miércoles, 23 de abril de 2014

 

Turismo

12 / 05 / 2005
- 03:13:41
En mayo celebran a la Cruz vestida de colores
/ Henry Alvarez R.

 

 

La fiesta de la cruz es celebrada durante el mes de mayo en toda Venezuela. En diversos lugares son ubicados los altares, donde velas y ofrendas le rinden homenaje a la imagen que ha sido adornada con guirnaldas de papel y flores. Los velorios se realizan durante toda la noche, y allí se efectúan invocaciones, seguidas de la declamación de un rosario y versos en su nombre. Con motivo de esta festividad, Fundación Bigott realizará diversas actividades a partir del 14 de mayo, culminando la celebración en su sede del Casco Histórico de Petare el día 25 del mismo mes.

 

A partir de mayo se da inicio al solsticio de verano, período que corresponde a la entrada de la primavera. Las celebraciones y actos rituales llevados a cabo en estas fechas están dedicados a homenajear a la naturaleza y darle la bienvenida a la época de buenas cosechas .

 

A partir del día 3 se realiza en diversas regiones del país una de las celebraciones más antiguas y resaltantes, la Cruz de Mayo. En esta festividad se conmemora la invención de la cruz y su descubrimiento por parte de -según la leyenda- Santa Elena, madre de Constantino, el primer Emperador Romano Cristiano. Las celebraciones de la Cruz constituye actualmente un gran ejemplo de lo que es una festividad primordialmente religiosa y popular, y los elementos que la conforman dan muestra de los antiguos cultos identificados con este símbolo, con los cuales se les ha rendido tributo a elementos como la fertilidad, la exhuberancia de la naturaleza y la salud.

 

La celebración de la Santa Cruz, establecida por la Iglesia Católica, sirve para nombra a mayo como “El Mes de La Cruz”. En el país los rituales realizados poseen características que definen a la localidad, pero un elemento común que se efectúa en señal de devoción es el velorio de cruz. Numerosas ceremonias de este tipo son organizadas por cofradías y grupos de veneración, quienes improvisan altares en caminos, casas o locales para rendirle culto a este árbol de flores, que en muchos casos les ha concedido favores.

 

La cruz se alza en una mesa o tarima, en la que se disponen sábanas o manteles, y se adorna cuidadosamente con flores, velas, frutos y en ocasiones con una arco de hojas de palma; su armazón es recubierto de pañuelos, papeles de colores, flores o cintas, que logran crear una figura colorida y llena de creatividad, a la que por un mes se le rinde culto a través de rezos, versos, cantos y bailes. Según la región en la que se celebra, pueden ser varias las cruces que adornan el altar, así como también la colocación de imágenes religiosas que representan a El Gran Poder de Dios , Las Ánimas Benditas de Purgatorio , El Niño Jesús u otras relacionadas con las festividades cercanas a estas fechas como la de San Antonio de Padua .

 

¡ Tambor y Plato!

 

Se da comienzo a la celebración con invocaciones a la Cruz, a las cuales les siguen rezos, rosarios –que pueden cantarse o rezarse- y versos recitados que les dan paso a los cantos de velorio, los cuales varían según la región. Todos estos son realizados por varios solistas, que se alternan y son ayudados por los asistentes en los coros. En el caso del canto de velorio, considerado el evento devocional más importante de la celebración, la improvisación es el elemento primordial, a pesar de que se ha conservado a lo largo del tiempo una tradición oral que incide en las “formulas” o décimas recitadas.

 

Muchos de los temas dedicados a la Santa Cruz son de carácter religioso, aunque en algunos casos pueden referirse a acontecimientos históricos o anecdóticos. Luego de realizada la recitación, la frase “Tambor y Plato” marca el comienzo de los cantos devocionales, en este caso la Fulía. Otras expresiones musicales son los Tonos de Velorio, los Galerones, las Malagueñas y las Jotas.

 

 

Globovisión/Fund. BIGOTT/ HDA
12/05/05