miércoles, 23 de abril de 2014

 

Analistas

19 / 10 / 2012
- 11:52:51
Guaicaipuro Lameda en entrevista con Carla Angola: "El principal problema que confronta Pdvsa, es falta de seriedad"
Guaicaipuro Lameda en entrevista con Carla Angola:
Carla Angola / Globovisión
Continúa nuestro diálogo con el General Guaicaipuro Lameda. Por cierto, él no participó en las intentonas golpistas del 1992. Habló por primera vez de política con Hugo Chávez en enero de 1999. En una larga conversación en ese año, el actual presidente le informó sobre su proyecto político y le pidió que lo acompañara en el gobierno. Hugo Chávez le aseguró que la cárcel había sido un episodio de reflexión y maduración para entender el ejercicio de la política. Guaicaipuro Lameda dice que le creyó y que por esa razón aceptó su invitación. Pero más tarde entendió que el proyecto era otro. Asegura que el actual primer mandatario pronunciaba palabras bonitas para atraer gente mientras ganaba tiempo y espacios y así avanzar, disimulando sus verdaderos propósitos.

"Sólo la repetición constante puede lograr finalmente que una idea quede grabada en la memoria de las masas... La gran masa del pueblo... puede caer más fácilmente víctima de una gran mentira que de una pequeña"

Adolf Hitler (Líder del partido Nazi)

Segunda parte de la entrevista

Carla Angola: En nuestra conversación anterior me habló sobre el Grupo Garibaldi. Quedé curiosa con relación a algunos detalles de la investigación que hizo al respecto. ¿Qué arrojó su averiguación?

Guaicaipuro Lameda: Que era un grupo comunista conformado por profesores universitarios que estaban rodeando a Chávez en un proceso de acumulación de poder, para imponer su ideología de ultra-izquierda, mientras Chávez hablaba del Polo patriótico como mecanismo para la conciliación de todas las fuerzas políticas.

Carla Angola: ¿Por qué dice que hay agenda oculta?

Guaicaipuro Lameda: Porque lo que Chávez llama "el Comité Táctico Nacional" y "el mapa de situación" es un secreto bien guardado. Yo quien fui Jefe de la OCEPRE y presidente de PDVSA, jamás tuve acceso al supuesto mapa y nunca supe quiénes eran los integrantes en esas reuniones que se concertaban casi que a hurtadillas en Miraflores.

Carla Angola: ¿Por qué dice que es comunismo puro?

Guaicaipuro Lameda: Porque tanto Jorge Giordani como sus colegas, toman los planteamientos comunistas como si fueran creencias religiosas. Hay que aceptarlas con fe.

Carla Angola: El presidente Chávez le dijo que hay cosas que no son como usted las vio. ¿Qué cosas vio?

Guaicaipuro Lameda: Como ya te mencioné, veía a un grupo que se quería imponer sobre Chávez. Luego del 2002 mi di cuenta que Chávez tenía razón, yo veía las cosas de manera equivocada. Esa es realmente la agenda del propio Chávez, pero él no se hacía parte de eso  adrede. Estaba ganando tiempo para evolucionar progresivamente. Los hechos de abril de 2002 le abrieron la puerta para decirlo abiertamente.

Carla Angola: Me dice que en el 2000 vio que faltaban 750 millardos en el presupuesto nacional y que Giordani pidió que aparecieran como inversión eléctrica. ¿Supo a dónde fueron realmente a parar esos recursos?

Guaicaipuro Lameda: Lo que pasó fue que en el presupuesto los ingresos eran inferiores a los gastos. Había que reducir los gastos o aumentar los ingresos. Giordani, en gabinete económico, decidió que se aumentaran los ingresos. Se cubrirían con la privatización del sector eléctrico. Así se aprobó el presupuesto en el Congresillo Constituyente que presidía Miquelena. Cuando se ejecutó el presupuesto, no hubo ni siquiera la más mínima mención de una intención de privatización del sector eléctrico. El ingreso jamás se produjo y se dio lo que se conoce como: déficit fiscal. En pocas palabras, hubo asuntos presupuestados que jamás se pagaron.

