sábado, 19 de abril de 2014

 

Curiosidades

25 / 11 / 2012
- 07:00:55
Dormimos mucho mejor con los años
Dormimos mucho mejor con los años
GAAR / Globovisión/Abc.es
Al contrario de lo que siempre hemos creído, parece que con la edad dormimos mejor y no peor. Al menos así lo indica una macroencuesta realizada sobre más de 150.000 adultos que muestra las personas mayores, muy mayores, son las que menos se quejan en cuanto a su sueño; de hecho, las personas de más de 80 años son las que menos se quejaron en el estudio que se publica en Sleep.

El envejecimiento, a tenor de estos datos, no parece ser un factor clave en la falta de sueño. «Esto va en contra de la creencia popular», señala Michael Grandner, autor principal del estudio. «Los resultados nos sugieren que deberíamos volver a analizar lo que sabemos sobre el sueño de las personas mayores, tanto varones como mujeres».

Sabiduría popular en entredicho La intención original del estudio era confirmar, en la muestra más numerosa y representativa analizada hasta ahora, que el aumento de los problemas del sueño está asociado con el envejecimiento. Sin embargo, los resultados no solo no han confirmado la opinión general, sino que parecen desafiar la sabiduría popular que sostiene que la dificultad para dormir se percibe más en los adultos mayores, además de ser una advertencia a la profesión médica que históricamente ha ignorado las quejas del sueño de los mayores y las han menospreciado al considerarlas como una parte normal del envejecimiento.

El estudio examinó la incidencia de los de trastornos del sueño y fatiga durante el día de 155,877 adultos que participaron en una encuesta telefónica al azar. A los encuestados se les preguntó sobre si sufrían trastornos del sueño y cansancio durante el día. La encuesta también obtuvo datos acerca de la raza, ingresos, educación, estado de ánimo, la salud general y el tiempo desde la última revisión médica.

Los datos menos sorprendentes mostraban que los problemas de salud y la depresión se asociaban con la falta de sueño, y que las mujeres tenían más trastornos del sueño y el cansancio que los varones. Sin embargo, a excepción de un repunte en los problemas del sueño durante la mediana edad - más pronunciada en las mujeres que los hombres - la calidad del sueño mejoraba consistentemente durante toda la vida. O al menos así dijeron las personas entrevistadas en la encuesta.