jueves, 17 de abril de 2014

 

Internacionales

05 / 04 / 2013
- 09:26:33
España aumenta de 14 a 16 años la edad mínima para casarse
 España aumenta de 14 a 16 años la edad mínima para casarse
JMS / Globovisión/AFP
El gobierno español decidió elevar de los 14 a los 16 años la edad mínima legal para contraer matrimonio y aumentar asimismo la edad de consentimiento sexual, actualmente de 13 años, para luchar contra la pedofilia, anunció este viernes.

"Aunque la edad para contraer matrimonio en nuestro país está en 18 años, la ley permite en determinadas ocasiones casarse a los 14 años. Vamos a elevar esta edad a los 16 años", anunció la ministra de Servicios Sociales, Ana Mato, tras la reunión semanal del consejo de ministros.

La legislación española permitía hasta ahora las bodas a partir de los 14 años con un permiso judicial, lo que suscitaba las críticas de los defensores de los menores por temor a que estos casos, aunque muy minoritarios, ocultasen matrimonios forzados de adolescentes.

"También proponemos subir la edad de consentimiento sexual que actualmente está en los 13 años, la más baja de los países de nuestro entorno, con el fin de evitar abusos de adultos a menores y luchar más eficazmente contra la pederastia", explicó la ministra.

Para lograr el mayor consenso posible antes de fijar este nuevo límite, el gobierno conservador de Mariano Rajoy abrirá "un periodo de consulta con los partidos políticos y con las organizaciones de infancia".

Siguiendo recomendaciones del Comité de Derechos del Niño de la ONU, el gobierno español decidió revisar estas y otras edades mínimas, como la que permite el consumo del alcohol, que ahora será de 18 años en todas las regiones del país.

Estas medidas se inscriben en el marco de un Plan de defensa de la infancia, aprobado este viernes, que incluye impulsar cuestiones como la lucha contra el maltrato y la explotación sexual o la seguridad de los menores en internet.

Dotado de más de 5.000 millones de euros para los próximos cuatro años, al plan también contempla políticas de lucha contra la pobreza infantil, un fenómeno cada vez más preocupante en un país marcado por un desempleo récord en el que decenas de miles de familias sobreendeudadas perdieron su vivienda.