domingo, 20 de abril de 2014

 

Nacionales

11 / 11 / 2007
- 08:47:25
Habló Marisabel Rodríguez, ex esposa del presidente Chávez
/ JDG

Marisabel Rodríguez, la ex Primera Dama, rompió el silencio. Abrió la puerta de su casa a Globovisión y ofreció sus impresiones sobre los temas más polémicos de la Venezuela actual. Marisabel se refirió a la propuesta de reforma constitucional, las declaraciones del general Raúl Isaías Baduel, la actuación del general Lucas Rincón el 11 de abril de 2002 y los casos de corrupción de la Quinta República.

Mostró qué hace en estos momentos, dijo también a qué se dedica y permitió conocer, a través de Globovisión, cómo es un día en la vida de la ex Primera Dama, Marisabel Rodríguez.

 

TRANSCRIPCIÓN DE LA ENTREVISTA

 

PRIMERA PARTE

 

Mucho se ha dicho de Marisabel Rodríguez, una mujer de rostro suave que durante la primera campaña electoral en 1998 sirvió para proyectar al jefe de Estado como un hombre familiar, hogareño. Durante cinco años desempeñó su rol de Primera Dama al servicio de la revolución bolivariana, asumiendo incluso responsabilidades más allá, como ser parte de la Asamblea Constituyente que en 1999 elaboró una nueva Constitución. Hoy, apartada del Poder Ejecutivo, tras su divorcio del Presidente de la República, vive como cualquier otro venezolano una vida llena de momentos simples, pero que para ella son más satisfactorios. Marisabel Rodríguez nos dejó entrar a su casa, a su vida.

 

Gladys Rodríguez: Muchísimas gracias, Marisabel, por habernos abierto las puertas de tu casa. ¿Siempre has vivido aquí?

Marisabel Rodríguez: Sí, siempre entre comillas. Después de haber asumido rol público, nos mudamos a esta casa, pero primeramente viví en un sector muy querido y muy recordado para mí que se llama Pataraca, y donde guardo muy lindos recuerdos de mis vecinos, mis amigos, mis amigas, familia, y también viví en un sector muy céntrico de Baquisimeto, que está en la carrera 21 con la Vargas, un típico sector céntrico de ciudad.

 

GR: Esta casa, ¿tu refugio, Marisabel?

MR: No, esta casa es un medio para desenvolverme con mi familia, cerca de la cotidianidad de los trabajos y de los colegios de los niños, pero mi refugio está más  bien cerca de la naturaleza, en un pequeño recinto que descubrí hace muchos años, en un sector bastante interesante hacia el noreste de la ciudad. Se llama La Rinconada, y en donde he ido haciendo poco a poco, piedra a piedra, el refugio de Marisabel y de su familia.

 

Ella  tiene dos casas. Ambas se llaman Betania. Una de ellas, esta casa pequeña, donde hicimos la entrevista en una urbanización clase media. Aquí pasa parte de su tiempo, como nos cuenta, con su familia. Pero los momentos más placenteros, los más tranquilos dice pasarlos en su otra Betania, una granja en la colina, de dos hectáreas y media, donde una virgen milagrosa enorme nos recibe. Un virgen que, según dice, la acompañó también en la Casona.

 

GR: ¿Marisabel y su familia han recuperado la normalidad después de haber salido de Miraflores?

MR: También entre comillas, porque, bueno, la normalidad yo creo que siempre la he tenido. Aunque estaba en Caracas, en la Casona, yo nunca estuve en Miraflores.

 

GR: ¿Por qué?

MR: Bueno, porque desde un principio sentí como un rechazo de ambas partes. Miraflores, como edificación, no era mi sitio preferido. De hecho, creo que son contadas las veces que yo pisé el palacio.

 

GR: ¿Qué te producía Miraflores como para que no fuese tu sitio preferido cuando es tan histórico?

MR: Bueno, históricamente, como venezolana, como ciudadana, quise conocerlo, hice un recorrido, pero te cuento que no lo conocí completo siquiera. Pero como persona, creo que había mucha energía concentrada; energías extrañas, encontradas, raras, se siente como pesadez, envidia, se siente como algo que no es totalmente sincero. De verdad no me gusta estar en un sitio así.

