lunes, 21 de abril de 2014

 

Analistas

20 / 11 / 2012
- 02:02:28
La escuela invadida
La escuela invadida
Carlos Genatios / Globovisión
El antecedente: la Ley Orgánica de Educación

El plan de gobierno presentado por el Presidente en su campaña por la reelección, incluyó asuntos de alcance planetario y universal: lograr "el equilibrio del universo y la paz del mundo" y "salvar el planeta". También incluyó:"adecuar los planes de estudio para la inclusión de estrategias de formación de valores cónsonos con la nueva sociedad que estamos labrando".

Los planes de estudio en referencia, deben desarrollar los conceptos de la Ley Orgánica de Educación (LOE, 2009). En su proceso de aprobación, la presidenta de la comisión de educación de la AN declaró: "La sabiduría popular sobrepasa los saberes académicos" (El Nacional, 16/8/09 p. A5).

Para demostrarlo, la LOE incluye en su texto 54 menciones a la palabra social, 8 a "indígena", 5 "afrodescendiente", 5 "caribeño", 5 "militar", 4 "ancestral", y no menciona "ciencia". “Tecnología” es mencionada 2 veces, como “tecnologías de la información” y una de esas veces es para obligar a los medios de comunicación a cumplir esa ley.

Con esos criterios que nos alejan del siglo XXI, se aprobó esa ley, que nace del pasado y procura actuar con el sentido de reivindicar sectores oprimidos de nuestra sociedad, pero lamentablemente, se queda sólo allí, en el resentimiento; en lugar de procurar la integración de una sociedad alrededor de la educación, y de proyectar un visión de trabajo, conocimiento y solidaridad para construir una sociedad justa y libre para todos, pretende reivindicar sectores de la sociedad y poner los “saberes populares” por encima del conocimiento.

Los “saberes populares”, más importantes que el conocimiento

Si bien la LOE reconoce justamente los aportes indígena y “afrodescendiente” a nuestra cultura y defiende la educación multicultural, por otro lado ignora el valor del aporte europeo y de otras regiones del planeta, al mestizaje que conforma nuestra realidad ¿Para qué toda esa declaración racial de principios? La LOE atribuye a los saberes populares y ancestrales, a la artesanía y a los caracteres caribeños, indígenas y afrodescendientes, un especial carácter epistemológico que sugieren un “ser venezolano-bolivariano” (vaya ontología).

Y de cara al futuro, al desarrollo social y económico del país: ¿Cómo pueden esos saberes populares, ancestrales, indígenas, caribeños y afrodescendientes aportar soluciones adecuadas a problemas como el de la vivienda? A nombre del “saber popular” se construyen ranchos insalubres, costosos e inestables, porque están excluidos del conocimiento y del desarrollo económico, y desconocen las normativas técnicas más elementales para que las vidas de los que los ocupan, no sean arrasadas por un terremoto, o por la lluvia. Los conocimientos necesarios se obtienen y se desarrollan en las universidades, en la academia, con estudios que superan 5 años de esfuerzo personal. Al improvisar formaciones más cortas, como las que dan las misiones, no se hace sino despreciar el conocimiento, resaltar la ignorancia, engañar a los estudiantes creándoles falsas expectativas y, en fin de cuentas, poner en peligro la vida de los sectores populares.

Un joven formado en “medicina general integral” se considera médico con 5 años de formación, cuando para serlo se requiere de al menos unos 10 años de duro esfuerzo personal, de estudios de pregrado y postgrado, además de la pasantía rural. Hoy los postgrados de medicina se quedan vacíos, mientras miles de jóvenes, sus padres, y peor aún los pacientes, son engañados con formaciones incompletas.

¿Cómo pueden los saberes populares y ancestrales contribuir a la construcción de las infraestructuras de los puentes y la Faja del Orinoco, a las telecomunicaciones, a negociaciones diplomáticas y comerciales en inglés, francés, persa, chino, o ruso, o a los estudios para superar la pobreza?