Carla Angola: Usted mismo insiste en que el 11 de abril era absurdo ser el líder de una rebelión meritocrática cuando, más bien, había sido designado a dedo por el presidente. ¿En qué momento comienza a incomodarle ser parte de esta manera de hacer política?

Guaicaipuro Lameda: Mi primera situación incómoda fue cuando me encargué de la negociación del contrato colectivo con el magisterio. Fue a comienzos del año 1999. Recuerdo que pedían un aumento de 65% y no había plata para honrar ese compromiso. Le pedí al presidente Chávez que como Jefe de la Oficina de Presupuesto me permitiera hacer la negociación. La mayoría de los dirigentes gremiales eran de oposición al gobierno de Chávez. Al final de la negociación firmamos una minuta con el compromiso de un aumento de 15% y todos quedaron satisfechos. Le entregué la minuta a Héctor Navarro que era ministro de Educación y copia a Isaías Rodríguez que era el vicepresidente. Para mi sorpresa, Chávez apareció anunciando su decisión de aumentarles el 65% porque ese era un compromiso electoral suyo. Así que, la República, adquirió un compromiso que no tenía como pagar. Se terminó haciendo lo mismo que se hacía en el pasado.

La segunda fue el 30 de mayo de 2000. Recuerdo la fecha porque al día siguiente lo publicaron en la primera página del cuerpo de economía de “El Universal”. Chávez me convocó a una reunión en el Palacio de Miraflores y cuando entré a su despacho estaban con él: Giordani y José Rojas, ministros de Planificación y de Finanzas respectivamente. Chávez me dijo: “Tú estás aquí para que escuches, tomar nota e instrumentar lo que se te va a decir. No estás aquí para dar opinión”. Con esa indicación tomé las notas debidas y, cuando terminé, le pedí a Chávez que me permitiera hacer un comentario, pues me respondió: "Que sea un comentario y no una opinión". Rápidamente le dije: “Presidente, con esto que se va a hacer usted acaba de decretar una megadevaluación”. Chávez se puso muy molesto y me dijo: “Mira, en mi gobierno jamás se decretará una devaluación. Para la revolución eso es mala palabra. Nuestro gobierno no será tan irresponsable como el de la Cuarta República que se financiaba devaluando para hacer ricos a los ricos y para empobrecer a la gente. Retírate”. Me retiré después de decirle: “Presidente, la devaluación no será una decisión suya pero será la consecuencia no deseada de una decisión consciente que usted está tomando”.



Como cosa curiosa, yo le entregué la Presidencia de PDVSA a Gastón Parra Luzardo el 13 de febrero de 2002 a eso de las 10:00 am y horas más tarde Chávez anunciaba una devaluación que se había resistido a decretar durante varios meses, que trató de aguantar con endeudamiento y gastando los ahorros depositados por la república en el Fondo de Inversión para la Estabilización Macroeconómica (FIEM). Acumuló una deuda de 2.000 millones de dólares por concepto de draw back del IVA con PDVSA, entre otras, pero al fin de cuentas tuvo que aceptar lo inexorable de las leyes económicas y financieras. Terminó igual que lo que criticaba: devaluando para financiar el gasto del gobierno, haciendo rico a los ricos y empobreciendo a la gente.

Nota de la periodista: Aquí les dejo la carta de renuncia del General Lameda a PDVSA. Fíjense con más atención en la segunda parte de la misiva.

Carla Angola: Su participación en los acontecimientos de abril de 2001-2002 le ha costado una vigilancia y acoso permanente. Entiendo que el último mal rato lo vivió a principios de este año. ¿Con qué argumento lo detuvieron?