 

GR: ¿Es ése el entorno del Presidente?

MR: Bueno, en parte, yo creo que ha sido el entorno de muchos presidentes, o de todos los que han pasado por ahí.

 

GR: Sí, en general, me refiero a todos los presidentes. ¿Ése es el entorno, eso que percibiste tú en Miraflores?

MR: Sí, porque yo pienso que el poder es algo que si no se administra con mucha sabiduría, con mucha humildad, con mucha sapiencia, el poder te puede envilecer o te puede transformar. El poder puede transformar a las personas. Yo he concluído eso.

 

GR: ¿A ti te transformó?

MR: No, porque no tuve poder, o no amasé poder. Quizás utilicé un poco de poder cuando necesitaba ayudar, gestionar, pero si lo usas como un fin, de que solamente quieres poder por poder, eso te puede transformar.

 

GR: ¿Qué rol tenía Marisabel durante el tiempo que ejerció el cargo de Primera Dama? ¿Qué crees tú que transmitiste durante ese tiempo?

MR: Traté de transmitir, no sé si lo logré a cabalidad, pero yo traté de transmitir la imagen de la mujer compañera, de lo que hacemos todas las esposas, lo que es nuestro papel como esposas en ese momento, y obviamente no se te prepara para asumir un cargo de Primera Dama, no se estudia para eso, ni aunque seas abogada, ni aunque seas médica. No se estudia para eso, pero bueno, yo pienso que afortunadamente me tocó vivir, Gladys, cosas que yo decía: ¿por qué estoy viviendo esto como Primera Dama?, ¿por qué me toca ser miembro de una Asamblea Nacional Constituyente como Primera Dama?, ¿por qué me toca liderizar una campaña para el referéndum de la Asamblea Nacional Constituyente? En ese momento yo no lo entendía. Pasó el trabajo, pasó mi misión y la asumí con toda la  altura que pude asumirla.

 

Asumió su rol de constituyentista, y como otros, plasmó ideas en la Constitución del 99, que podrían ser cambiadas. La defiende a capa y espada por considerarla una de las mejores del mundo.

 

MR: Ésta que tenemos nosotros actualmente es la Constitución ideal. Muchísimos ciudadanos, de muchísimos países del mundo desearían tener una Constitución como la nuestra. Quizás la inseguridad, el desabastecimiento, esta inseguridad jurídica, la inseguridad personal de la gente, la que aleja a los inversionistas, esto no proviene de una Constitución que sea mala. Esto proviene precisamente de unos mecanismos legales que derivaron de la Constitución, que no fueron ejecutados o desglosados a tiempo, o quizás sí tenemos unos mecanismos reglamentarios, no se cumplen, no se hacen cumplir, tenemos un Poder Judicial sumamente ineficiente, tenemos un Poder Legislativo totalmente subordinado al Poder Ejecutivo.

 

GR: ¿El Judicial no está subordinado según tu punto de vista?

MR: Yo pienso que tiene algunos matices, pero no del todo. No en un cien por ciento.

 

GR: ¿Y el Electoral?

MR: Sí, obviamente, y lo digo con responsabilidad, porque si no, no se justifica que un presidente de un Consejo Nacional Electoral, luego pueda ser Vicepresiodente, eso es lógico. Hasta en ese tipo de detalles hay que ser conservador.

 

GR: ¿Ocurre de la misma manera con el Poder Moral, entonces?

MR: Pudiera ser. Yo en este momento, por ejemplo, te puedo decir que revisando el discurso del doctor Isaías Rodríguez en el acto de clausura de la Asamblea Nacional Constituyente en el 2000, 30 de enero, en Ciudad Bolívar, te pudiera decir que él hablaba de que la Constituyente era un proceso necesario que se derivaba de un país en decadencia. Entonces, alguien que me explique si luego de 9 años no podíamos haber sacado un poco al país de la decadencia que nombraba ahí, para que ahora me digan que es necesario hacer una reforma. Yo pienso que hacer una reforma, solicitar que se creen nuevos ministerios, nuevas instituciones, nuevos organismos, mover lo que está quieto, cambiar lo que está de alguna manera constituido, es una manera de excusar la ineficiencia de no haber obtenido logros positivos en una gestión.

