viernes, 18 de abril de 2014

 

Analistas

06 / 07 / 2012
- 09:34:14
Gracias Globovisión
Gracias Globovisión
Ramón Guillermo Aveledo / Globovisión
No lo escribo como colaborador de esta página. Lo digo como ciudadano de este país. Gracias Globovisión. Gracias por defender nuestro derecho a saber lo que pasa y a hacer saber lo que nos pasa. La libertad de expresión y el derecho a la información tienen en el canal, del más modesto trabajador hasta los directivos, comunicadores, técnicos, equipos de dirección y producción, su escudo y su espada. Y al decir eso, quiero expresar que esa defensa no se limita a los medios en sí mismos, sino al pueblo que lo necesita.

Las últimas decisiones del poder dan vergüenza, mientras la firme y serena actitud de ustedes, y la solidaridad del pueblo, mueven al orgullo venezolano.

Arranque de campaña

El 1 de julio arrancó formalmente la campaña electoral. El actual Presidente y candidato a la reelección ha estado siempre en campaña, incluso cuando se informa (o desinforma) acerca de su salud. Y Capriles está en campaña desde que se presentó como precandidato en las Primarias de la Unidad Nacional. Pero el 1 de julio es la fecha legal oficial, lo que implica que la actuación de los aspirantes y sus comandos debe regirse por las normas del CNE, y éste debe cumplir y hacer cumplir la ley, imparcial y oportunamente, a pesar del corazoncito. El 2, Armando Briquet, jefe de campaña de Capriles tuvo que presentar una detallada relación de los abusos cometidos por la campaña reeleccionista en el primer día. El 3, los señores Rodríguez y Cabello respondieron con insultos y descalificaciones. Al CNE corresponde actuar poniendo las cosas en su sitio. En entrevista televisada, Capriles expresó su disposición a suscribir con su contendor un acuerdo de respeto a la Constitución y a la ley, a las garantías de igualdad en las campañas, a desarrollar una campaña limpia y a que quien pierda reconozca el resultado del veredicto popular.

Lo que hicieron los dos candidatos el 1 de julio es suficientemente representativo de cómo sería su gobierno.

El aspirante a la reelección paseó en Carroza por la autopista regional del Centro, a cuyas orillas se movilizó una multitud uniformada de rojo. En Maracay dio un discurso de ratificación de su promesa de llevar la pobreza a cero.

El candidato de la Unidad viajó a Kumarakapay en Bolívar, más allá de la Gran Sabana, y con el Roraima como fondo se comprometió con los venezolanos de todos los rincones de la Patria. De allí se fue a la Guajira, y ante los pescadores wayúu del barrio de palafitos de Belén en El Moján, frente al Lago a reiterar el compromiso.

El actual Presidente ofreció cancelar la deuda que tiene con las prestaciones sociales. Capriles anunció que irá donde el más olvidado, el más excluido.

El candidato a la reelección dijo que “Si a la burguesía se le ocurre cantar fraude y tratar de desestabilizar (…) los vamos a planchar”. Capriles dejó claro su parecer: “No es el Presidente el que decide quien es venezolano, son los venezolanos los que deciden quien es el Presidente.”

Ventajismo

Es línea del gobierno ufanarse en su respeto del árbitro electoral y exigir a la Unidad y su candidato que reconozca el resultado de las elecciones que se harán el 7 de octubre. Para que sus palabras tengan fuerza, podría comenzar por respetar al árbitro, cumpliendo la ley y las normas de campaña.

Se usa los edificios públicos como gigantescas vallas de campaña. Se usan los diez minutos diarios de publicidad gratuita y obligatoria de la ley resorte como propaganda electoral. Son variantes del mismo motivo, un corazón tricolor, los logos de la propaganda del gobierno y de la propaganda electoral del candidato. Se abusa de las cadenas como mecanismo de difusión de mensajes de campaña electoral. Solo en el primer día de campaña, en VTV, el canal que pagamos todos los venezolanos con nuestros impuestos, se expuso por alrededor de cuatrocientos minutos la actividad del candidato a la reelección y apenas once minutos las de Capriles. Las inserciones de identificación se refirieron a Chávez como “el candidato de la Patria” según su slogan, pero nunca a Capriles como el candidato del Progreso. Paraguay, Mercosur…

La salida del Presidente paraguayo Lugo, por decisión del Senado con todos sus votos menos cuatro, meses antes de finalizar su mandato, ha generado reacciones diversas. A la comunidad internacional, sobre todo en América Latina, el procedimiento sumarísimo no le gustó. Unasur decidió actuar rápidamente y sancionar a Paraguay. La OEA tomó la ruta de analizar el caso con más cautela, porque tan constitucional es el mandato del Presidente como el de los Senadores.

La cosa, tal parece, es más complicada de lo que se apreció a primera vista.

El nombre de nuestro país anda metido en el embrollo. En seguida de suspenderse a Paraguay de Mercosur, se admitió a Venezuela en ese tratado. Lo cual ha visto con reservas Uruguay, país que si bien es partidario del ingreso venezolano, no está conforme con el modo. Después aparece el canciller Maduro hablando con militares paraguayos para que no acepten la decisión del Senado.

En cuanto al ingreso a Mercosur, con la presente situación de la agricultura y la industria venezolanas, hay que analizar sinceramente si conviene o no, si estamos en condiciones o no de dar ese paso. Pero de eso no ha hablado el gobierno con nadie, como tampoco dialogó para sacarnos de la Comunidad Andina.

Porque este gobierno negocia con los pranes de las prisiones, e incluso enorgullecerse de ello, pero es incapaz de sentarse con los empresarios, los trabajadores organizados, las universidades o la oposición, y por cierto, también se enorgullece de eso. Esta semana, en los medios…

“INDEPENDENCIA ES QUE PODAMOS CAMINAR SEGUROS POR LAS CALLES” Henrique Capriles Radonski en Guasdualito, el 5 de julio, En El Nacional, primera plana, 6.7.12