Guaicaipuro Lameda: Gracias a Dios, a la gente que se amontonó a la salida del aeropuerto, a las redes sociales y a una posición firme de mi parte, no lograron detenerme. Nunca me dieron una razón, más allá de que supuestamente existía una orden de captura en mi contra. Yo les pedí que me la mostraran para acompañarlos y me dijeron que la orden era telefónica. Te digo: "Gracias a Dios", porque en ese instante vi a un funcionario del CICPC y le pregunté: “¿Qué se hace cuando hay un delito en flagrancia? Y él sin vacilación me contestó: "Se detiene a quien comete el delito". Esa respuesta me permitió decirle: "Bueno, Usted debería tomar acciones en este caso y hacer que detengan a esas tres personas que dicen ser funcionarios y me quieren apresar sin que exista una orden judicial. Ese es un delito que se llama privación ilegítima de la libertad". El funcionario del CICPC fue a chequear el sistema que tienen allí en el aeropuerto y vino con una hoja de registros para decirle a los tres funcionarios: “El señor Lameda no tienen ninguna orden de captura en el sistema. ¿Ustedes la tienen?

De allí en adelante se volteó la tortilla y los funcionarios se fueron con el rabo entre las piernas.

Carla Angola: Desde aquellos días de abril, al venezolano le quedó el mal de la inmediatez. El ¡Chávez vete ya! Aprendió a pelear sólo a través de las urnas sí, pero en cada proceso electoral cree que el hombre se va. Que es el "¡Ahora o nunca!". ¿Por qué se ha convertido en una batalla épica la salida de Hugo Chávez? ¿No se supone que así es la democracia? Que los Presidente llegan, se van ¿Y punto?

Guaicaipuro Lameda: Como te dije, este es un proyecto que aspira un cambio en la forma de pensar del venezolano. Es hacer que los venezolanos nos "convirtamos" a la que ellos creen que es la ideología correcta.

Están convencidos que eso sólo será posible mediante la continuidad prolongada en el ejercicio del gobierno y el control de todos los poderes públicos.

Para ello, la estrategia de confrontación entre dos sectores: uno que desaparece en el tiempo por razón natural de vida y muerte y otro que crecerá desde la infancia por adoctrinamiento en el seno familiar y la escuela. Fíjate que aún cuando, durante los 14 años de revolución, la matrícula privada ha crecido más rápido que la matrícula pública, los planteles públicos representan cerca de 80% del universo escolar en educación básica. Allí se adoctrina y la relación es de 80-20 a favor de la revolución.

En una democracia real, el presidente ha debido retirarse en respeto al principio de alternabilidad, pero si revisamos los valores fundamentales de la democracia, encontraremos que Chávez se burla de ellos de manera sistemática. Lo peor del caso es que hay quienes lo felicitan porque “ganó” las elecciones. A mí me parece una hipocresía que molesta al elector de oposición que se siente frustrado.

Carla Angola: Si de usted hubiera dependido convencer al pueblo de votar por una opción distinta a Chávez, de darse y darle la oportunidad a otro. ¿Qué hubiera hecho? ¿Qué hubiera dicho?

Guaicaipuro Lameda: Carla, creo que no se trata de decir sino de hacer. Es necesario hacer una oposición de acción y resultado. Es un planteamiento que tiene poco eco en la política venezolana. Entiendo que en democracia se requiere el respeto de la diversidad, eso es un principio fundamental. Pero también debemos entender que es necesario conciliar esa diversidad con la unidad de propósito.

