jueves, 17 de abril de 2014

 

Espectáculos

01 / 08 / 2012
- 10:47:33
José Gregorio Araujo: El formato de La Bomba caducó, deberían reestructurarla
José Gregorio Araujo: El formato de La Bomba caducó, deberían reestructurarla
/
José Gregorio Araujo, el popular "gordo", exconductor del programa La Bomba de Televen confirmó que vuelve al mundo de la televisión de la mano de Germán Pérez Nahim, exgerente general del canal de la bolita roja. Aseguró en una entrevista a la periodista Katiuska Silva para el diario El Nacional, que regresa "más maduro" y con lecciones aprendidas.

Araujo se desempeñará como director de casting de La Tele y será presentador del reestreno de la telenovela Emperatriz, protagonizada por los primeros actores Marina Baura y Raúl Amundaray.

¿Por qué el silencio?
Necesitaba una pausa. La Bomba fue un programa muy fuerte, con un corte editorial muy duro. No puedo decir, como otros compañeros, que todo era libreto. Si bien seguíamos una pauta, había mucho de mí cuando salía en vivo y por eso necesitaba descansar. Obviamente, ni la empresa ni yo tuvimos la madurez para llegar a un acuerdo, pero no quedé con las puertas cerradas. En agosto me llamaron, de parte de Omar Gerardo Camero, para que regresara al programa, pero yo estaba en Margarita, en mi pausa.

¿Por qué habla de inmadurez?
Porque yo preferí irme antes que negociar quedarme. Hoy en día tengo más madurez y puedo decir si necesito un año sabático o dos meses de vacaciones para drenar.

¿Le hizo falta la televisión?

No soy de estar delante de las cámaras. Mi pasión es estar detrás, porque me gusta cuidar la estética y la imagen.

Me encanta lanzar una promoción y magnificar las cosas. Desde que trabajé con Arquímedes Rivero aprendí a hacer casting y a eso me dedico, así que cuando me maquillan sudo por las luces, no porque me produzca adrenalina estar en pantalla.

¿Vio La Bomba durante su retiro?
Poco. Me encantan El Guaro y Osman Aray, pero siento que ese formato caducó. Entrevistar a alguien de manera complaciente ya no se usa. Así como Candela Ferro se retiró y como lo hizo la señora Cristina Saralegui, así mismo creo ocurrirá con La Bomba. En todo caso deberían reestructurarla. A las tortillas hay que darles la vuelta.

¿Hasta qué punto lo que se vio de usted fue un personaje?
El programa tenía mucho de nosotros. Nunca estuvo en libretos, por ejemplo, que Kerly Ruiz se metiera con la hija de Mariángel Ruiz. A veces hacíamos lo que nos salía, aunque también teníamos una pauta.

En efecto, la maracucha era la buena. Kerly al principio dijo que quería ser la buena, pero después aceptó ser la villana; yo era el crítico, quien tenía el conocimiento para ser duro o bueno; y doña Griselda era la compinche.

¿Considera que se les pasó la mano?
Sí, porque no tuvimos la madurez para manejar un éxito que llegó muy rápido.

Cuando el gerente general nos decía que lográbamos 97% de share en todo el Zulia, no supimos ser humildes, más medidos. Siento que fue inmadurez. Esos números nos hicieron perder la cabeza.

¿Cree que en la televisión nacional no cabe la crítica?
En este tiempo no. Cuando estuve en La Bomba la gente lo pedía, pero ahora no, porque estamos en una época electoral. El público quiere relax. En este momento necesitamos prudencia y tranquilidad. Pero quizá el año que viene volveremos a tener otro formato.

¿Volverá a ser desenfadado?
Estoy claro con que me lo van a pedir y yo lo voy a asumir, pero desde otra óptica. Ya no sería tan directo con las críticas que haría a los ejecutivos de los canales, aunque no me arrepiento de nada (...) Lo que no haría es prestarme a la cizaña contra un compañero. Haría la crítica puntual, pero no una permanentemente contra alguien. Hay cosas jocosas, pero que quizá no fueron necesarias, como el sobrenombre de Mariángel Gris.

#LoMásRT

#EnImágenes Este miércoles amaneció nevando en Mérida 

Adamari López renuncia a ser madre por culpa de Luis Fonsi 

Un niño caminó solo por una autopista durante 11 días 

Rubén Limardo: Ya tengo la medalla para Venezuela pero no me rindo

#EnImágenes Rubén Limardo: Es el momento para ganar una medalla olímpica