viernes, 25 de abril de 2014

 

Internacionales

15 / 02 / 2013
- 12:16:57
La Cruz Roja pretende expandir su ayuda humanitaria a Siria
La Cruz Roja pretende expandir su ayuda humanitaria a Siria
AA / Globovisión/EFE
En horas de la mañana la Cruz Roja informó que este año expandirá su ayuda humanitaria a Siria en función de cómo vayan ganando acceso sobre el terreno y cómo puedan incrementar los cruces entre las regiones controladas por el gobierno y las áreas controladas por la oposición.

"Estoy convencido de que podemos y debemos expandir nuestra presencia en Siria", afirmó en rueda de prensa el jefe de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Pierre Krähenbühl.

Consultado sobre cómo piensan hacerlo, dado que la inseguridad se incrementa y se expande por el país.

"Ahora tenemos un acceso bastante regular, no es perfecto, pero accedemos a muchas áreas. Cuando estamos presentes, la gente nos ve trabajar, ven los resultados, ganan confianza, nosotros reconocimiento, y nos dejan acceder a otras áreas, etc", afirmó.

Krähenbühl explicó que actualmente, los trabajadores del CICR sobre el terreno, unos 80, están cruzando con asiduidad de áreas controladas por el gobierno a las que están en manos de la oposición, algo que no lograban hace poco, lo que ayuda sustancialmente en su trabajo.

Eel presupuesto de este año para Siria se ha duplicado respecto al del año pasado y alcanza casi 52 millones de francos suizos (42 millones de euros).

El jefe de operaciones del CICR no quiso dar una cifra de a cuántas personas cree que podrán ayudar este año y se limitó a decir que esperan que sean muchas más que el millón y medio que recibió asistencia el año pasado.

"La mayoría de los desplazados internos han tenido que huir varias veces, porque conforme los combates se acercan al lugar donde se han refugiado, deben volver a desplazarse", explicó.

Uno de los lugares donde se encuentran muchos de estos desplazados internos es lo que se conoce como Damasco rural, la amplia zona alrededor de la capital siria.

"Damasco es un contraste entre el centro, donde la vida sigue con casi total normalidad, y los alrededores, donde se producen combates diarios".

Asimismo, Krähenbühl se lamentó los ataques a los centros hospitalarios y que no se los respete como lugares neutrales, y citó ejemplos de cómo enfermos hospitalizados son asesinados o raptados en sus propias camas, o cómo se acaba con la vida de médicos y enfermeras acusados de colaboración.