Mientras la unidad se mantenga a nivel de discurso como apoyo a una coalición electoral, la estrategia será poco efectiva frente a la que ejecuta el gobierno. Este planteamiento lo vengo haciendo desde hace un tiempo en el seno de reuniones, organizaciones y foros donde participan representantes de diversos partidos políticos. Creo que no lo he sabido explicar o no lo he presentado en el sitio adecuado. Lo cierto es que no ha tenido eco. Fíjate que cosas elementales como el urbanismo que es una responsabilidad municipal ha sido usurpada por el Ejecutivo Nacional. Se está creando un caos urbano que no resiste ningún análisis de impacto ambiental y, todo ocurre, en municipios donde tanto los alcaldes como los gobernadores y, por supuesto, los electores son mayoritariamente de oposición. Lo triste es que allí no se le ha ofrecido a la gente un modelo distinto que sea alternativa y que la gente pueda verlo en acción. Hacerlo es posible. Sin embargo, se ha impuesto la inmediatez que promete para hoy una vivienda que es “mejor que el rancho”; el futuro lo remendamos más adelante. Eso ha sido una constante en Venezuela. ¿Recuerdas el plan de consolidación de barrios? Era la respuesta para remendar un barrio que nació al margen del urbanismo y con el esfuerzo propio de gente que no recibía la atención adecuada a sus necesidades. Con eso también se hizo demagogia. Eso lo conoce y lo recuerda el pueblo. Ahora le dan una vivienda y como dicen "bien equipada".

Visto el resultado, creo que ese fue un factor determinante que apuntaló la capacidad de movilización del 1 x 10 que estructuró el gobierno.

Tenemos que estar claros que no es poca cosa que después de 14 años de “mal gobierno” con todos los errores y calamidades que han ocurrido, todavía se mantenga con una posición de apoyo popular incuestionable.

No precisemos cifras, hablemos de conceptos. Sería de esperar que un gobierno malo como el que tenemos tuviese un apoyo inferior a 25% de los electores. Pasada la votación del 7 de octubre se le ha reconocido 55% de apoyo. Su estrategia les funciona. ¿Qué hay que hacer para neutralizarlo y vencerlo? Eso requiere análisis, preparación y coherencia en el tiempo. Hay que marcar diferencias claras sin buscar parecerse al otro. Si Chávez es capaz de conquistar la voluntad de la gente con arengas absurdas: “Conmigo, descalzos, desnudos y pasando hambre”, creo que la estrategia de oposición debe concebirse en términos de entregarle al pobre resultados que quisiera ver y que la revolución es incapaz de producir. Quedó demostrado que eso no lo puede hacer un sólo hombre y menos, en tres meses. Hay que retar y desafiar a la revolución desde la acción.

Nota de la periodista: Por eso es imperativo ganar espacios en las elecciones regionales de diciembre y demostrar con hechos un país próspero, distinto al de Chávez.

Continúa el General: Imagínate a las gobernaciones y alcaldías construyendo el modelo alternativo de urbanismo, educación y salud.

Carla Angola: ¿Lo sorprendieron los resultados del domingo?

Guaicaipuro Lameda: Honestamente, sí. Fue dramático el cambió en el ambiente entre las 2:00 pm y las 5:00 de la tarde.

Creo que el abusivo mercadeo político, el manejo del Registro Electoral y el abuso en el uso, aplicación de recursos del Estado y ser consecuentes con su estrategia, los hizo ganadores. Recomiendo revisar las llamadas “36 estrategias chinas” recopiladas en el libro de Gao Yuan que, por cierto, están reseñadas de manera resumida en la página web del ministerio de la defensa.

Leyendo este resumen, encontrarás muchas respuestas por la similitud con lo que ocurre en la confrontación política venezolana. Hay gente ingenua que cree que sólo se trata de hacer una campaña electoral y contar las papeletas en las cajas. Ese es sólo el final de una jornada. Yo creí que estábamos mejor preparados, pero me equivoqué y me sorprendió.

Carla Angola: Tenemos una sospecha del estado de la principal industria del país (Pdvsa): derrames, explosiones, baja producción, donaciones a otras naciones. Pero nadie ha podido auditarla en 14 años. ¿En qué estado cree que la encontraría? ¿Qué es lo que más le preocupa?

Guaicaipuro Lameda: Cada país tiene sus realidades. Irán en la década de los 70 tuvo una producción promedio superior a los 5 millones de barriles diarios. A raíz de la revolución islámica en 1979 su producción cayó al nivel más bajo en 1981: 1 millón 300 mil barriles diarios. Para la primera década de 2000, su producción promedio llegó a 4 millones de barriles diarios. Es decir, Irán en 30 años no ha recuperado los valores de producción que tenía previo a su revolución del ‘79. Me parece que eso no es incapacidad, puede haber más bien, una necesidad para no hacerlo.

