domingo, 20 de abril de 2014

 

Nacionales

22 / 08 / 2010
- 12:16:09
Julio Borges: "El dilema del 26-S es un país de propietarios vs. un país de pisatarios"
/ FL
 El coordinador nacional de Primero Justicia Julio Borges, dijo este domingo que la Ley de Barrios que será debatida en la Asamblea Nacional después del proceso electoral del 26 de septiembre, “le brindará a todos los venezolanos que viven en barriadas consolidadas la oportunidad de ser propietarios de sus tierras”.

Borges, quien es candidato a la Asamblea Nacional por el circuito 4 del estado Miranda, dijo que “el próximo 26 de septiembre los venezolanos tendremos la oportunidad de elegir un nuevo parlamento que logre el equilibrio democrático, que permita cambiar el camino que estamos transitando en el país y que formule de forma muy clara las alternativas que se nos plantean”.

Primero Justicia considera crucial para el progreso de los venezolanos, discutir y aprobar aquellas leyes que permitan garantizar a todos por igual el derecho a ser propietarios a través de nuestro esfuerzo y trabajo.

“El Gobierno de forma muy clara pretende llevarnos por un camino marxista, un camino donde el Gobierno sea dueño de todo y el pueblo dueño de nada. Últimamente ha intentado disimular sus objetivos asegurando que respetará la “pequeña propiedad”, con un tono despectivo hacia uno de los principales anhelos de todos los venezolanos: ser dueño de algo para dejarle a sus hijos luego de años de sacrificio, en especial de su vivienda”, indicó.

Sin embargo, Borges asegura que las señales son claras. En marzo de 2009, el Presidente afirmó de manera enfática que la tierra no era propiedad privada. Un año después, en marzo de 2010, se discutió en la Asamblea Nacional la “Ley Especial para la Regularización y Ordenamiento Integral de la Tenencia de la Tierra de los Asentamientos Urbanos Populares”, llevando así esa amenaza a los barrios.

En ese instrumento legal se describe claramente que “…El proceso de regularización de la tenencia de la tierra en asentamientos urbanos populares se adelantará mediante el otorgamiento de títulos de permanencia o de adjudicación, en propiedad social bien sea de naturaleza familiar, comunal o colectiva”.

“Señores, en esta Ley la propiedad privada no existe y en esos “títulos” posibles de permanencia o de adjudicación, siempre se habla de “poseedor” o de “ocupante”, nunca de “propietario” que es precisamente lo que ansían los venezolanos, ser propietarios de su esfuerzo”, enfatizó.

Al respecto, el dirigente nacional de la tolda amarilla manifestó que Primero Justicia está convencido de que hay un camino radicalmente distinto, un camino mejor para lograr superar la pobreza, objetivo primario de nuestro país.

Cifras oficiales dan cuenta de que actualmente existen casi 9 millones de venezolanos en situación de pobreza, de los cuales 2,5 millones sufren pobreza extrema. “Esos 9 millones de venezolanos necesitan contar con una palanca para el progreso, una palanca para salir adelante y en Primero Justicia estamos convencidos de que una de esas palancas es el derecho a la propiedad”, apuntó.

Se estima que cerca de 14 millones de venezolanos (la mitad de la población), vive en barrios a lo largo y ancho de nuestro país. Para 1998 se estimaba existían en Venezuela un millón de ranchos, en los actuales momentos la cifra alcanza los 2,1 millones, la mayoría en barrios consolidados, pero lamentablemente muchos en invasiones recientes y zonas de riesgo.

“Primero Justicia está proponiendo que esos 14 millones de venezolanos que viven en barrios tengan la oportunidad de ser dueños de sus viviendas. Ese es el corazón de nuestra propuesta de Ley de Barrios, que a las millones de familias que viven en barrios consolidados se les otorgue títulos de propiedad de sus viviendas y de la tierra donde están construidas, no “papeles de ocupantes” como entrega el Gobierno. Y que la titularización esté acompañada de planes de mejoramiento de barrios, tal como los Certificados de Construcción que otorga la Gobernación de Miranda o el acondicionamiento de los servicios básicos en los barrios de Petare”, explicó Borges.

El déficit habitacional actual alcanza las 2 millones de viviendas y cada año se forman entre 150 mil y 200 mil nuevas familias. Sería necesario construir unas 250 mil viviendas por año para que en 25 años pudiéramos solventar esa carencia, pero el Gobierno no llega a edificar siquiera las 30 mil anuales.

“Tenemos más de 2 millones de familias que por no tener título de propiedad de su vivienda no pueden venderla a un precio justo que les permita comprar una vivienda mejor o más grande porque la familia creció. La falta de título de propiedad les impide pedir un préstamo a un banco para mejorar o ampliar su vivienda o para ayudar a los hijos que se casan a comprar una vivienda propia sin tener que vivir arrimados”, acotó.

Con La Ley de Barrios se reconoce el valor de esas viviendas levantadas con esfuerzo en su gran mayoría en terrenos propiedad de los municipios, estados o del gobierno central. “Eso sí es darle verdadero poder al pueblo, eso sí es revolucionario, darle la posibilidad de ser dueños de lo que en justicia les corresponde, el resultado de su esfuerzo, de su trabajo y así poder dejarle algo a sus hijos y nietos para progresar y salir adelante. Justicia es propiedad para todos. Hay un camino mejor, y pasa por garantizar el derecho de todos los venezolanos a ser propietarios”, concluyó.