jueves, 17 de abril de 2014

 

Espectáculos

16 / 02 / 2013
- 11:25:24
Isabel Allende: "En Chile no se perdona que vendas libros"
Isabel Allende:
JO/Globovisión/EFE /
Hace más de 30 años Isabel Allende (1942) escribió su obra más emblemática, "La Casa de los Espíritus", su primera incursión literaria, que se convirtió en un éxito rotundo a poco de publicarse.

Desde entonces, ha escrito una veintena de obras y se convirtió en la escritora de habla hispana que más libros ha vendido.

"En este país (Chile) no se perdona que tú vendas libros. Eso significa que no eres escritora, no estás en la literatura. Estás en otra cosa si acaso vendes libros, eso no se perdona", afirmó la autora en una entrevista concedida a Efe en Santiago.

Su pretensión, explica, no es "ser incluida en un club exclusivo de literatos", sino "llegar al público" y que "la gente lea".

"Que los niños lean, que no le tengan miedo a un texto, a un libro. Ahora, si lo que van a leer es algo que los entretiene a morir como 'Harry Potter', ¡Bienvenido sea 'Harry Potter'! ¿Por qué les vamos a dar 'Moby Dick' si lo que quieren leer es 'Harry Potter'? Empecemos por allí", manifestó.

"¿Quién es quién para decir lo que es literatura de alto vuelo? ¿Unos cuantos críticos que no han escrito en su vida?", se pregunta la ganadora del Premio Nacional de Literatura de Chile en 2010.

En su carrera literaria, Isabel Allende ha abarcado multitud de géneros, como el biográfico, la novela juvenil y el policíaco, su última incursión.

"Es un género que no me interesaba, mayormente porque no leo mucha novela policiaca, pero he visto a mi marido durante seis años escribiendo novelas policiacas y es entretenido plantar las claves e imaginar un argumento que lleva al lector hasta su última página. Era un desafío", asegura a Efe.

En un principio, Allende iba a escribir el libro junto a su marido, William C.Gordon, pero a los pocos minutos se dieron cuenta de que sus métodos de trabajo eran bien diferentes.

"Willie tiene una capacidad de trabajar de once minutos y yo trabajo once horas seguidas, investigo a fondo, me meto completamente, se me acaba la vida cuando empiezo a escribir. Willie no, él escribe en cualquier parte, a toda hora, se le ocurren ideas, las anota, escribe a mano", dice entre risas.

"Pero yo no tenía ningún otro tema y entonces empecé a escribir una novela policiaca que al principio la imaginé bastante simple, pero se fue enredando. Hay tantas capas de conflicto y de situaciones que traté de contárselo a mi mamá y no pude porque era demasiado complicado", agrega.

"Ripper" (Destripador), que es como se llama el libro que sale próximamente a la venta en Chile y que ya se puede adquirir en España, parte de un juego de rol del mismo nombre.

Un abuelo y cinco niños 'nerds' repartidos por el mundo "empiezan a resolver una serie de crímenes que suceden en San Francisco jugando el juego", cuenta la escritora.

"Se adelantan siempre un paso a la Policía porque ésta tiene que seguir un cierto protocolo para todo, y los niños tienen imaginación y son libres de crear lo que les dé la gana", añade la autora de "De Amor y Sombra".

Arrepentida de haber comenzado a escribir novelas policiacas "tan tarde", Allende señala que no descubre el sentido de sus obras hasta que las termina y que, para ella, "Ripper" es "como un juego".

"Es muy lúdico porque lo escribí en sentido de humor y un poco en broma, a pesar de que los crímenes son horrorosos y la trama es real. Pero es como reirse del género", sostiene.

Allende, que acaba de publicar "Amor", una antología de relatos románticos y escenas eróticas recogidos en sus libros anteriores, cree que no volverá a escribir "unas memorias" de "una tribu".

"No tengo derecho a apoderarme de las vidas de otras personas. Puedo ficcionalizar lo que quiera porque eso es mío, pero si estoy hablando de la vida de otra persona con nombre y apellidos, me he apoderado de algo que no es mío. El problema con una memoria es que ese momento queda fijo para siempre, como una fotografía", apunta.

Aunque para ella "el placer de contar es maravilloso", las dudas todavía rondan en su mente cuando comienza un nuevo libro y persisten hasta que lo termina.

"Cuando empieza a rodar ya me siento más segura de que lo puedo contar. Eso no significa que me sienta segura de que lo que he escogido contar sea apropiado o valga la pena (...). Siempre me planteo eso. ¿Vamos a estar matando árboles para publicar esta cosa? ¿Sirve para algo?", se cuestiona.

Sobre las nuevas tecnologías como el libro electrónico o el audiolibro, Isabel Allende considera que deben "popularizarse" y lo van a hacer porque "hay toda una generación joven que le tiene miedo a una página, pero lee en pantalla".

"Va a llegar un momento en que la mayor parte de los libros se van a publicar de forma digital, y los libros en papel van a ser obras raras, de coleccionista y de biblioteca", augura.

Según Allende, las historias que le interesan son las de aquellas personas "que se levantan del barro y de la sangre, y salen adelante a ayudar" a otros.

"Mujeres que han sido violadas, que les han matado a los hijos, que les ha pasado de todo. (...) Eso es lo que hay que contar, lo que quiero contar. A mí no me interesa el tipo que la mató y violó a sus hijos", concluye.