sábado, 19 de abril de 2014

 

Reporte Gerencial

27 / 04 / 2007
- 09:19:45
Fiat en Venezuela: una de 50 años historia movida por la pasión
/ MGC

El placer de trabajar bien, la pasión por innovar, por superar las expectativas  y gratificar a los clientes son  la  constante en la historia de los 50 años de Fiat en Venezuela, donde escribe y desarrolla esos conceptos, gracias a su sintonía con lo que acontece en la sociedad y en el mercado.

 

En esa trayectoria, el  venezolano percibe la evolución constante de los automóviles Fiat, la seducción de sus formas, la comodidad y elegancia de sus interiores, el cuidado de sus detalles y valoriza los resultados del  trabajo de las gestiones de venta y postventa del personal de la marca en el país. Productos y gente que funcionan “Movidos por la pasión ”, obteniendo la exitosa consolidación de la firma en el mercado venezolano, donde actualmente, registra el  mayor y más veloz  crecimiento de la industria automotriz.                                       

 

Ese comportamiento le permite a la marca exhibir  posición privilegiada en el mercado  nacional, así como  una amplia gama de productos exitosos, para festejar  su aniversario de operaciones formales en Venezuela, aunque desde los años 20 del siglo pasado, ya rodaban vehículos con el logotipo FIAT por las calles del país.

 

La historia moderna que empieza en los años 50

 

Fiat inicia sus operaciones  en Venezuela en la segunda mitad de la década de los años 50 con la importación de automóviles de pasajeros, así como de vehículos comerciales pesados, y su distribución y comercialización en el país, a través de un  grupo empresarial privado, que abre actividades con el lanzamiento del modelo  1100, heredero de la mítica “Balilla”, que marca los inicios en el país del gusto por los carros compactos dotados de motores eficientes y bajo consumo de combustible.

 

En la década de  los años 60  introduce sus modelos 124, diseñado por Pininfarina, Posteriormente lanza el 125 y seguidamente el 2.300, dando inicio a la producción y comercialización de   sedanes compactos que se destacan por su economía de gestión, su diseño italiano y su  estilo europeo de avanzada , características  que también están presentes  en los modelos 128 y  127, primer Fiat con tracción delantera. Estos modelos sustituyen a los carros diseñados durante la Segunda Guerra Mundial y llegan a Venezuela en la década de los 70, precedidos  de un gran éxito en los mercados europeos.

 

En los 70 comienza la expansión internacional de  Fiat, que incrementa sus fortalezas con la adquisición de  las marcas Lancia, Autobianchi y Abarth.      

 

En 1975 Fiat Auto S.p.a. , casa matriz de la marca,  negocia la adquisición de la empresa registrada como  Fabrica Industrial Automóviles Venezuela, C.A., que opera bajo licencia de la marca, para el  ensamblaje y comercialización de automóviles, vehículos de pasajeros, así como  comerciales livianos y  pasa a llamarse Fiat Automóviles Venezuela, C.A.

 

En su primer año de gestión, la nueva empresa,  coloca en el mercado 6.812 unidades de  su gama de productos, integrada por sus modelos 124 y  131 que bautiza con el nombre de Mirafiori en homenaje a la planta de Torino, Italia, sede de la Casa Matriz . El Mirafiori  estaba dotado de un motor 1.6,. Posteriormente lanza el  exitoso Supermirafiori ,tope de gama del modelo, así como al 132 en sus versiones 1.8 y 2.0,. En ésta década además introduce el Brava 2.0 en una edición limitada y al Fiorino, comercial liviano de gran demanda hasta la actualidad.

 

Con el   147 CL Spazio, Fiat   inicia su contribución  en el cambio de mentalidad del consumidor venezolano, hacia la utilización del carro compacto de dos volúmenes y tres puertas, moderno concepto de ingeniería automotriz que luego produjo al Tucán y  al Ritmo, los cuales exhiben atractivas líneas inéditas.

 

Acompañado del slogan “Pequeño por fuera, grande por dentro” en 1987 Fiat   rompe paradigmas  en el mercado nacional al lanzar el famoso Uno, carro símbolo de la renovación de Fiat Auto S.p.a., que merece capítulo aparte por su innovador diseño que considera el coeficiente de penetración al viento en la concepción de su línea.

 

El Fiat Uno  marca un hito en la historia contemporánea del automóvil, al posicionar el concepto de  monovolúmen compacto, diseñado especialmente para el consumidor de espíritu joven,  que  se siente identificado con éste automóvil,  único en la historia del mercado nacional, donde cumple  20 años de constante evolución, que celebra con otra nueva versión, que  próximamente estará a la disposición del consumidor.