 

GR: En la próxima parte vamos a seguir hablando sobre ese tema y sobre otros que han quedado abiertos de la primera conversación que tuvimos. Va a ser en unos minutos.

 

SEGUNDA PARTE

 

GR: Continuamos conversando con la ex primera dama, la señora Marisabel Rodríguez, y quedó pendiente un tema importantísimo: el proyecto de reforma constitucional. Ya lo que queda es menos de un mes para aprobarlo o rechazarlo. Marisabel Rodríguez, hoy, ¿lo rechaza o lo aprueba?

MR: Rechazo el contenido de esta propuesta. Rechazo la manera como se está  sugiriendo la reforma porque además considero que es una manera írrita de hacer esta convocatoria. Te explico: quedó asentada una jurisprudencia en diciembre o en enero del 99, en la cual comenzó a surgir un debate cuando comenzó el planteamiento del presidente en aquel entonces del llamado a constituyente. Los parlamentarios de entonces hicieron, algunos, algunas consideraciones  en contra del llamado a una Constituyente, y entonces, ellos comenzaron a querer asomar la posibilidad más bien de una enmienda o de una reforma, y en ese momento quedó sentado que era  imposible hacer el trabajo por vía de enmienda o de reforma, ya que se estaría cambiando el espíritu original de la Constitución. Entonces, esa jurisprudencia en este momento queda perfecta, como anillo al dedo, porque en este momento el llamado que están haciendo es a cambiar de nuevo el espíritu de la Constitución, radicalmente. ¿Por qué? Porque allí dentro están dándole carácter supraconstitucional a una figura que no existía, por ejemplo, se habla que de acuerdo a la nueva geometría del poder es necesario  que el Estado ahora sea un Estado socialista. Eso no puede ser, porque tú no puedes darle carácter supraconstitucional a una geometría del poder que se está derivando del discurso político. Tú no puedes colocar que el Estado debe ser ahora un Estado socialista porque aparte de eso, nos cercenaría muchísimas oportunidades en la gama democrática al momento de elegir en el futuro.

 

GR: Además le pregunto: ¿ese socialismo que se está planteando en la Constitución es el mismo socialismo del que ustedes han estado hablando desde que crearon el movimiento revolucionario?

MR: Es que de socialismo se ha venido hablando de un tiempo para acá. Realmente hay principios socialistas que comulgamos con ellos, que estamos seguros pueden conllevar a cualquier administración a generar un estado de bienestar, de garantías, un estado de equidad, de equilibrio entre las partes de una nación. Pero, ¿qué sucede? Tú en este momento no estás planteando ese estado de equilibrio. Estás colocando en una balanza todo el peso hacia un poder presidencialista, y eso en este caso, sería uno de los gravísimos errores que está contemplándose en esta reforma, que desequilibra totalmente los poderes. Por lo menos en la Constitución del 99, consideramos 5 poderes, los cuales enuncian que debe estar por ejemplo, el Ejecutivo supeditado al Moral, el Ejecutivo supeditado al Electoral, y que debe trabajar conjuntamente y equilibradamente con el Poder Legislativo. Ahora, estás haciendo una concentración absoluta de poder, y eso, aparte, cuando estás restando la posibilidad al soberano de elegir sus representantes a través del sufragio como dicen otros de los artículos, entonces estás despedazando una Constitución que realmente es producto de una discusión válida y además legítima, porque recuerden muy claro que esas discusiones fueron al pueblo. Nosotros hicimos una cantidad de recorridos de los grupos constituyentistas por todo el país.

 

GR: Eso es lo que dice ahora la Aamblea que hizo con esta propuesta de reforma constitucional.

