jueves, 24 de abril de 2014

 

Salud

19 / 12 / 2012
- 11:06:03
¿Cuáles son los permisos y responsabilidades que deben dar los padres a los hijos menores de edad?

Cuáles son los permisos y responsabilidades que... por Globovision
GAAR / Globovisión
Según la Organización Mundial para la Salud, la primera causa de muerte de  los jóvenes en edades entre 10 y 25 años son  los accidentes de tránsito. De acuerdo a las estadísticas, al menos 400 millones de jóvenes mueren al año por esta causa.

Venezuela ocupa el segundo lugar de muertes violentas en accidentes de tránsito en Latinoamérica y el número 15 del mundo. Sin embargo, no solo los jóvenes son propensos a sufrir accidentes de tránsito.

Los adolescentes deben ser educados para conducir con cuidado, preocuparse por tener una vida sexual responsable  y administrar las salidas nocturnas en ciudades con un alto índice de delincuencia.

Aminita Parra, psicóloga clínica, destacó que a los jóvenes no se le puede reprimir ni imponer normas en la adolescencia, sino que esto debe hacerse desde la infancia. “Los jóvenes son inteligentes y depende de los padres educarlos bien, con responsabilidad, no invadirle su espacio pero hay normas que se deben respetar desde la infancia”, recomendó.

Parra también señaló que para que un joven pueda conducir siendo menor de edad es importante hacer una evaluación psicológica, para saber si ese joven ya es apto para conducir. Es decir, para conocer si presenta cierta madurez en asumir esta responsabilidad, puesto que la mayoría de los accidentes de tránsito se producen por efecto del alcohol y en ocasiones con efecto de las drogas.

“En la familia se tienen que establecer normas, no se puede permitir que un hijo se robe el carro, que se influencie por los amigos. Hay normas que son innegociables y todas estas el adolescente las aprende si se hablan bien”, informó.

El rol de los padres es importante en la vida de los jóvenes no solo para que estos conduzcan a temprana edad, sino también para aquellos que inician sus relaciones sexuales a temprana edad. Los padres deben conversar y negociar con sus hijos, comentarles siempre las consecuencias que traen algunos actos.

“Es importante saber que ya la actividad sexual en los jóvenes no comienza  a los 18 años de edad, se inicia mucho antes y es por eso que vemos parejas a los 16 años casándose por enamoramiento o incluso por un embarazo. A esta edad los jóvenes son muy inestables y se enamoran a los 16 luego a los 18 y cuando llegan a los 25 es que ven las cosas, cuando ya tal vez sea muy tarde y tengan una responsabilidad como un hijo o varios matrimonios fracasados”, consideró Parra.

Los padres deben conversar con sus hijos siempre, mantener la buena comunicación es fundamental. La falta de información sobre los peligros que corren es uno de los principales problemas que enfrentan los padres cuando ya es muy tarde.

Parra puntualizó que los castigos a los hijos deben ser igual para todos, sin discriminación. “Los padres deben establecer las normas entre sí, debe existir una comunicación entre ellos ya que, los jóvenes son muy manipuladores y puede recurrir tanto a la madre o al padre al ver cuál de uno de los dos es más flexible”.

Las salidas nocturnas en estos momentos, son uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los padres, debido a la delincuenca. “Es el dolor de cabeza de todos los padres hoy en día, se debe ser claro con ellos, si va a manejar no beba, si no está en condiciones que llame un taxi o llame a sus padres, se le debe explicar a los jóvenes que hay un riesgo mayor que antes, no se puede caminar por calles oscuras, no se puede conducir a altas horas de la noche. El adolescente es un rebelde e intentará manipular a los padres pero una buena comunicación y una negociación entre las partes puede hacer que los jóvenes empiecen a tomar conciencia de los riesgos que se corre”.

Solamente la buena educación en casa y las normas adecuadas desde el principio marcan la diferencia.