Rusia, al contrario, llegó a producir su nivel mínimo en los años 80 con unos 6 millones de barriles diarios, situación que se mantuvo hasta 1999. Allí la voluntad política expresada por Vladimir Putin inició una carrera por el incremento de la producción que hoy día supera los 10 millones de barriles diarios. Es decir, una decisión política en Rusia permitió que durante la última década su producción creciera en mucho más de lo que es hoy la producción total de Venezuela.

En nuestro caso, para 1998 llegamos a tener un potencial de producción de 4 millones de barriles diarios con una producción efectiva de 3,5 millones de barriles diarios. Hoy en día es difícil precisar cifras operacionales creíbles. Si lees el informe que presenta Rafael Ramírez sobre el resultado de gestión 2011, publicado en la página web de Pdvsa, ni siquiera a partir del momento en que dice: “Hablemos de producción”, aparece alguna cifra sobre la producción promedio de 2011. Sólo hay lamentos y quejas del pasado, más alabanzas y glorias para la revolución. Toda una burda manipulación de comentarios y cifras. Según dice Ramírez, la meta de producción para 2.014 es de 4 millones de barriles, pero cuando vas a la sección de PDVSA en cifras, te encuentras con que la meta de producción para 2.012 es de 5,8 millones de barriles diarios. Es decir, está planificado un incremento súbito de la producción hasta casi 6 millones de barriles, para que luego, en dos años, caiga a 4 millones de barriles. Esas son las cifras que cualquier persona puede constatar.

La cifra de producción formalmente registrada aparece en el informe financiero donde dice: “la producción total promedio para el año 2011 fue de 2.991 MBD a nivel Nacional”.

Así, el principal problema que confronta Pdvsa, es falta de seriedad y formalidad en cuanto a la presentación de información confiable. Ese despelote de datos deja espacio para cualquier cosa turbia. Por cierto, cada dólar de diferencia en el precio del petróleo deja más de mil millones de dólares en un año.

Carla Angola: ¿A qué se dedica General?

Guaicaipuro Lameda: Sólo he hecho algunas asesorías desde una posición de muy bajo perfil. Para el año próximo, ya veré.

Carla Angola: ¿Se arrepiente de algo General?

Guaicaipuro Lameda: No soy persona que se arrepiente. Trato de aprender de los errores que cometo y asumo las responsabilidades y consecuencias de lo que hago o dejo de hacer. Tampoco me gusta transferir responsabilidades o culpas, como tampoco acepto que se me endosen responsabilidades o culpas que no sean mías. Cada quien que asuma su barranco.

Carla Angola: General, Cuando publiqué ayer en mi Instagram su foto anunciando mi columna de hoy, uno de mis seguidores escribió: ¡Ese es un ladrón más como todos! Tiene una casota en Santa Fe. ¿Qué le respondería a eso?

Guaicaipuro Lameda: Incurrir en hechos como el que se menciona sería traicionar la memoria de mis padres. Si no fuera por lo que ellos me inculcaron desde aquella casita con techo de zinc y piso de cemento en Barquisimeto, probablemente yo todavía sería el presidente de PDVSA.

Esa fue la oferta que me hizo Chávez. Probablemente hubiese cambiado mi casa en Santa Fe por una mansión en La lagunita, seguramente más grande que esa a la que le dejó el pelero Leopoldo Castillo Bozo (Uno de los directivos de la empresa intervenida por el Gobierno, Seguros BanValor ), quizás yo fuera parte de la boliburguesía chavista. Sin embargo, preferí retirarme de la revolución porque la siento inmoral.

Desde pequeño, mis padres me enseñaron el valor del trabajo. Recuerdo tres frases que siempre tengo presentes: Somos pobres pero honestos, lo que tenemos nos lo ganamos con el sudor de la frente y todo trabajo honesto es digno, no importa lo que sea.