MR: No, no, mentira. Cuando hay un parlamentarismo de calle y tú no dejas participar a un grupo de la sociedad, lo excluyes, lo sometes, lo expones al escarnio, o en todo caso lo amenazas, como me vas a decir que estás haciendo una discusión. Es absolutamente falso. Es probable que la gente, ese pueblo, según su buena fe, que crea que le están haciendo un favor, asista a un parlamentarismo de calle, pero total están viendo un solo lado de la moneda. A ellos no les están diciendo realmente las cosas que van a perder. La Constitución ideal es aquella que te puede garantizar los derechos fundamentales del ser humano. Recordemos que la Revolución Francesa, cuando hizo la primera Constitución francesa, ¿qué declaran allí? Un panfleto que era anónimo. Era la Declaración de los Derechos Humanos, y lo declaran como Constitución. O sea, ¿cuál es la mejor Constitución del mundo o cuál es la ideal para cualquier país? Aquella que primeramente garantice los derechos fundamentales del ser humano, y segundo, que establezca un equilibrio entre los poderes. ¿Qué sucede acá? Imagínate tú, Gladys, mi persona, que pudo salvar su vida porque en un momento de garantías suspendidas pude salir públicamente a través de los  medios de comunicación a hacer un llamado para que salvaran la vida de mi, para entonces, esposo, y salvar mi propia vida. Y veo que en este momento, con las garantías suspendidas, el debido proceso suspendido y la información restringida, ¿qué hubiese pasado con nosotros?, ¿qué hubiese pasado con el Presidente en ese momento? Pues yo pienso que por allí habría que comenzar a revisar el error y lo equivocados que están realmente en una Constitución en la que  los derechos no se negocian, no se pueden transformar. Además, yo creo que está llamada equivocadamente una reforma. Esto es una transformación de la Constitución porque está transformando, como te dije al principio, el espíritu original y originario de la Constitución.

 

GR: ¿Es un error o es un proyecto político?

MR: Es un proyecto muy personal porque tú no necesitas para combatir la corrupción, para combatir la inseguridad, para combatir el desabastecimiento, para combatir el desempleo, para combatir la improductividad del campo, para combatir la improductividad del sector agrícola o industrial, para combatir todas esa cosas que nos están aquejando, tú no necesitas cambiar una Constitución. Tú simplemente necesitas crear los mecanismos de eficacia en tu gestión, necesitas devolverle a la gente la capacidad adquisitiva, necesitas devolverle a la gente la confianza en su sistema judicial, en su sistema legislativo. ¿Nosotros hicimos un Poder Moral para qué? Si es que se creó un Poder Moral y una retórica de que el Poder Moral era el que iba a encargarse de ser justiciero, de exigirles a los funcionarios públicos que tenían que tener  probidad, honestidad, entonces explícame tú ahora como tú estás proponiendo que haya por ejemplo dos administraciones públicas: una, a la que llamas burocrática, que se encargaría de lo rutinario, los gastos de alcaldía, como dijéramos en una casa: agua, luz, teléfono y gas. Se va a encargar del manejo de los recursos rutinarios de alcaldías, gobernaciones, etc., y esa va estar sometida a control, pero va a haber otra administración pública, que se pretende crear nueva, escúchenlo muy bien, es una administración pública al servicio de los funcionarios para que puedan ejercer un trabajo con los consejos comunales, con los bancos comunales, y no va a estar sometida a ningún tipo de control. ¿Tú sabes cuánta cantidad de corrupción se ha demostrado y se ha comprobado? Casos de corrupción de los más simples, como los de las cooperativas.

 

GR: De eso vamos  a hablar al regreso porque nuevamente me tengo que ir a comerciales, y en breve tocaremos ese punto, el de la corrupción. Tocaremos también el tema de a quién favorece o a qué favorece este proyecto de reforma constitucional, y si al final de cuentas, para Marisabel Rodríguez, esto es socialismo o comunismo.

 

TERCERA PARTE

 

GR: Marisabel, es mucho lo que tenemos que conversar y poco el tiempo que tenemos. Varios puntos importantes: dejamos pendiente hablar por ejemplo sobre la corrupción. Destacabas eso como una debilidad de este Gobierno. Ha sido una debilidad de todos los gobiernos. ¿Este es peor?

