viernes, 25 de abril de 2014

 

Analistas

29 / 08 / 2012
- 06:12:33
Días oliendo a gas
Días oliendo a gas
Nitu Pérez Osuna / Globovisión
Así lo comentan pobladores de las cercanías a la Refinería de Amuay. Pero "la refinería más grande del mundo que está totalmente automatizada, es IMPOSIBLE que haya tenido una fuga de gas sin que nadie se diera cuenta en tres días" Así lo afirmó el candidato presidente ante la pregunta que le hiciera una periodista colombiana durante la visita de Chávez al lugar del siniestro.

Como era de esperarse, el candidato presidente se fue por las ramas y tomó la interrogante de la colega como una afrenta personal tratando de ridiculizarla, darle lecciones de ética y hasta de periodismo investigativo. La colega, aplomada y respetuosa, repetía al señor Chávez lo que los habitantes de la zona -testigos y víctimas del suceso- le comentaron a ella y a todo aquel que ha estado en el lugar: “tenía días oliendo a gas”.

No soporta el candidato presidente la misión de la prensa que no es otra que escudriñar y/o investigar todas las aristas y posibilidades objetivas que pudiesen haber ocasionado esta tragedia que acabó con la vida de mas de 4 decenas de compatriotas, hirió a mas de 100 y derrumbó viviendas y comercios de falconianos. Lo cierto es que en la refinería mas grande del mundo y totalmente automatizada, ni una sola alarma se encendió… y estalló.

Para “el saliente”, su mejor investigador e informante es el responsable de tamaña tragedia: Rafael Ramírez, presidente de PDVSA, quien niega rotundamente la falta de mantenimiento y es que, utilizando las propias palabras del presidente agresor de la comunicadora, “pulpero defiende su queso”.

Sin embargo, y como bien lo señala el economista y experto petrolero José Toro Hardy, basado en documentos oficiales, existe “desfase en los mantenimientos preventivos”.

En el Informe Anual de gestión que la empresa petrolera presentó ante la Asamblea Nacional en Febrero de 2011, se lee lo siguiente en la página 1018.

"Con relación a los factores internos que principalmente afectaron las operaciones, se resaltan el desfase en los mantenimientos preventivos y en las paradas de planta programadas, el inicio de las no programadas ... y las dificultades para la contratación de personal especializado ... Paradas no programadas y problemas operacionales en las siguientes plantas: Las unidades de destilación 1/2/3 en la Refinería de Amuay ...

Problemas técnicos en las refinerías de Amuay y Cardón por desfase en los mantenimientos preventivos y bajo nivel en el inventario de los repuestos.

Proceso de colocación de órdenes de compra en el exterior, afectadas por la espera de la aprobación del financiamiento y cancelación de hitos de pago de equipos de largo tiempo de entrega, que se encuentran 100% fabricados y disponibles en puertos extranjeros, generando desfase en su llegada…

Desfase de actividades por reducción presupuestaria en los proyectos generadores de ingresos que apalancan la cartera de inversiones del Negocio de Refinación, lo cual originó además pérdida de oportunidad en el mercado, la aplicación de reingeniería de los mismos al momento de implantación por manejo de cambios y en instrumentos por posible obsolescencia de tecnología, dado que el impacto es de 3 a 5 años".

A confesión de parte…relevo de pruebas. El ministro y presidente de PDVSA estaba al tanto de los problemas y Chávez, que no duerme trabajando, también.

Negligencia y error gerencial

Gente muy cercana a mi estuvo reunida durante el día jueves y el viernes en el restaurante ¨Negresco¨, frente al tanque que estalló en Amuay. Ciertamente, ellos notaron un olor peculiar, mas fuerte que en otras oportunidades... Más peculiar fueron otras cosas: al día siguiente del estallido, dos caras de Venezuela pudieron ser apreciadas. Por un lado, los bañistas tranquilazos en las playas de Paraguaná y, por otro, los vecinos de punto fijo con los nervios de punta

Recordemos que un poco más allá está un parque eólico impresionante pero dejado a medio camino por PDVSA así como una central eléctrica que desde su inauguración nunca ha sido de especial utilidad. Ambas cosas son muestras de desidia rampante y por ello es lógico que el primer pensamiento que viene a la gente del lugar es que “hay negligencia gubernamental y errores gerenciales”. Lo grave es que todo indica que nunca sabremos, a ciencia cierta, de quién fue la culpa de lo acontecido, especialmente cuando estamos en pleno proceso electoral y el responsable mayor se quiere eternizar en el poder.