viernes, 25 de abril de 2014

 

Analistas

10 / 01 / 2014
- 07:51:11
La muerte de Mónica
La muerte de Mónica
Ramón Guillermo Aveledo / Globovisión
Conmovida la sociedad venezolana entera, en todos sus estratos y sectores, por el asesinato de la actriz y Miss Venezuela Mónica Spear y su esposo en la Autopista  Puerto Cabello-Valencia, importante vía ubicada en el corazón del centro del país, en muy malas condiciones, donde se denuncian varios asaltos cada semana.

Desde la centralización de las carreteras hace cinco años, se ha reducido el mantenimiento y ha casi desaparecido la vigilancia. Dicen las autoridades gubernamentales que ya están detenidos los responsables del  crimen.

Dolorosamente, la muerte de esta personalidad conocida y querida, y su pareja no es un hecho aislado o excepcional. Para el jueves, ya pasaban de 100 los ingresados en la Morgue de Bello Monte (solo en Caracas) por muertes violentas. En la primera  semana del año habían caído dos agentes policiales y en el Pedagógico de Caracas lloraban y protestaban el asesinato de un profesor y su mamá en un apartamento en Casalta.

En el año 2013, que acaba de concluir, las muertes por la violencia alcanzaron las 25 mil. 12 de cada 100 decesos en Venezuela tuvieron causa violenta, distinta al accidente y al suicidio.

La capacidad del Estado venezolano para garantizar la vida y los bienes de los ciudadanos está en entredicho. La vida es el bien fundamental, incomparable con cualquier otro, pero las propiedades son el fruto del trabajo y no es justo que el delito se las arrebate a sus legítimos detentadores.

5 mil 952 vehículos (automóviles, camiones, motos) aparecen robados o hurtados entre julio y diciembre. La estadística es parcial, porque no son pocos los que no denuncian porque lo creen inútil, dado que sólo dos de cada 10 unidades son recuperadas.

La gravedad de la crisis de seguridad y paz ha obligado al Gobierno nacional a dialogar con otros sectores, y a hacer lo que se había negado hasta ahora, coordinar con todos los gobernadores y alcaldes. Estos han atendido el llamado por encima de las diferencias.

El paso de ambos es constructivo, pero para que sea suficiente debe ir más allá, al campo de las revisiones profundas, las rectificaciones y las políticas y acciones coordinadas.

Una política de Estado (que en Venezuela es federal y descentralizado, además de democrático) tiene que ser nacional, no de una parcialidad política o ideológica.

Atender con sentido de integralidad los aspectos preventivos, represivos, judiciales y penitenciarios del problema. En su contexto, claro, pero sin que esto sirva de excusa para no ocuparse de lo esencial.

Si el asesinato de Mónica, esa bella mujer que amaba a su país e invitaba a cumplir el deber cívico de votar en diciembre, sirve para que los poderes públicos despierten y la sociedad entera se decida a vencer la violencia, su dolorosa y absurda muerte no habrá sido en vano.

NECESARIO Y ¿SINCERO?

La magnitud, gravedad y cantidad de problemas que tiene Venezuela reclaman que el diálogo nacional sea permanente. No podemos darnos el lujo de no hablar entre nosotros.

La crispación política es un obstáculo para que ese diálogo se produzca, cierto, pero apuntar solo hacia allá nos impide apreciar la influencia que en su ausencia ha tenido el prejuicio ideológico. La ideología prevaleciente en el poder está empapada de una noción de la sociedad que niega la legitimidad de la pluralidad. Los “revolucionarios” dialogan por táctica, para ganar tiempo o para esperar una correlación de fuerzas más favorable.

El diálogo en Venezuela es necesario, y es imperativo que sea sincero. Convocarlo, como ha hecho el jefe del Ejecutivo nacional, implica una rectificación. Es previsible que, como se nota, no todos sus camaradas estén en el mismo ánimo. Lo advierte la Conferencia Episcopal en el caso de las medidas humanitarias a los presos y se desprende de declaraciones sobre el tema como las del Presidente del Concejo de Libertador, el una vez más rehabilitado capitán Otaiza.

Episodios de diálogo a nivel nacional hemos visto tres. ¿Cómo han sido?

El primero, muy notorio por su significación, fue la reunión de los alcaldes electos en la plataforma de la Unidad con el Ejecutivo nacional en Miraflores, a la cual fueron invitados también los gobernadores. La víspera había habido un acto con los del Psuv en Carabobo, pero había sido un mitin nocturno celebratorio, algo diferente a un diálogo.

En Miraflores, transmitido en directo por la televisión pública, tanto Maduro como los alcaldes se expresaron abierta y respetuosamente. Hablaron de los problemas reales y de la búsqueda de soluciones.

En enero, instalada la Asamblea Nacional en una sesión que continuaron las prácticas antiparlamentarias y abusivas del año pasado (y reeligió la directiva que las promovió), se invitó a Palacio a los jefes de bancada de la Unidad, con el agregado de un diputado suplente salta-talanquera. Se les prometió engañosamente el derecho de palabra. Obviamente, no hubo diálogo.

En medio de la conmoción por el asesinato de Mónica Spear, se llamó a Miraflores a gobernadores y alcaldes para abordar el tema de la violencia delictiva. Henrique Capriles, que había pedido acuerdos nacionales sobre eso, acudió a la cita. La reunión demoró. Por televisión se transmitieron solamente las palabras de Arreaza y Maduro, cuyas referencias al motivo del encuentro estuvieron salpicadas de discurso político y propaganda, el resto fue a puerta cerrada. El país no supo qué dijeron los gobernadores y alcaldes unitarios. Eso tampoco fue diálogo.

Y DE ESTO, ¿CUÁNDO SE HABLA?

El salario mínimo aumentó 10% mientras la inflación es de 52.6%. En una década, el alza en el precio de alimentos acumula 1.068%, en datos del INE. Tras la reconversión monetaria, la inflación ha sido de 398%.

En seis meses el financiamiento del BCV a Pdvsa se duplicó y las exportaciones de petróleo a Estados Unidos, que sí paga, bajan; cae la producción y los planes no se cumplen. Panaderos reportan escasez de harina de trigo. Se acaban inventarios de papel periódico.

Los comercios reducen los horarios porque no tienen mercancía. Meta de Misión Vivienda se cumplió a medias. Clínicas inician el año con escasez de material para cirugías y otros procedimientos. Desde 2006 está expirado el contrato colectivo marco de los trabajadores del Estado y 345 convenciones colectivas se vencieron en el sector público.

Y acerca de la economía ¿Cuándo se dialogará? ¿Se atreverá Maduro a llamar a Fedecámaras, y a los sindicatos y a la oposición para hablar de esto? ¿Podrá?

CAMBIOS EN EL GABINETE

Si el Ministro del Interior ha sido ratificado, y siguen en sus puestos los ministros de la Economía, salvo el de Industria, incluido el poderoso titular de Petróleos, es inevitable deducir que Nicolás Maduro piensa que las áreas de seguridad y paz, economía y petróleo marchan satisfactoriamente.

ESTA SEMANA, EN LOS MEDIOS…

“SE QUEDARON DORMIDOS”

La hija de 5 años de Mónica Spear y Thomas Henry Berry no sabe que asesinaron a sus padres.

En El Nacional, jueves 9.1.2014, p.1 (Nación)