miércoles, 16 de abril de 2014

 

Internacionales

28 / 12 / 2012
- 04:24:55
Durante 2012 se contabilizaron 19 periodistas muertos en Latinoamérica
Durante 2012 se contabilizaron 19 periodistas muertos en Latinoamérica
/ Globovisión/AFP
El año 2012 concluye otro ciclo oscuro para el ejercicio del periodismo en América Latina con 19 periodistas asesinados, la mayoría en México y Brasil, así como importante retos a la libertad de prensa en Argentina, Ecuador y Venezuela, señaló el viernes la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

La violencia en la región cobró un saldo de 19 periodistas asesinados: siete en México, seis en Brasil, cuatro en Honduras, uno en Ecuador y uno en Haití, mientras otros cuatro periodistas mexicanos están desaparecidos, indicó un comunicado del presidente de la SIP Jaime Mantilla, director del diario Hoy de Ecuador.

Para la organización patronal de medios, el año 2012 presentó retos importantes en materia de libertad de expresión y de prensa, con casos específicos en Ecuador y Argentina que "ocuparon de manera intensa la atención y esfuerzo internacional de la organización por su trascendencia en la región y por considerarlas feroces ofensivas oficiales que buscaban acallar al periodismo independiente", dijo la SIP desde su sede en Miami.

Para la organización, en Argentina, Ecuador y Venezuela, se manifestaron amenazas y retos a la libertad de prensa a través de leyes regulatorias, discriminación en la distribución de la publicidad oficial y la utilización de medios estatales y privados afines para difamar y desprestigiar a medios independientes.

En Ecuador la organización acusó las "múltiples acciones contra el periodismo independiente" ejercidas por el gobierno del presidente Rafael Correa contra directivos y un periodista del diario El Universo, así como su posterior sentencia y el perdón concedido a los acusados.

Según la SIP, todos estos actos pusieron de manifiesto la posibilidad del surgimiento de la autocensura.

En Argentina "constamos que existen serios obstáculos que frenan el ejercicio del periodismo libre, cuya crítica y fiscalización no satisface al oficialismo", indicó el organismo regional.

La SIP citó como un ejemplo "la intensa campaña pública del gobierno (de la presidenta Cristina Kirchner) y de presión a magistrados para forzar una decisión a tono con sus intereses sobre la discusión de dos artículos de la Ley de Medios, cuya constitucionalidad impugnó Grupo Clarín".

Entre las otras "campañas sistemáticas contra el periodismo" que tuvieron lugar este año, la SIP citó a Cuba como un ejemplo donde aumentaron las acciones de represión contra periodistas independientes y opositores, "registrándose alrededor de 1.843 detenciones breves entre abril y noviembre de este año", según datos de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

La organización destacó la designación en La Habana de Yoani Sánchez, creadora del blog Generación Y y colaboradora del diario español El País, como vicepresidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP en ese país.

Otra preocupación resaltada por la SIP es la incertidumbre creada por las reformas que discute la Organización de los Estados Americanos (OEA) para modificar el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

El posible debilitamiento que puedan conllevar estas reformas en el trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, hacen que en 2013 la SIP se proponga defender la permanencia de esta institución.

Entre los logros positivos para los medios y sus periodistas la organización destacó que en México hayan podido alcanzar el "pedido histórico" de la federalización de los crímenes contra los periodistas, así como la promulgación de la ley de protección para periodistas.

La SIP espera que próximamente se cumplan los requisitos para la reglamentación de ambas disposiciones, así como también desean que en Brasil termine con éxito la discusión sobre un proyecto de enmienda constitucional para federalizar y para agravar las penas por los crímenes contra periodistas.