Carla, me tomaste en un día sensible para mí. Ayer se cumplió un año del fallecimiento de mi mamá. Ella sufrió mucho los últimos 10 años por la persecución que yo he padecido. Le recordaba la angustia que vivió mi padre durante la época de Pérez Jiménez. A mi papá lo ponían preso a cada rato. Fue dueño y editor de un periódico, fue militar, trabajó en Creole y hoy en día un Liceo Bolivariano, lleva su nombre; se lo han querido cambiar, pero ese pueblo no se deja.

Aquí el General y su mamá develan el busto de su padre, en la escuela bolivariana que lleva su nombre. Año 2010.

Yo compré mi casa en octubre de 1998. Todavía Chávez no era presidente electo. Las elecciones fueron en diciembre. Era una casa vieja con muchos problemas de mantenimiento. Logré negociar y comprarla por mucho menos de lo que costaba. La pagué con unos ahorros que tenía, con la totalidad de mi asignación de antigüedad en las FAN (Yo pensaba retirarme de las FAN, ya que en el gobierno de Caldera no había logrado el ascenso a General y veía poco probable que ocurriera en el gobierno de Chávez) y con un crédito hipotecario cuyo monto fue "especial" para mi grado de coronel, el cual, me concedieron así, como un premio de consolación por no haberme ascendido a General. Mi esposa lloró cuando compré la casa porque decía que era muy precaria y se inundaba cuando llovía. Era lo que yo podía comprar, con la esperanza de mejorarla una vez que me retirara de la FAN.

Mi situación cambió, Chávez me llamó a trabajar con él y hasta me nombró presidente de Pdvsa. Todo lo que me gané, lo invertí en arreglar la casa. No tiene lujos. Te invito a que la conozcas.

Fui presidente de Pdvsa y hoy día recibo una pensión equivalente a 99% de lo que cobra un General en Actividad.

Nota de la periodista: El General incluso me adjuntó en el correo, su última planilla de pago, para que yo viera la prima que cobra por 27 años de servicio. Me impresionó lo transparente y abierto que fue. A lo largo de toda nuestra conversación no se negó a responder ninguna de mis interrogantes y sin pedírselo envió documentación privada para que cualquiera pudiera saber detalles de sus ingresos. Cosa que, por supuesto ni revisé ni publicaré en este artículo, pero que me dejó gratamente sorprendida.

Continúa el General: Tuve una finca en El Sombrero, estado Guárico, la cual compré en sociedad con 3 personas y 70% lo financió el Banco Canarias (Por cierto, antes que lo quebrara la participación de unos chavista en ese negocio) y terminé vendiéndola porque ya era peligroso. Quisieron vincularme con lo de la finca Daktari. La allanaron y estaban cocinando un montaje para involucrarme con el narcotráfico. Luego tuve un contrato con Cantv - Movilnet que era muy bueno. Me lo gané en una libre y dura competencia con más de 20 participantes (Mi  negocio asociado al de Movilnet, en 15 meses, creció más de 300%, mientras que movilnet en ese sector, creció 80%). Sin embargo, el gobierno compró Cantv y mediante carta emitida por Jaqueline Farías me rescindieron el contrato "de manera unilateral" y me enviaron un mensaje: ¡Si quiere demande! Después de eso, he hecho trabajos independientes y de eso he vivido.

Decía el moralista Séneca que si las leyes no lo prohíben, puede prohibirlo la honestidad. Esta entrevista no pretendía reivindicar la imagen de Guaicaipuro Lameda ni mucho menos. La intención era revelar esa atroz estrategia del presidente de hablar en nombre de los pobres, cuando en realidad busca hundirlos para mantenerse él a flote. Pero me di cuenta que a veces generalizamos y creemos que todos quienes estuvieron cerca de esta política contaminada, se infectaron, se contagiaron. ¿Qué piensan ustedes ?