Un estudiante formado en la visión de la LOE, despreciaría los desarrollos del conocimiento con los que avanza la humanidad y buscaría respuestas donde no las hay. Eso lo anularía como individuo, frente a la brecha de conocimiento que esa ley incrementa. Eso sería tiempo perdido.

La LOE muestra desprecio a uno de los pilares más importantes de la educación, que es el esfuerzo personal de estudiar, las horas, días, años, décadas, vidas, de trabajo intelectual, con esfuerzo, único camino para lograr el conocimiento.

La LOE es una ley de oscuridad.

Ahora la resolución 058

En esta etapa, luego de las elecciones del 7 de Octubre pasado, aparece la Resolución 58 del Ministerio del Poder Popular para la Educación (16/10/2012). A manera de ilustración, esta resolución incluye, entre sus "considerandos", el siguiente: "(k) El Estado, a través del órgano con competencia en el subsistema de educación básica, ejerce la orientación, dirección estratégica y supervisión del proceso educativo y estimula la participación comunitaria, incorporando tanto los colectivos internos de la escuela, como a diversos sujetos sociales comunitarios, participantes activos de la gestión escolar en las instituciones educativas, en lo atinente a la formación, ejecución y control de gestión escolar bajo el principio de corresponsabilidad". A partir de allí desarrolla un conjunto de comités que deben ocuparse de la gestión educativa.

Esta resolución amenaza el desarrollo de la actividad docente y convierte a la escuela en un lugar de actividad política. Los directores deberán dedicarse a atender ese complejo de comisiones y en especial a los del Consejo Comunal, los que menos tienen que ver con la escuela. Es una resolución que vulnera el ambiente en el cual debe darse el proceso educacional; incorpora a la planificación y toma de decisiones de la gestión escolar, a sujetos sociales comunitarios externos a la comunidad educativa, quienes podrán circular libremente por el espacio educativo.

Según la resolución 058, no es necesario saber de educación, ni haber realizado estudios, para opinar sobre los contenidos y las metodologías que se imparten en la escuela a los niños y jóvenes. Si se aplicara este principio a otras profesiones, cualquier persona, sin conocimiento alguno de medicina, podría operar a un paciente que sufre de cáncer, un niño podría manejar un arma o un vehículo, cualquier ciudadano sin formación militar, podría volar los “sukhoi”, y dar órdenes de invadir países vecinos, y pare usted de contar. Aplicar esa resolución, es demoler el principio fundamental del esfuerzo y del estudio y de la superación personal, que promueve el desarrollo del sujeto, del ciudadano. Es similar a dar validez a las formas empíricas de construcción de ranchos, que son edificados por personas que no tienen ni idea de resistencia de materiales ni de estructuras, quienes construyen inseguros, insalubres y peligrosos ranchos de 7 y 8 pisos. En eso consiste lo manifestado por la presidenta de la comisión de educación de la AN: "La sabiduría popular sobrepasa los saberes académicos"; es un camino a la barbarie.

Asimismo, la resolución 058 vulnera la participación de los directivos, disminuye la importancia de los docentes, abre la escuela de manera innecesaria a amenazas externas, y descarta la educación privada, en la medida en que sólo resalta el carácter gratuito de la enseñanza.

Esta es una resolución mal redactada, desordenada que crea caos en la escuela, complica procesos y los hace inoperantes. Su fin último es el de generar control en las escuelas públicas y privadas. Es una resolución inaceptable que puede afectar severamente a nuestros hijos., que procura incorporar la política en la escuela. ¿Imaginan con cuáles colectivos reconocidos por el gobierno tendrán que entenderse los directores de las escuelas de la urbanización 23 de Enero?

La educación no es un experimento, es el lugar social privilegiado por ser dedicado al diálogo del alma del sujeto (es decir, el niño) con el alma de la sociedad: la cultura, el conocimiento.