viernes, 18 de abril de 2014

 

Analistas

29 / 11 / 2012
- 05:52:31
Creatividad de cuerpo entero
Creatividad de cuerpo entero
Eli Bravo / Globovisión/ http://www.inspirulina.com
Todos somos creativos. No es cuento. Y si piensas que la creatividad está reservada para algunos elegidos o es un don que se tiene o no se tiene, te equivocas. Los seres humanos somos creativos por naturaleza. Y si te metiste en la cabeza que no eres una persona creativa... bueno, ya te administraste el primer martillazo.

Para mí la creatividad es la habilidad para hacer conexiones y ver las cosas desde distintos puntos de vista. Como notarás, no hablo de inventar algo que no existe. No porque ya todo esté hecho, sino porque la creación y la invención son caimanes del mismo pozo, y en ambos casos, un resultado de nuestras inteligencias. ¿Por qué uso el plural? Porque es más que un asunto de la mente.

"No pienses solo con tu cabeza, piensa con todo tu cuerpo" dice el escritor Eckhart Tolle, autor de El poder del ahora. "Solo si eres capaz de ser conciente sin pensar demasiado usarás tu mente con creatividad, y la manera más fácil de entrar en ese estado es a través de tu cuerpo". ¿Cómo es eso? Sal del terreno del pensamiento racional para que jueguen la intuición, las emociones y las asociaciones inesperadas. Así podrás zambullirte en el caudal de energía creativa que llevas por dentro.

Una de esas frases hechas con su dosis de sentido es "piensa fuera de la caja". Esta es una manera de decir "no seas cuadrado y mira todas las piezas disponibles, no solamente las que vienen en el empaque". Porque resulta ser que muchas veces las ideas que buscamos están en el aire (o en algún miembro de nuestro equipo de trabajo) pero nos enfrascamos en una manera de hacer las cosas (y cuidado, suele ser la nuestra) como si esta fuera la única. Así la caja se convierte en ataúd y las ideas mueren de mengua.

Al contrario, cuando nos abrimos a la colaboración y exploramos libremente nuestras inteligencias aparecen caminos fascinantes. Así dejamos volar la mente y escuchamos con todo el cuerpo. Porque las ideas resuenan, sacuden y en oportunidades estremecen.

"Cuando necesites una respuesta, una solución o una idea creativa" dice Tolle "deja de pensar por un momento y enfoca tu atención en tu campo energético interno. Toma concencia de la calma que surge. Cuando retomes el pensamiento estarás fresco y creativo" ¿Te huele a incienso esto del campo energético? Olvídate del término, lo que importa es el proceso: bájale la velocidad a la razón pura y deja que el cuerpo hable de otras maneras.

¿Eso es todo? Claro que no. A medida que avanzas en el proceso creativo llegarás al punto de validar y ejecutar las ideas. Allí es cuando la realidad se cruza con la creatividad y tocará hacer los ajustes necesarios. Pero de nuevo, si trabajas todo el tiempo desde la razón pura y dura, como si vivieras en un cuadro de Excel, terminarás con la vida de cuadritos (aunque si la idea no tiene por detrás unas formulitas de Excel que la hagan sustentable, probablemente tenga una muerte prematura. Pero ese es otro tema).

Entonces. ¿Tienes cerebro, cuerpo y unas ideas que asoman la nariz? Comienza a ejercitar ese músculo de la creatividad abriéndole a tus múltiples inteligencias un espacio en la fiesta. Siente las ideas, compártelas, manoséalas y escúchalas. Y jamás pienses que la creatividad no es parte de tu vida. Si te fijas bien, a cada momento estás sacando debajo de la manga soluciones creativas a las circunstancias que presenta la vida. Y eso no es magia.

Ilustración de José Alejandro Ovalles jaoc28@yahoo.com

Puede leer otros artículos en: http://www.inspirulina.com