lunes, 21 de abril de 2014

 

Nacionales

24 / 08 / 2012
- 05:11:36
El puente sobre el Lago de Maracaibo cumple 50 años
El puente sobre el Lago de Maracaibo cumple 50 años
/ DYMG
La emoción de los zulianos por el puente sobre el Lago de Maracaibo para algunos se ha transformado en miedo debido a que con el tiempo se ha evidenciado el progresivo deterioro de la estructura. Así lo reseña en un trabajo especial el diario El Nacional.

Hoy son 50 años los que se cumplen desde la construcción del puente sobre el lago, en el sentido Costa Oriental-Maracaibo. Sin embargo, el deterioro por la falta de mantenimiento se ha hecho presente.

El golpe de las juntas, que entre 2010 y 2011 fueron reparadas por el Ministerio de Tránsito Terrestre después de que dirigentes locales denunciaran la separación de algunos tramos de la vía, se siente con más fuerza al pasar.

En las cabeceras de Santa Rita y San Francisco pareciera que hubiesen estallado bombas. Los canales de vehículos livianos y pesados están desatendidos y los módulos de peaje ahora son depósitos.

Sólo dos o tres funcionarios están pendientes del tránsito en el puente. Las cámaras de seguridad en San Francisco son escasas y arrancaron el aviso de entrada al puente en Santa Rita, y no se ha colocado uno nuevo.

Las bases del puente están corroídas, a algunas le sobresalen unas cabillas y otras tienen enormes huecos. Las más altas, que sirven de canal de tránsito para los buques petroleros y comerciales, tienen buen aspecto de lejos, pero la realidad es que el cemento que sostiene las barandas metálicas se ha caído en varios de sus tramos.

El puente estuvo bajo la administración de la Gobernación del Zulia hasta 2009, cuando se aprobó la reforma a la Ley de Descentralización.

Entonces, pasó a manos del Gobierno.

Urge mantenimiento


Rino Montiel, administrador del puente por la gobernación, asegura que el primer trabajo que se debe hacer es reemplazar las guayas.

Dijo que en 2009, la gobernación iban a sustituir cuatro, pero la nueva administración las sacó del galpón donde las guardadas y se dañaron por permanecer a la intemperie.

Señaló que se ordenó de Inglaterra la fabricación de ocho líneas más, pero desconoce si se continuó el proyecto o si fue suspendido.

Montiel aseguró que es necesario que se haga mantenimiento a las pilas y juntas del puente: "Todos los años usábamos una gabarra para ello y en 2009 se licitó un contrato se saneamiento, pero no lo pudimos hacer".

Indicó que se deben reparar las capas asfálticas y las barandas, los módulos de cobro y sus techos, que están dañados por el sol, y arreglar las áreas verdes.

Dijo que los servicios que se prestan actualmente son deficientes. Señaló que a cada 200 metros de la vía había un teléfono para casos de emergencia, pero ahora no funcionan. Indicó que la iluminación es escasa y que no funciona el juego de luces de colores que antes adornaban el puente de noche.

Montiel señaló que durante la gestión de Manuel Rosales se propuso construir un segundo puente sobre el lago de Maracaibo, pero la idea fue rechazada por el Gobierno por razones económicas.

El Ejecutivo planteó una vía alterna, y aunque colocaron la piedra fundacional, no la empezaron. La presidenta del Consejo Legislativo del Zulia, Marianela Fernández, dijo que la situación del puente es ejemplo de la desidia que caracteriza al Gobierno. Fernández indicó que se han reunido con especialistas en puentes de la Universidad del Zulia, que constataron su deterioro: "Está a oscuras. No hay seguridad ni ambulancias. Las juntas también están separadas, lo que representa un peligro".

Dijo que han exigido al presidente Chávez ocuparse del puente, pero no han obtenido respuesta.

Legado familiar
Carlos Guillermo y Juan Francisco Otaola son hijos de Juan Francisco Otaola Pavón, uno de los ingenieros que estuvo a cargo de la construcción del puente General Rafael Urdaneta.

Juan Francisco, el hijo mayor, indicó que la estructura es muy importante por su contribución a la ingeniería del país. "El puente fue abanderado en proyectos de pilotes de gran capacidad y por mucho tiempo fue modelo en tesis de diseños de concreto armado, pretensado y atirantado. El puente es el primogénito de mi papá", dijo.

Ambos desconocen el estado del puente porque no han pasado por ahí desde hace tiempo. Sin embargo, recomiendan que le hagan mantenimiento constante a las guayas porque la corrosión tiende a dañar la estructura.

Señalaron que es decisión de los Gobiernos nacional y regional construir o no una vía alterna. El ingeniero Otaola falleció en 2000. También construyó la sala de máquinas de la represa El Guri, el puerto de Sidor y el reloj de la Universidad Central de Venezuela en Caracas.