miércoles, 23 de abril de 2014

 

Salud

06 / 07 / 2010
- 04:52:39
Estudios develan aumento de cáncer cérvico uterino en Venezuela
Estudios develan aumento de cáncer cérvico uterino en Venezuela
/ AAS
Datos recientes emanados del Registro de Cáncer del Ministerio para el Poder Popular para la Salud indican un dramático aumento en el padecimiento de cáncer cérvico uterino en las mujeres venezolanas, al ubicarse como la primera causa de fallecimiento por cáncer en este sector de la población, superando incluso los registros asociados al cáncer de seno

El Virus del Papiloma Humano (VPH), se contagia por transmisión sexual (contactos sexuales vaginales y anales), y es muy común tanto en hombres como en mujeres. La mayoría de las personas contraen el virus del VPH en alguna de sus variantes en algún momento de sus vidas, en muchos casos producto de su actividad sexual; no obstante, en gran parte de los casos nunca lo sabrán porque la presencia del virus no produce ni signos ni síntomas y puede permanecer en estado de latencia muchos años.

Cabe destacar que existen aproximadamente unos 100 tipos de VPH, pero solo unos 15 son responsables del cáncer de cuello uterino. En la mayoría de los casos, el VPH desaparece por si solo sin causar ningún tipo de problema de salud, ya que el sistema inmunológico se defiende de forma natural de esta infección y es capaz de eliminar el virus del organismo y, en esa forma, la posibilidad que se generen lesiones en el tracto cervical; sin embargo, en algunos casos, el referido virus no se va por si solo y persiste en el organismo al integrarse a la información contendida en el núcleo de las células del epitelio cervical.

Es entonces cuando pueden aparecer las verrugas genitales (si la infección es producida por tipos virales de bajo riesgo) o pueden producirse cambios en la forma y arquitectura de las células del cuello uterino de la mujer, circunstancia que con el tiempo se asocian con la aparición de lesiones y podría derivar en un cáncer de cuello uterino (si la infección es producida por tipos virales de alto riesgo).

En el caso de los hombres, las lesiones son más difíciles de observar, teniendo a los tipos de VPH de alto riesgo como responsables de los casos de cáncer de pene, y, en menor medida, de vejiga e inclusive de próstata. El uso de condones en forma correcta y de manera sostenida, puede reducir las probabilidades de transmitir el VPH a futuras parejas, la utilización de preservativos también reduce la posibilidad de contraer otros tipos de VPH o de desarrollar enfermedades relacionadas con el mencionado virus (verrugas genitales y cáncer de cuello uterino), sin embargo, el VPH puede infectar áreas que no cubiertas por el condón, por lo que no puede aportar un 100% de protección contra esta enfermedad.

La prevención, el arma más eficaz

Asumir el control de nuestra salud no es una tarea complicada, para prevenir el cáncer de cuello uterino. Numerosos estudios y Consensos Mundiales de diversas sociedades medicas coinciden en señalar que la máxima certeza clínica sobre la presencia del VPH solo se obtiene al realizar, en forma conjunta, la prueba de Papanicolau (citología) con la prueba de Captura Hibrida 2 para los tipos virales de alto riesgo una vez al año y analizar ambos resultados conjuntamente.

La Captura Híbrida 2 es una prueba molecular con 95% de sensibilidad; 91% de precisión, 100% de reproductibilidad y un valor pronóstico negativo del 100% (lo que significa que si la prueba dice que no hay VPH no hay riesgo de padecer de Cáncer). La citología detecta los cambios morfológicos que ocurren en las células del cuello uterino y la prueba de Captura Híbrida 2 -que no es ni invasiva ni dolorosa- detecta la presencia del virus a nivel molecular, de esta forma se previene la aparición de cáncer de cuello uterino con un 100% de exactitud.

El médico tomaría en los casos de la evaluación conjunta una muestra cervical para realizar la prueba de Captura Híbrida II, que puede proporcionar resultados el mismo día del examen, incluso antes de completar la citología, y así el medico tratante podría disponer de la evaluación de ambos resultados en un mínimo de tiempo

Un resultado positivo en la prueba del VPH en la mujer significa que la paciente tiene VPH en el cuello uterino; esta información, no obstante, debe ser considerada en su justa dimensión: la presencia de VPH no quiere decir necesariamente que se padezca o que va a padecer de problemas oncológicos.

Debemos recalcar que está exclusivamente en manos de los médicos especializados proporcionar la interpretación apropiada de estos resultados a cada paciente, puesto que su significado real, si estuviera asociado a algunos tipos virales de características oncogénicas, es una mayor probabilidad que el virus pueda generar cambios celulares anómalos si el sistema inmunológico del paciente no logra controlar la infección por si mismo: la indicación entonces es observación cuidadosa y un control periódico mas riguroso. Solo en los casos donde la presencia del virus persiste en la paciente un tiempo considerable y no se cuenta con la evaluación médica periódica y las medidas apropiadas desde el punto de vista clínico, podría derivar esta infección en un cáncer de cuello uterino.

Esta prueba es utilizada en forma rutinaria en programas nacionales en diferentes países (tanto de América como de Europa), entre ellos México, en donde se acaba de aprobar la inclusión de la prueba en su sistema nacional de salud, en forma gratuita para todas las mujeres mayores a 30 años, por considerarla costo-efectiva, susceptible de masificación, sencilla y muy potente para prevenir el cáncer cervicouterino, conjuntamente con la citología.