MR: Lo preocupante en este caso es que quizás, el manejo de los recursos por parte de los bancos comunales, o de los consejos comunales. Yo pienso que es hermoso, es realmente un logro que el pueblo se empodere, pero es que el poder  no significa solamente cuando tú manejas el recurso. Realmente, yo creo que la administración  debe ir por otro lado. Ahora la ejecución de las políticas sociales para la comunidad o de la políticas de construcción, de vialidad, de desarrollo, pueden estar en manos de la comunidad, mas no creo que es sano que el manejo de los recursos se haga directamente sin control, porque eso puede generar un monstruo, que después no va a poder ponerle ningún tipo de contención.

 

GR: ¿Hoy es un monstruo?

MR: Ya creo que es un monstruo. Tenemos casos como el CAAEZ, como las tomateras en Portuguesa, otro caso como otra empresa de maíz.

 

GR: ¿De los que conocemos, no?

MR: Claro, de los que conocemos.

 

GR: Pero pregunto, hay personas cercanas al Presidente que dicen que se están llenando con este Gobierno. ¿Eso no lo ve el Presidente?

MR: Bueno, realmente, yo no puedo ni quiero en este momento entrar en eso. Es el único tema que no te tocaría.

 

GR: ¿Por qué?

MR: Porque yo pienso que el que tenga ojos que vea. Tú has venido a mi casa, has vivido un día normal de Marisabel. Tú misma me has dicho: ¿ésta es tu casa? Es una casa normal. Marisabel no lleva la vida que se supone podría llevar una ex primera dama. No tengo casa en Weston, no tengo casa en Panamá, no tengo casa en República Dominicana. Tengo casa en Valparaíso y tengo una pequeña granja en Chirgua.

 

GR: ¿Valparaíso por qué?

MR: Valparaíso, acá.

 

GR: ah, yo pensé que era Valparaíso, Chile

MR: No, allí pueden tener otras personas, no precisamente yo. Acá, en esta urbanización, y es una urbanización común. Cualquiera puede tener acceso a esta urbanización.

 

GR: ¿A quién favorece o a qué favorece este proyecto, ante la insistencia que tiene el Presidente de la República, pues pareciera, para algunos, que es importante para el país; para otros, que es muy perjudicial. ¿Cómo lo interpretas?

MR: Definitivamente que a quien favorece directamente es al Presidente porque  existe una clara y evidente concentración de poder a través de esta reforma del articulado.

 

GR: ¿Qué pierde el pueblo?

MR: El pueblo pierde autonomía, el pueblo pierde garantías, el pueblo pierde libertades, el pueblo pierde participación protagónica.

 

GR: Marisabel, con todo lo que has dicho te pueden tildar dentro de las filas del oficialismo de traidora. Les ha pasado ya a varios que han manifestado su punto de vista, que han debatido sobre ese proyecto de reforma, y han considerado que la manera como se está planteando es inconveniente para el país, e incluso inconstitucional.

MR: Quiero que sepan que lo último que yo trataría de traicionar sería primero mi conciencia, segundo mi pueblo, porque si yo no hago lo que estoy haciendo sería una traidora de mi pueblo, porque a toda esa gente que quizá esté en este momento observando, viendo este programa, yo quiero decirle que ojalá no esté hablando a la oposición solamente. Yo quiero hablarles a los chavistas, a mis ex compañeros de trabajo, a mis ex compañeros de proyecto y a mis ex compañeros de sueño, porque hay muchos que están igual que yo, y hay otros que están aterrados, simplemente paralizados por el miedo porque no quieren decirle al Presidente: “Sr. Presidente, por ahí no va la cosa”, o “Sr. Presidente, no estamos de acuerdo”, porque saben que él públicamente los va a tildar como traidores. Yo hago, realmente, un reconocimiento público a la actitud tan valiente, tan gallarda del señor general en jefe, Raúl Isaías Baduel.

 

GR: Algunos consideran que es una manipulación, una estrategia de Gobierno.