 

  También en la década de los 80 la empresa lanza el Premio y el Regata, quien viene a sustituir al 131 y  cuya última versión es “Las tres caras del 2000”, en alusión a su cilindrada y sus novedosos colores rojo, blanco y verde,   los cuales captan las preferencias de consumidores mas exigentes en términos de prestigio , diseño y clase europea.

 

Mientras eso ocurre en Venezuela, en Italia Fiat Auto compra  la marca del  “Cuore Sportivo”, Alfa Romeo, la cual se integra al holding del grupo que crece  con la adquisición de Ferrari y Maserati  en los años 90.

 

 En  la última década del siglo XX en Venezuela,  la empresa inicia su participación en el segmento de los automóviles de gama media alta, con el lanzamiento del Tempra, un sedan de mayores dimensiones con personalidad propia  que entra en el mercado como “La Machina”. En la segunda mitad de los 90 Fiat renueva completamente su línea de productos con la introducción del proyecto 178,   conocido como el “World Car the Fiat”, novedoso concepto de ingeniería automotriz, diseñado por Giorgetto Giugiaro y  construido sobre una plataforma común del que nacen el  Palio ,el Siena  y el Palio Weekend, dirigidos a  los segmentos B y C donde registran un gran éxito , en razón de que son  productos diseñados y construidos especialmente para atender tanto las características geográficas y climáticas de los países de América Latina, así como para responder a los gustos, preferencias y exigencias del consumidor de éstas latitudes, que se vuelca en forma masiva a comprar los citados modelos, desde su lanzamiento hasta el presente. Posteriormente, la marca lanza  el  Fiat Coupe en el nicho de los deportivos.

 

Al finalizar el siglo XX Fiat aprovecha las ventajas que plantea su concepción de  las actividades industriales y comerciales, en función de sus grandes instalaciones fabriles en diferentes áreas geográficas y su decisión de  crear productos adaptados a las diversas características regionales donde están ubicadas  en  beneficio  del consumidor de sus productos.

 

 En correspondencia con esa filosofía empresarial de avanzada, Fiat Auto centra tanto el diseño en el Centro de Stilo Fiat ,como la  producción de sus productos para el consumidor latinoamericano, en sus instalaciones  ubicadas en Betin, Brasil y firma con la Comercializadora Todeschini C.A., un convenio de representación  de su marca Fiat   en Venezuela.

 

La Comercializadora inicia sus actividades con el lanzamiento  del  Marea, en ese momento tope de gama de la marca, en sus versiones sedan y wekeend   y cierra su primer año de gestión con una venta que supera las estimaciones  previstas. En su segundo año de actividades introduce la segunda generación de la familia Palio y en los años sucesivos ,  la empresa   supera exitosamente los altibajos del mercado, manteniendo a la marca en sitial importante en el ranking automotriz, situación que  refuerza en el 2006 y en  lo que va del  presente año.

 

De hecho, el publico venezolano disfruta de las grandes ventajas comparativas que les ofrece la marca Fiat , a través de su red de 40 concesionarios, que pone a su disposición,  además del Uno S , las nuevas familias Palio y Siena y sus versiones en su tercera generación,   así como el Fiat Stilo, el Fiat Idea , los innovadores productos de la linea Adventure: Palio Adventure e Idea Adventure  y la línea de sus reconocidos comerciales livianos  conformada por el Fiorino y  Strada Pick-up, así como el   Ducato en sus modalidades furgón y pasajeros. a la vez que  se prepara para ampliar aún mas su oferta al consumidor venezolano. 

 

A lo largo de su historia en Venezuela, Fiat adopta el camino de  ofrecer al consumidor innovación tecnológica y un elevado nivel de contenidos en sus automóviles, a los que pinta con colores expresivos que subrayan el diseño y la novedad de sus líneas. El resultado es la aplicación en el Palio, el Stilo y el Idea de vivaces colores tropicales, sin restarle importancia a los colores clásicos con los que viste a los Siena de rojos, grises, verdes o azules, o las tinturas de la naturaleza que cubren a los modelos de la línea Adventure.

 

Durante estos 50 años,  Fiat  se posiciona como una marca moderna con historia, que se supera a si misma a través del tiempo,  hoy es líder en la colocación  en el país  de automóviles procedentes del Mercosur,  registra el mayor índice de crecimiento del sector automotriz venezolano y cuenta con  una de las mejores gamas del mercado internacional en términos de calidad, economía de gestión , diseño, ingeniería   de avanzada  y la constante innovación tecnológica, que le permiten ofrecer productos con mejor nivel de equipamientos de los productos con los que compiten en los diferentes segmentos, satisfaciendo así toda la complejidad de requerimientos, exigencias, sueños y fantasías del consumidor venezolano, adelantándose a sus deseos durante mas de medio siglo de permanencia  ininterrumpida en el territorio nacional.

 

Un simple análisis de ésta trayectoria, demuestra que más que una historia la marca tiene un compromiso con Venezuela “Movido por la pasión”.