jueves, 24 de abril de 2014

 

Analistas

04 / 07 / 2012
- 08:08:11
Intentan cerrar para tapar
Intentan cerrar para tapar
Nitu Pérez Osuna / Globovisión
Mientras el gobierno de Chávez arremetía contra el único canal de Venezuela que transmite 24 horas de información, Globovisión, con una orden de “embargo ejecutivo” que pasará a los anales de la historia interplanetaria como un adefesio jurídico sin precedentes, en paralelo nos enterábamos del avance del hampa en el país.

La cónsul de Guatemala había sido víctima de un intento de secuestro en la urbanización Bello Monte, a manos de 4 individuos que fuertemente armados, la habían interceptado y bajado de su vehículo con placas diplomáticas. Ella opuso resistencia y milagrosamente no pasó a engrosar la –cada vez mas grande- lista de muertes violentas semanales en nuestro país.

Solo en el mes de Junio, 437 cadáveres ingresaron a la morgue de Bello Monte, según cifras extraoficiales ¿Cuántos mas entraron a otras morgues ubicadas en el resto del país?

La violencia y la impunidad son tan grandes, que este domingo leíamos con estupor la siguiente información: “Tropezó a un perro y el dueño lo mató a tiros. El dueño del perro, cuyo nombre nadie sabe, amenazó a Ronald. "Me tocaste al perro, te voy a matar". Luego se fue a su casa y regresó en una moto, iba de parrillero. Alcanzó a Ronald y le disparó directo a la mejilla derecha, después huyó. Ronald murió en el sitio. No dio tiempo de llevarlo hasta algún centro asistencial”.

La nota aparecida en este diario agregaba además: “El viernes Ronald había cobrado su semana de trabajo y había recibido el dinero de un "San" en el que se había inscrito. Llevaba por todo seis mil bolívares en un bolso. Cuando los efectivos del CICPC llegaron –dijo su madrasta- nos entregaron todas las pertenencias, menos el bolso. Esa cartera la metieron en la furgoneta al lado del cuerpo y no volvió a aparecer. Exigimos que se nos devuelva esa plata".

Hasta tropezar con un perro en Venezuela, nos puede costar la vida. La impunidad y la corrupción están tan extendidas que la policía se ha hecho cómplice del delito.

Pero volviendo al inicio de esta columna, de otros hechos lamentables y comprometedores nos enterábamos mientras el gobierno de Chávez multaba a Globovisión por informar: La ministra de Defensa de Paraguay, María Liz García, denunciaba que el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, intentó "sublevar" a las Fuerzas Armadas de Paraguay cuando estuvo en el país una semana atrás para seguir el juicio político contra el entonces presidente Fernando Lugo.

La supuesta arenga de Maduro no tuvo asidero. García afirmó que "las Fuerzas Armadas actuaron constitucionalmente y ajustados a las leyes, manteniéndose firmes en responder a la autoridad legal y legítimamente constituida".

Ahora bien, la supuesta actitud del canciller es típica del imperio chavista. Este régimen hace exactamente lo que critica. Exige respeto a nuestra soberanía, pero intenta intervenir en asuntos internos de otros países. Critica el bloqueo económico a Cuba, pero bloquea el envío de petróleo a Paraguay.

Así es esta revolución. Hacedor de trampas jurídicas para perseguir a la disidencia y acallar la información y opinión. Mentiroso en lo que dice defender. Ciego ante el actuar de la delincuencia. Indolente ante el dolor de los venezolanos. Esto no se aguanta más.