando vecinos del complejo urbanístico Ciudad Caribia, en Vargas, denunciaban el derrumbe de una de las paredes de un apartamento y el estallido de las ventanas gracias a la brisa que sopla en el sector. “Queremos un apartamento digno, construido con bloques y no estos, donde las las paredes son de cartón piedra que cuando llueve hay filtraciones. Las cañerías están tapadas, las paredes abombadas y agrietadas Hay que estar pendiente de los vidrios de las ventanas para que no se exploten cuando hay ventoleras”, relató una vecina del sector, quien destacó que el material con el que fueron construidos los apartamentos no es apto para una vivienda.

Estos apartamentos de Ciudad Caribia fueron entregados en cadena nacional, con bombos y platillos por el Gobierno Nacional el pasado 22 marzo, es decir, hace apenas 72 días, y ya se le estallan ventanas y derrumban paredes a lo que sopla el viento. Lo peor, es que a sus habitantes no les dejan protestar.

4.-En otra región del país, específicamente en el estado Táchira, habitantes del municipio Junín trancaron toda la mañana del lunes la vía principal que comunica a la población de Rubio con San Cristóbal, como medida de protesta ante el mal servicio del suministro de gas doméstico, por parte de Pdvsa Gas Comunal. Increíble que esto suceda en un país petrolero y gasífero, pero así son las cosas en revolución.

Con bombonas y consignas más de 100 personas permanecieron durante 6 horas en la entrada al municipio exigiendo eficiencia en el suministro de gas.

El director de PDVSA Gas en la región, Otto Lenín Parada, negó el desabastecimiento asegurando que allí, al igual que en toda la frontera, está operando un plan especial de distribución. Y es que para el revolucionario Parada esta queja del pueblo de Junín que no puede cocinar por falta del gas, no es otra cosa que una guarimba planificada por sectores de la oposición y el ex alcalde Peñaloza para desestabilizar y crear zozobra.

Zozobra y angustia es lo que viven a diario las madres de este municipio tachirense que no consiguen quien les venda o recargue sus bombonas de gas. Balas frías es de lo que vienen alimentándose desde hace días estos venezolanos.

Como estamos en un gobierno militar, la respuesta gubernamental tuvo una respuesta militar a la sentida protesta: Un piquete de la Guardia Nacional se hizo presente en el lugar para de disolverla y acallar al pueblo.

5.- Ya el lunes en la tarde, la guinda que faltaba a este cóctel de malas noticias: El abogado José Amalio Graterol conocido por ser el abogado defensor de la Juez Afiuni, -presa por actuar conforme al Derecho y otorgar medida cautelar a un ciudadano sin juicio por mas de dos años- fue apresado en pleno tribunal 4to. de control del estado Vargas, cuando la juez Yalitza Domínguez, pretendió continuar con el proceso que en dicho tribunal se adelanta contra el ciudadano Leonardo Colmenares sin la presencia de éste. En nuestro país no existe la figura de juicio en ausencia y el abogado Graterol, defensor de Colmenares, se negó a ser partícipe de tamaña arbitrariedad e ilegalidad.

Ya en la noche, el presidente Chávez por el canal del 8 caminaba lánguidamente por los patios de Miraflores. Carpeta en mano afirmaba que estaba dando los últimos toques al programa de gobierno de un hipotético nuevo período presidencial encabezado por él. Nada habló del “corazón venezolano” que es asesinado cada media hora en el país, ni de la misión vivienda que se derrumba o la escasez de gas, mucho menos de los trabajadores a quienes les arrebatan sus comercios. Todo esto tiene que ver con lo mismo: La justicia en Venezuela es una plastilina que se moldea.