miércoles, 23 de abril de 2014

 

Documentos

14 / 05 / 2007
- 02:10:54
Documento entregado ante el TSJ pidiendo celeridad en amparos solicitados por RCTV
/ MGC
Caracas, 14 de mayo de 2007
 
 
Señores
 
Tribunal Supremo de Justicia
 
Atn: Magistrada Luisa Estella Morales,
 
Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia
 
Su despacho.
 

 
Estimada Magistrada
 

 
Nosotros los abajo firmantes, ciudadanos venezolanos con profunda convicción democrática, nos hemos visto obligados a dirigirnos a usted, en su condición de Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, máxima instancia del Poder Judicial en Venezuela, a los fines de expresarle nuestros planteamientos relacionados con el Recurso de Nulidad que por razones de Inconstitucionalidad e Ilegalidad introdujera los representantes de Radio Caracas Televisión (RCTV), por ante una de las Salas que conforman esa Institución. Con motivo del cierre de esa planta de televisión anunciada por el Gobierno Nacional y con motivo de las consecuencias que podría generar para el respeto de las libertades democráticas en Venezuela exponemos:
 

 
Los venezolanos sólo podemos ejercer de manera plena los distintos derechos políticos, sociales, culturales y económicos, que consagra nuestra Constitución, si existen medios de comunicación independientes que nos sirvan como una vía para observar, y para así poder juzgar, las actuaciones de las distintas instancias de poder. Recordemos que según teóricos como Ellen Hume: “Los medios de comunicación independientes desempeñan cuatro funciones vitales en una democracia como la de fiscalizar a los poderosos, obligándoles a rendir cuentas ante el pueblo, arrojar luz sobre temas que requieren atención y conectar a las personas y crear el "pegamento" social que une a la sociedad civil". La libertad de expresión es el oxigeno esencial de la democracia. Por lo tanto no puede hablarse de democracia sin medios de comunicación libres e independientes.
 

 
Cualquier intimidación, presión o amenaza, bien sea directa o indirecta, con la intención de censurar la labor de los medios de comunicación, sería contraria a la libertad de expresión. Por ello el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos establece que: " No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones"
 

 
Tal como consagra la declaración de principios de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, la libertad de prensa es esencial para la realización del pleno y efectivo ejercicio de la libertad de expresión e instrumento indispensable para el funcionamiento de la democracia, mediante la cual los ciudadanos ejercen su derecho a recibir, difundir y buscar información. De allí que, la defensa de la libertad de expresión, así como la actuación de medios de comunicación en plena libertad, no es exclusivo de periodistas y, muchos menos de propietarios de medios de comunicación, sino de todos los venezolanos. Entonces, la democracia, en sus definiciones más básicas, supone un ciudadano en capacidad de elegir. Y la calidad de elección está en estrecha relación con el nivel y calidad de información que dispone en un momento dado.
 

 
Para actuar libre y responsablemente en la vida social y política el ciudadano necesita un acceso libre, plural y oportuno a la información. En consecuencia el modelo político de la democracia entraña la existencia de medios de comunicación libres, independientes del aparato de gobierno. El pluralismo y la garantía de la diversidad de la opinión política nacional son fundamentales para el buen funcionamiento de la democracia. Es así como nuestra Constitución consagra como un de sus valores superiores en su ordenamiento jurídico el "pluralismo político" (art.2)
 

 
Por otra parte, los derechos y libertades en un sistema democrático requieren un orden jurídico e institucional en el que las leyes prevalezcan sobre la voluntad de los gobernantes, y en el que exista un control judicial de la constitucionalidad y legalidad de los actos del poder público, vale decir, presupone el respeto del Estado de Derecho. En este sentido, el poder judicial ha sido establecido para asegurar el cumplimiento de las leyes y es, por excelencia, el órgano cardinal para la protección de los derechos humanos. El funcionamiento adecuado del poder judicial es un elemento fundamental para prevenir el abuso de poder por parte de otro órgano del Estado, y por ende, para la protección de los derechos humanos. En efecto, el corolario fundamental de los derechos humanos es la posibilidad de acudir ante los órganos judiciales para que éstos aseguren que los derechos se hagan efectivos.
 

 
Señora Presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, con lo anterior sólo queremos exaltar lo importante para el destino democrático del país, la decisión que debe tomar oportunamente el Tribunal Supremo que usted dirige, a escasos días de cumplirse la fecha indicada por el Gobierno Nacional para el cierre del canal RCTV. Justicia que no es oportuna no es justicia.
 

 

 
Por eso también, nos hemos visto obligados a tomar esta iniciativa de dirigirnos a usted, con el propósito de compartir algunas reflexiones que si bien es cierto van más allá del contenido específico del recurso, asumimos podrían ser útil para la crucial decisión que deberá tomar el Tribunal Supremo de Justicia en relación con el caso de RCTV.
 
Magistrada Morales, como usted seguramente ya está al tanto, el gobierno ha anunciado el cierre del canal RCTV para el día 27 de mayo de 2007.
 

 
Entendemos que los argumentos legales expuestos en el mencionado recurso son suficientes para considerar que se trata de una medida que no está ajustada a derecho por violar varias normativas legales y constitucionales.
 

 
En general podríamos decir que, de acuerdo con lo expresado por los recurrentes, la concesión aún no ha vencido, pues, el Decreto No.1577 -usado por el gobierno para cerrar el canal RCTV-, otorga a los concesionarios un derecho adquirido a la extensión de la concesión por 20 años adicionales (art.3), si los concesionarios han dado cumplimiento a las leyes y reglamentos en materia de telecomunicaciones.
 

 
Pero hasta la fecha no existe sanción firme contra RCTV por infracciones a ley alguna relacionada con la materia. Asimismo, el artículo 210 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones, exigía al gobierno la transformación de los títulos de concesión, debiendo siempre respetar "el objeto, la cobertura y el lapso de vigencia" de las antiguas concesiones. En consecuencia, el artículo 3 del mencionado Decreto 1577 y el artículo 210 de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones, obligan al Ejecutivo Nacional a extender esa concesión por 20 años adicionales.
 

 
Pero mucho más que los aspectos legales antes mencionados, se trata de un problema de libertad de expresión e información de todos los venezolanos, derechos humanos que se encuentran establecidos como ya mencionamos, en los artículos 57 y 58 de nuestra Constitución, así como en el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. En consecuencia, el cierre de RCTV, viene a constituir una de las medidas que traerá, de concretarse, el mayor retroceso para la vida democrática de nuestro país.
 

 
Finalmente, es oportuno mencionar las palabras del Libertador Simón Bolívar, quien advirtiera en 1819 que "el derecho de expresar sus pensamientos y opiniones de palabra, por escrito o de cualquier otro modo, es el primero y más inestimable don de la naturaleza. Ni aun la misma ley podrá jamás prohibirlo". Asimismo, Thomás Jefferson, principal redactor de la Declaración de la Independencia de Estados Unidos insistió que se incluyese en la Constitución estadounidense el derecho del público a la libertad de expresión, a la prensa libre y el derecho de reunión. En este sentido escribió en 1787: "Si yo tuviera que decidir entre tener gobierno y no tener periódicos o tener periódicos y no tener un gobierno, no dudaría ni un segundo en elegir lo último".
 

Sin más a que hacer referencia, y esperando que estas líneas contribuyan a crear un clima favorable que permita la reconciliación de todos los venezolanos,