MR: No, porque eso es un rumor que a lo mejor el mismo Gobierno echa a andar para desprestigiarlo y para desmoralizarlo, pero aquí toda la Fuerza Armada Nacional sabe el ascendente moral del señor Raúl Isaías Baduel. ¿Por qué? Porque es un señor al que no se la demostrado ningún negociado, ningún tipo de peculado, ningún tipo de malversación, y si no que me corrija el propio Gobierno por qué no lo denunció en su momento, porque él sale de las Fuerzas Armadas con honor, con pudor, con decoro. Es una persona que no sale señalado. Si lo señalan ahora, ahí empiezan a caerse caretas.

 

GR: Él defiende al Presidente Hugo Chávez en el 2002 y hace carrera hacia el poder.

MR: Y yo también.

 

GR: Por qué? ¿Qué defendían ustedes en ese momento?

MR: Es obvio que defendía a mi esposo, al padre de mi hija, como mujer. Como ciudadana, defendía la majestuosidad presidencial y me oponía al golpe que se estaba gestando porque como yo había hablado con él, sabía que él me dijo que no había renunciado. Ahora, digo yo en este momento, ¿por qué no le dice traidor al general Lucas que dijo en un momento que él había renunciado?, ¿por qué nunca ha dicho en las cámaras que el general Lucas Rincón es un traidor? Yo no lo estoy diciendo, realmente, pero yo en este momento emplazo al señor Presidente a que diga por qué no le dijo al general Lucas que era un traidor y está en este momento ocupando un cargo de gobierno, por qué el comandante Arias Cárdenas no es para él un traidor si en un momento  hasta lo adversó políticamente e hizo un proyecto paralelo y por qué en este momento ocupa un cargo importante público, y no es que yo esté en desacuerdo. Respete las disidencias o respete las diferencias, porque en el respeto de tu diferencia y la mía se basa la convivencia, la tolerancia. Sin tolerancia no va a haber convivencia, y la convivencia y justicia es lo que lleva a la paz.

 

GR: Tenemos que ir un momento a comerciales y en unos minutos regresamos  con la última parte de este programa especial con Marisabel Rodríguez

 

CUARTA PARTE

 

GR: Última parte de esta entrevista especial con Marisabel Rodríguez, ex primera dama de la República. Marisabel, sólo 3 minutos. En 3 minutos tenemos que hablar de muchas cosas, y una de las que te quiero preguntar es votar o no votar, participar o no. Hay quienes consideran que se deben abstener porque el Poder Electoral no les da confianza. ¿Qué piensas?

MR: No, abstenerse sería entregar esta  oportunidad, así como en un momento se entregó la Asamblea Nacional y ya no hay vuelta atrás. Nos quedamos sin representación en cierta forma. Yo considero que hay que asumir una conciencia cívica muy importante, salir a votar. No voy a decir por qué tienen que votar, pero realmente yo considero que no se e debe dar cabida ni paso a esta reforma tal como está planteada ni a ninguna. Realmente la Constitución es una Cnstitución ejemplarizante, es una Constitución ideal, y por allí no es que  se van a resolver los problemas del país con ninguna reforma.

 

GR: ¿Tienes amigos dentro del Gobierno?

MR: Sí, tengo gente que realmente admiro, quiero, aprecio muchísimo y que espero que en algún momento despierten y reaccionen, y comiencen a ser un poco más autónomos.

 

GR: ¿De eso te liberaste cuando te divorciaste?

MR: Sí.

 

GR: ¿Volverías a ser Primera Dama?

MR: No creo que esté planteado que a mi esposo le guste participar en una contienda electoral.

 

Se confiesa una amante de los animales. Su casa y su granja están llenos de ellos. Cría perros. Sus preferidos son los mucuchíes, y de las cabras saca leche, dulce y queso para la venta; queso que puso en la mesa  a la hora del almuerzo, que como un gesto de hospitalidad nos ofreció.

De salida de  la granja, se paró a saludar a sus abuelos, el grupo de ancianos que desde hace años se reúne en esta casa por iniciativa de ella cuando aún estaba al frente de la Fundación del Niño. Y aunque casarse por tercera vez, con Sandro García, le costó su salida del cargo y el retiro de los escoltas, mantiene el contacto con lo que llama su pueblo, a quien considera que está por encima de cualquier proyecto político.