jueves, 24 de abril de 2014

 

Salud

29 / 11 / 2012
- 05:22:20
“En el amor, ellos fracasan por miedosos y ellas, por soñadoras”
“En el amor, ellos fracasan por miedosos y ellas, por soñadoras”
VA / Globovisión/El Clarín
A Juan las novias le duran dos años, siente que el amor se desgasta o que algo falta… y entonces, busca la siguiente candidata. María se engancha siempre con personas comprometidas, termina las relaciones en pocos meses, y, en reunión de amigas, dice muy convencida y bastante frustrada que “ya no hay hombres”. No son los únicos en la compleja búsqueda del amor. Estos casos llegan sin pausa a la consulta de los terapeutas en general, y en particular, a la del doctor Juan David Nasio, reconocido psicoanalista argentino radicado en París, de visita en Buenos Aires para recibir el doctorado Honoris Causa de la UBA. Cuando le hablan de este tipo de situaciones, él no duda en asegurar: “Mi experiencia y mi análisis de las relaciones humanas, me permiten decir que, en el amor, los hombres fracasan por miedosos y las mujeres por ser unas eternas soñadoras ”.

Y luego, con su carácter pausado pero firme, abriendo más sus ojos claros ante cada descubrimiento del discurso, explica: “En el plano del amor, los hombres que se separan una y otra vez tienen un profundo temor al compromiso , no quieren realmente encontrar una pareja y esto es porque el receptor de su amor ya está ocupado, en general, por su madre ”. Es a esa mujer primera, aclara Nasio, “a la que sienten que le son infieles” si crean un vínculo real y duradero. “Es la culpa de la traición”, culmina determinante como en una obra griega.

Y para que quede claro, cuenta dos casos que le tocó tratar. A uno de sus pacientes lo llama Antonio: ya en sus 40 años, está desesperado por armar una familia, pero es abandonado sistemáticamente por sus parejas. “Lo vi muy claro, ellas lo dejan porque él no las valora, no las hace sentirse importantes, repite una mala actitud amorosa. Y todas tienen más de 30 y, a esa edad, no quieren perder tiempo, entonces se van de esa relación sin futuro. En pocas sesiones descubrí que era su mamá enferma, dependiente, la que lo retenía, sólo ella podía ser su amor ”.

El segundo caso que relata se parece a una comedia romántica de Julia Roberts, pero el protagonista es masculino. “Bernardo escapó de cuatro bodas, huyó de cuatro parejas distintas. Minutos antes de casarse, sufría ataques de angustia y corría hasta poder respirar nuevamente”, cuenta el psicoanalista. Este paciente pudo revertir su situación, saliendo de su lugar de miedo. Final feliz, como en la película “Novia fugitiva”.

A las mujeres con esta problemática las ve sumergidas en un cuento de princesas. “Cuando son ellas las que fracasan a repetición, las que se separan varias veces, la fuente del problema es que tienen ideales que no pueden cumplirse . En palabras simples, son eternas soñadoras”, dice y agrega que se les vuelve muy complicado “ver los límites de la realidad”. Así, buscan un hombre que no existe, que está sólo en sus mentes, y esto hace que no puedan encontrar “un compañero para la vida”.

Mientras habla de ellas, revela en la entrevista una teoría que es, al menos, provocadora. “La elección del marido se realiza según el modelo del amor a la madre ”, titula el doctor Juan David Nasio y luego continúa explicando que “en la búsqueda amorosa de una mujer, la madre, en su relación profunda, visceral y sensual, es mucho más determinante que el padre”. Es lo contrario de la idea dominante según la cual ellas buscan en un hombre a su papá. “¡Esto es a menudo falso! En la elección de su pareja masculina, la mujer es llevada a repetir el amor pre-edípico por su mamá mucho más que el amor edípico por su padre”, asegura. Y vuelve al tema que abordará en su próximo libro, la repetición: “Se repite con el marido el vínculo apasionado y conflictivo que se tuvo con la madre durante la infancia o la adolescencia”.